fbpx

Padre e hijo estuvieron a punto de perder la vida durante un partido de Alianza que rápidamente se tornó mortal en el estadio Cuscatlán de San Salvador.

A las seis, la cola de aficionados se había convertido en un auténtico rebaño. Entre la multitud vi chicos y chicas jóvenes, ancianos y personas intoxicadas. Las tensiones parecían ir en aumento.

  • 9 meses ago
  • mayo 31, 2023
5 min read
On May 20, during the match between Alianza and Club Deportivo FAS, a stampede took place, leaving 12 people dead and several injured. Héctor Rivas was transferred to the field of the stadium where he received oxygen and medication after being injured in the incident. On May 20, during the match between Alianza and Club Deportivo FAS, a stampede took place, leaving 12 people dead and several injured. Héctor Rivas was transferred to the field of the stadium where he received oxygen and medication after being injured in the incident. | Photo courtesy of Héctor Rivas
PROTAGONISTA
Héctor José Rivas Blanco, de 40 años, vive en San Salvador (El Salvador). Es un gran aficionado del equipo de fútbol Alianza FC. Él y su hijo de 14 años resultaron heridos en la estampida de hinchas ocurrida el sábado 20 de mayo de 2023 en el Estadio Cuscatlán, San Salvador.
CONTEXTO
El 20 de mayo, durante el partido entre Alianza y el Club Deportivo FAS, se produjo una estampida que dejó 12 muertos y varios heridos. Según investigaciones previas, las autoridades han detallado que unas 4.000 personas quedaron afuera del estadio Cuscatlán tras el cierre del sector general. Las personas, que tenían su boleto de entrada, comenzaron a exigir su ingreso, hasta que decidieron derribar el portón y provocar así una avalancha humana. Hasta el momento, las autoridades han detenido a 5 personas señaladas como responsables de la tragedia ocurrida en el estadio.

SAN SALVADOR, El Salvador – Un sábado, mi hijo y yo nos dirigimos a los Juegos de la Alianza en el Estadio Cuscatlán. Estaba muy emocionada por compartir este momento con mi hijo y nunca imaginé que algo peligroso pudiera ocurrir en un partido de fútbol. Luego, el 20 de mayo de 2023, el acontecimiento se volvió rápidamente caótico.

La gente empezó a gritar para que se abrieran las puertas y nos dejaran entrar, a empujones. No vimos forma de escapar. El peso de la multitud nos impidió mantenernos firmes y una oleada de pánico se apoderó de mí. En cuestión de segundos, las puertas se derrumbaron bajo la fuerza de la gente, impulsándonos a mí y a mi hijo hacia una estampida de aficionados. A cinco metros de la entrada del estadio, ambos caímos al suelo.

Ver más reportajes sobre El Salvador en Orato World Media

Me quedé paralizado en el suelo mientras veía a mi hijo desaparecer entre la multitud.

Siempre me gustó asistir a los partidos de fútbol del Alianza. Los primeros años iba solo, pero con el tiempo empecé a invitar a amigos. Cuando mi hijo entró en escena, le introduje con entusiasmo en mi apreciada tradición. Irónicamente, cuando compré las entradas para los partidos de 2023, había algo que no me encajaba.

Los partidos siempre atraían a grandes multitudes, pero nunca experimenté un problema en el que cerraran las puertas. Este año, a las seis de la tarde, la cola de aficionados se había convertido en un enorme rebaño. Entre la multitud vi chicos y chicas jóvenes, ancianos y personas intoxicadas. Las tensiones parecían ir en aumento.

Cuando la cola empezó a avanzar más lentamente, se oyeron quejas entre la multitud. Debido al gran volumen de gente, la movilidad se hizo imposible y los intentos de salir resultaron inútiles. A medida que pasaba el tiempo, cada vez era más difícil respirar. Cuando la multitud derribó la verja y mi hijo y yo caímos al suelo, él quedó atrapado bajo 15 personas, allí tendido asfixiándose. Paralizado por el miedo y desesperado por ayudar, le tomé de la mano hasta que perdí toda fuerza y me caí. Me flaquearon las piernas y me encontré sentado en el suelo, a punto de desmayarme.

