fbpx
Luis Maldonado and his wife Susely on their wedding day
Luis Maldonado and his wife Susely on their wedding day | Photo courtesy of

Esposa muere de COVID-19 tras dar a luz en Honduras

Cada tres horas mediamos su oxígeno. El jueves y viernes sus niveles eran normales, pero el sábado por la mañana su saturación de oxígeno bajó de 96 a 92.

Luis Maldonado
PROTAGONISTA
Luis Maldonado es un fotógrafo hondureño de 34 años que perdió a su esposa a causa del Covid-19. Su esposa falleció después de dar a luz a su segunda hija en agosto de 2021.

Luis tiene dos hijas, Darah (5 años) y Hanna (9 meses).
contexto
De enero a septiembre de 2021, Honduras registró alrededor de 100 muertes de mujeres embarazadas a consecuencia del Covid-19. Algunos sectores del país atribuyeron las muertes a que los pacientes no estaban vacunados.

En tanto, según Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la falta de acceso a una atención oportuna y la interrupción de los servicios prenatales son responsables del aumento de la mortalidad materna en las Américas. Durante la pandemia, una de cada tres mujeres embarazadas no pudo acceder a una atención crítica oportuna.

SAN PEDRO SULA, Honduras ꟷ Era un lunes en medio de la niebla de la pandemia de COVID-19. Mi esposa embarazada comenzó a mostrar síntomas de tener un resfriado. Le escribimos una nota a su ginecólogo y ella le recetó un tratamiento. Para el martes, aparecieron fiebre y tos leve. No me gustó lo que estaba viendo.

Al día siguiente, llevé a mi esposa a hacerse la prueba y dio positivo por COVID-19. Comenzamos la cuarentena y el miedo se apoderó de mí. La curva de contagios en Honduras se mantuvo alta. Los centros de atención estaban saturados de pacientes e incluso los hospitales privados ofrecían poco espacio. Empezamos a tratarla en casa.

La mujer probablemente contrajo COVID-19 de un taxista sin máscara

Cuando el COVID-19 golpeó a Honduras y el país entró en confinamiento, mi esposa Susely y yo disfrutamos el tiempo juntos como pareja. Nuestra relación se hizo más fuerte cada día. Trabajo como fotógrafa profesional y Susely se convirtió en mi mano derecha. Hicimos un equipo extraordinario.

Durante la pandemia, quedó embarazada. Ante la noticia de los primeros casos de Coronavirus en nuestro país, extremamos la precaución. Ella y mi hija Darah nunca salían de casa. Cuando Susely quedó embarazada, duplicamos nuestras precauciones. Cuando contrajo el virus, tenía poca idea de cómo lo contrajo.

Luis Maldonado con su esposa Susely y su hija Darah | Foto cortesía de Luis Maldonado-Fotógrafo

Mirando hacia atrás, una cosa se destaca. El jueves por la tarde salimos de casa con nuestra hija para ir a la iglesia. Caminamos hasta allí para dejar una ofrenda especial. De regreso a casa, se hizo de noche y le pregunté a Susely si quería regresar a pie o en taxi. En el momento en que respondió que quería caminar a casa, ya había hecho señas a un taxi. Tenía 33 semanas de embarazo.

Ella y Darah subieron al auto. Cuando subí, me sorprendió ver al conductor sin máscara. El miedo me llenó. Poco tiempo después, me encontré contando los días entre ese viaje en taxi y la aparición de los síntomas de Susely.

Mujer embarazada se enferma cada vez más de COVID-19, busca ayuda

Cada tres horas medámos su oxígeno. El jueves y viernes sus niveles eran normales, pero el sábado por la mañana su saturación de oxígeno bajó de 96 a 92. Ese mismo día la llevé a la maternidad. La revisaron y me dijeron que estaba bien.

Continué preocupándome. Unos amigos que son médicos me dijeron que me hiciera un examen de pecho. Descubrí que uno de los pulmones de Susely estaba afectado en un 40 por ciento y el otro en un 20 por ciento. Esta vez, la llevé a triaje, pero no recibió prioridad del hospital.

Un médico miró los exámenes pero me dijo que no tenían espacio para ella. El médico nos deseó buena suerte y me dió los resultados. Toqué fondo. Haciendo un esfuerzo sobrehumano por mantener la calma, Susely no pudo ver las lágrimas que llenaban mis ojos.

De regreso en el auto, se subió al asiento trasero y comencé a llorar. Me sentí impotente para salvar al amor de mi vida.

Tras dar a luz prematuramente, mujer muere por COVID-19

Llegamos a otro triaje. Esta vez me dijeron que llevara a Susely a la maternidad y dijera que tenía dolores de parto. De esta manera no podían negar su cuidado. El plan funcionó y la admitieron el domingo por la mañana temprano. Desearía haberlo pensado antes.

El lunes por la mañana los médicos dijeron que realizarían una cesárea. Cuando Susely entró a la sala de operaciones, mi mamá, mi cuñada y yo nos quedamos despiertos, orando a Dios por un milagro. Mi hija Hannah nació 34 semanas antes de tiempo y no necesitaba oxígeno ni incubadora. Dios contestó una oración.

Al día siguiente, el martes, llegaría a ver a mi esposa. No podía esperar para decirle lo orgulloso que estaba de su valentía. Aunque estaba demasiado débil para hablar, sabía que vería su respuesta en sus ojos. Fui a casa a ducharme y a las 9:30 salía para ver a Susely en el hospital. El teléfono sonó. El personal del hospital me dijo que mi esposa había muerto.

Padre le cuenta a su hija que mami murió

Sentí como si todo mi cuerpo se paralizara. No puedo recordar lo que le dije a la persona por teléfono que me dio la peor noticia de mi vida. Me encontré detrás del volante, cruzando la calle hacia el hospital como por inercia.

Luis Maldonado con sus hijas Darah y Hanna | Foto cortesía de Luis Maldonado-Fotógrafo

Me detuve, lloré y seguí por el camino hasta llegar al lugar donde habían confluido la vida y la muerte; donde celebré el nacimiento de mi hija y lamenté la muerte de mi esposa. Pensé, Dios, dame fuerzas porque no puedo con esto.

Mi hija mayor, Darah, tenía cuatro años. Contarle la noticia resultó intensamente difícil. Más tarde, en el cementerio, le dije a Darah que su mamá se fue al cielo. Ella me miró y preguntó: “¿Mamá murió?”

Sentí como si algo me apretara el pecho; como si estuviera viviendo dentro de una pesadilla. Las lágrimas de Darah se unieron a las mías cuando la abracé. Nos quedamos uno al lado del otro. Consolé a Darah incluso cuando mi propio corazón se estaba rompiendo.

Familia sobrevive a pesar del dolor

Desde ese momento, sobrevivimos con el apoyo y el amor de mi familia y la de Susely. Me ayudan a cuidar a las niñas.

Tantas noches, lloré después de que Darah se fue a dormir. Aunque muestra fortaleza, Darah necesita saber dónde estoy en todo momento. Ella necesita que le aseguremos regularmente que no la dejaré. A veces, me dice que siente el abrazo de su madre.

Con todo el dolor de la ausencia de Susely, crece mi inspiración al disfrutar a mis hijas. Cuido de Hannah de la misma manera que vi a mi esposa cuidar a Darah. No puedo reemplazar a Susely y nunca me consideraré tan buen padre como lo fue Susely como madre; pero me pasaré la vida dándole a mis hijas todo el amor que se merecen.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Honduran journalist with more than 12 years of experience in the media. A communication and advertising sciences graduate of the University of San Pedro Sulha, Xochilth has worked on different radio and television channels and taught at the university level. She currently collaborates as an editor of a digital newspaper.