Escalofríos recorrieron mi cuerpo, seguro de que íbamos a morir. Al mirar a mi alrededor, vi a otras personas que caían al suelo, inmóviles. En los días siguientes, la culpa y el miedo me persiguieron. No sé qué habría hecho si mi hijo hubiera muerto en la estampida del estadio Cuscatlán.

Las víctimas estaban esparcidas a nuestro alrededor como en un campo de batalla

Durante la estampida, hice todo lo posible por sujetar a mi hijo. Cada músculo de mi cuerpo luchó por mantenernos en pie, hasta que ya no pude. En ese momento, creí de verdad que había muerto. Le perdí de vista entre el grupo de gente que me asfixiaba y me sentí completamente impotente. Minutos más tarde, vi que la gente del interior del estadio salía corriendo para ayudar a las víctimas. Grité para que rescataran a mi hijo. Me preguntaron qué aspecto tenía y les di una descripción. Al verlos, sentí que las fuerzas volvían a mi cuerpo y me puse de pie.

A lo lejos, vi a las personas que me traían a mi hijo. Corrí y lo abracé. Ni él ni yo teníamos fuerzas para caminar, pero le insté a que aguantara hasta que llegáramos al campo. Cuando llegamos, nos esperaba atención médica. Tanto mi hijo como yo necesitábamos ayuda con nuestras lesiones. Nos tumbamos en la hierba mientras nos administraban oxígeno. Fuimos testigos de los heroicos esfuerzos de socorristas, aficionados e incluso de los propios jugadores, que se unieron para ayudarnos. Afortunadamente, ningún ser querido perdió la vida aquel día.

Sin embargo, ese día fui testigo de la muerte. Las inquietantes palabras de los socorristas resuenan en mis oídos: “No podemos hacer nada más. Se han ido”. Sentí tantas cosas a la vez que me dejó aturdido. Camillas y botellas de oxígeno iban y venían a mi lado. Los gritos desesperados y el pánico cundieron por toda la escena.

Esto podría haberse evitado si se hubieran tomado las medidas adecuadas.

Tras recibir tratamiento mientras yacía en la hierba, mi tensión arterial se disparó, lo que motivó mi traslado a un hospital cercano. En esos fugaces momentos antes de partir, me puse en contacto con mi familia, mi mujer y algunos amigos. En esos fugaces momentos antes de partir, me puse en contacto con mi familia, mi mujer y algunos amigos. Mi mujer, nuestra hija y unos amigos fueron inmediatamente en coche a buscarnos. Tras estabilizarnos y recibir el alta hospitalaria, nos enfrentamos a las secuelas de nuestro trauma. Aquella noche fue insoportable. No pude conciliar el sueño hasta las cuatro de la madrugada, atormentado por las imágenes grabadas a fuego en mi mente. La angustia que me produce la idea de perder a mi hijo sigue atormentándome.

Los días que siguieron a la estampida resultaron agotadores. Poco a poco retomé mi rutina, pero los comentarios y noticias sobre la tragedia persisten públicamente. Intento no mirar nada de eso para evitar flashbacks. Tardaremos mucho tiempo en recuperarnos emocionalmente de lo que ocurrió aquel día. Dudo que vuelva a asistir a un partido en directo.

Parece tonto y escalofriante tener que temer por la propia vida en un acontecimiento deportivo. Mi mayor preocupación sigue siendo el bienestar de mi hijo y cómo procesará todo esto. Todavía me enfada que no tomaran las medidas de seguridad adecuadas para evitar que esto ocurriera. Debe prevalecer la justicia para las víctimas que sobrevivieron y las que perdieron la vida.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado