fbpx

A los 72 años, una médica jubilada de la India sigue salvando vidas y recibe la máxima condecoración civil, el Padma Shri

Como médica que trabajaba en un hospital público, no era ajena a la sala de traumatología, donde las víctimas de accidentes de tráfico eran habituales. Cada muerte era un doloroso recordatorio del fallecimiento de mi amigo. Anhelaba el día en que pudiera jubilarme y dedicarme a marcar la diferencia.

  • 2 meses ago
  • abril 5, 2024
9 min read
Dr. Maya Tandon, a dedicated road safety advocate for over 30 years, recently honored with the Padma Shri award | Photo courtesy of Dr. Maya Tandon Dr. Maya Tandon, a dedicated road safety advocate for over 30 years, recently honored with the Padma Shri award | Photo courtesy of Dr. Maya Tandon
journalist’s notes
protagonista
La Dra. Maya Tandon, antigua anestesista del Hospital Sawai Man Singh de Jaipur, es una apasionada defensora de la seguridad vial desde hace más de tres décadas. Sus esfuerzos le han valido el prestigioso premio Padma Shree del Gobierno de la India. Como antigua miembro del Consejo Nacional de Seguridad Vial de Rajastán, la Dra. Tandon ha trabajado incansablemente para concienciar sobre la seguridad vial. A través de su organización «Sahayata», ha salvado la vida de numerosas víctimas de accidentes de tráfico, lo que ha tenido un impacto significativo sobre el terreno.
contexto
Rajastán, estado del norte de la India, figura desde 2020 entre los diez primeros estados del país con mayor número de accidentes de tráfico. Según el último informe del Ministerio de Transporte por Carretera y Autopistas, Rajastán ocupaba el noveno lugar en cuanto a accidentes y el cuarto en cuanto a víctimas mortales. En respuesta a este grave problema, tanto el gobierno estatal como el central han puesto en marcha diversas iniciativas para promover la concienciación sobre la seguridad vial. Entre las personas que más han contribuido a esta causa se encuentra la Dra. Maya Tandon. En reconocimiento a su inestimable contribución, el gobierno central concedió recientemente a la Dra. Tandon el Premio Padma Shri, el cuarto galardón civil más importante de la India, otorgado por el Presidente de la India.

JAIPUR (India) – Durante más de 30 años he dedicado mi corazón a una causa que me apasiona: difundir información sobre seguridad vial para poner fin a la desgarradora pérdida de vidas humanas. Mi camino para convertirme en defensora de la seguridad vial empezó el año que nunca olvidaré: 1994. Ese año lo cambió todo para mí.

Aunque trabajé en un centro de traumatología y vi a muchas personas heridas en accidentes de tráfico, la pérdida de mi querido amigo supuso un punto de inflexión. La pérdida encendió un fuego en mí, para salvar a otros del mismo dolor. Cuando mi amigo, el comisario de policía de Jaipur, me pidió que enseñara a los agentes de policía técnicas de salvamento, aproveché la oportunidad.

Con el tiempo, empecé a formar a agentes en otras ciudades y, finalmente, puse en marcha mi ONG Sahayata para crear un equipo dedicado en torno a mi esfuerzo. Sahayata sigue dedicada a la seguridad vial para todos. Cuando miro atrás, me invade la gratitud. Recibir el premio Padma Shri representa nuestro significativo impacto y las vidas salvadas.

Lea más historias de Asia y Rusia en Orato World Media.

La muerte de un amigo despierta el deseo de luchar contra los accidentes de tráfico

En la década de 1990 ocurrió una tragedia personal en la carretera Delhi-Jaipur, cuando mi querido amigo murió en un accidente. A pesar de los esfuerzos por llevarlo al hospital más cercano, sucumbió a las heridas antes de que llegara la ayuda.

Cuando recibí la noticia, sentí como si el dolor me golpeara con la fuerza de un martillazo. Me sentí entumecida durante horas, luchando por aceptar la realidad de su repentina marcha. Como médica, no pude evitar pensar que podría haberle salvado si hubiera estado allí. Su vida le fue arrebatada en unos instantes tras colisionar su motocicleta con un camión. Me afligí durante días, pero la vida tenía que continuar.

Como médico que trabajaba en un hospital público, no era ajena a la sala de traumatología, donde las víctimas de accidentes de tráfico eran habituales. Cada muerte era un doloroso recordatorio del fallecimiento de mi amigo. Anhelaba el día en que pudiera jubilarme y dedicarme a marcar la diferencia, a desarrollar propuestas y políticas que pudieran salvar vidas en las carreteras.

En 1994, al jubilarme, me propuse trabajar con los primeros intervinientes en las carreteras. Mi colaboración con el departamento de policía de Jaipur marcó el inicio de una respuesta positiva. Amplié mi formación de un departamento a otro y, en dos años, fundé mi propia ONG, «Sahayata».

Seguridad vial: Sahayata forma a las personas para salvar vidas

Sahayata significa apoyo en hindi. Desde el principio, nuestra misión quedó muy clara: difundir información sobre seguridad vial y ofrecer apoyo inmediato a las víctimas de accidentes y sus familias. Al principio no teníamos presupuesto, pero sí pasión y determinación. Al habernos jubilado como médicos del Estado, mi marido y yo no teníamos problemas económicos.

Empecé organizando talleres y seminarios de seguridad vial en colegios, institutos y centros comunitarios, para llegar a un público diverso. Nuestros programas educativos abarcaron muchos temas, desde la importancia del cinturón de seguridad y el casco para ciclistas hasta los peligros de conducir bajo los efectos del alcohol. Nuestro objetivo era dotar a los ciudadanos de los conocimientos y las capacidades necesarios para tomar decisiones más seguras en la carretera.

A medida que Sahayata crecía, también lo hacía nuestro impacto. A lo largo de los años, hemos ampliado nuestro alcance e ideado programas innovadores para atajar las causas profundas de los accidentes de tráfico. Iniciamos campañas de concienciación centradas en factores de riesgo específicos como el exceso de velocidad, la conducción distraída y la seguridad de los peatones. Con estrategias creativas como obras de teatro callejeras, carteles y campañas en las redes sociales, nos comprometimos con la comunidad de formas nuevas y significativas, suscitando un debate sobre la seguridad vial e impulsando el cambio.

Entre mis alumnos iniciales había agentes de la policía de tráfico y personal hospitalario, como componedores y trabajadores. Me centré en las propuestas de crear una línea de ayuda para la seguridad vial y otras iniciativas que dieran prioridad a los primeros auxilios frente a las formalidades legales. La formación de los funcionarios resultó ser inestimable.

Desarrollé un módulo de formación integral para que los agentes de policía actuaran como primeros intervinientes eficaces en accidentes de tráfico. Este módulo ha evolucionado a lo largo de los años a medida que aumentaba el número de accidentes. Los socorristas formados están equipados para prestar asistencia médica inmediata, incluida la reanimación cardiopulmonar, el control de hemorragias y la estabilización de lesiones medulares, mejorando así las posibilidades de supervivencia y reduciendo la gravedad de las lesiones.

30 años de esfuerzos dan sus frutos: Ahora, una víctima de la carretera puede ser trasladada al hospital más cercano sin ningún pago inicial.

Hemos salvado innumerables vidas, pero no lo hemos hecho solos: los programas gubernamentales han sido cruciales, junto con los rápidos servicios de ambulancia y la atención de urgencias en todos los hospitales. Ahora, una víctima puede ser trasladada al hospital más cercano para recibir tratamiento primario sin ningún pago inicial.

También hemos introducido técnicas de extricación en nuestra formación, enseñando a los primeros intervinientes a sacar con seguridad a las víctimas de los vehículos para minimizar lesiones ulteriores. Estas personas están familiarizadas con la ubicación de los hospitales cercanos y pueden coordinar los servicios de emergencia para rescates rápidos.

Antes el miedo a los interrogatorios policiales disuadía a la gente de ayudar a las víctimas de accidentes, pero eso ha cambiado. Incluso si un desconocido trae a la víctima, el tratamiento comienza inmediatamente sin ningún requisito económico previo. Me siento increíblemente afortunado de que nuestro esfuerzo de 30 años haya aportado cambios significativos y llevado al gobierno a flexibilizar las normas.

Desde una joven madre rescatada de un accidente de tráfico hasta un anciano herido en un atropello con fuga, cada persona a la que hemos ayudado me ha llegado al corazón. Sus historias refuerzan la importancia de nuestro trabajo y nuestro compromiso inquebrantable. A lo largo de los años he recibido diversos galardones por mi trabajo en seguridad vial, pero uno de los más importantes ha sido el Padma Shri, uno de los premios civiles más importantes de la India.

Sin embargo, ningún premio puede igualar la alegría de salvar una vida y llevar la felicidad a la familia de una víctima. He formado personalmente a policías de tráfico y al público en primeros auxilios básicos. Mi atención se ha desplazado hacia la enseñanza de técnicas para salvar vidas en accidentes de tráfico. Aunque muchos conocen la seguridad vial, pocos saben cómo salvar vidas.

La formación para salvar vidas en accidentes de tráfico se amplía a la reanimación cardiopulmonar en caso de infarto

Además de las técnicas para salvar vidas en accidentes de tráfico, he empezado a enseñar a la gente a salvar vidas durante un infarto. Después de que mi marido muriera de un infarto y no pudiera salvarle a pesar de mis esfuerzos, supe que tenía que hacer algo para ayudar a la gente a ganar tiempo para que el paciente llegara a un hospital.

La Asociación Americana del Corazón recomienda aplicar presión sobre el corazón y administrar respiración boca a boca (RCP) en caso de emergencia. Recientemente, el Consejo de Reanimación de la India confirmó que presionar el corazón 120 veces por minuto puede salvar una vida. Sin embargo, muchas personas desconocen este proceso y son incapaces de realizar una reanimación cardiopulmonar.

Como anestesista y jefe de la UCI, sentí que era mi deber dar a conocer estos métodos. Una simple acción como dar «Disprin», un comprimido común para el dolor de cabeza, a alguien que sufre un infarto con un dolor insoportable en el pecho y el hombro puede ayudar al paciente a llegar al hospital para que pueda empezar el tratamiento del infarto.

Aunque agradezco los premios y honores, mi verdadera recompensa son las vidas y las familias a las que hemos ayudado. Con este reconocimiento, estoy más decidido que nunca a continuar nuestra lucha por la seguridad vial. Hemos avanzado mucho desde que empezamos hace 30 años, pero aún queda mucho por hacer. Los accidentes de tráfico siguen siendo una de las principales causas de muerte y lesiones en todo el mundo.

Hasta ahora me he centrado en Rajastán para formar e impartir conocimientos, pero aún me queda todo el país y el mundo por recorrer. A mis 72 años y jubilado, me aferro a la esperanza de poder marcar la diferencia a nivel mundial y reducir a cero las muertes por accidente. Confío en que mi equipo, junto con muchos más voluntarios, pueda crear un futuro más seguro.

Recibir el Padma Shri: un recordatorio de que tengo que trabajar aún más y llegar al mayor número de personas posible

Estaba sentado en el coche con mi hijo cuando recibí una llamada del Ministerio del Interior. Confirmaron mi nombre y el de mi ONG. Lo que oí a continuación me hizo saltar de mi asiento: «El Presidente de la India te ha nombrado para el Padma Shri». La voz en la otra línea anunció. La conmoción se apoderó de mí unos instantes antes de compartir la noticia con mi hijo. Sus ojos se iluminaron de orgullo y declaró que era un honor bien merecido. Mis dos hijos me apoyan increíblemente. Estudiaron en el extranjero y están muy asentados en sus vidas.

Mirando hacia atrás, estoy lleno de gratitud por la oportunidad de servir a mi pueblo, que ha depositado una inmensa confianza en mí. No soy solo yo, sino los funcionarios, los primeros intervinientes y los voluntarios que trabajan incansablemente para ayudarme a hacer realidad mi visión. Recibir el Padma Shri del Gobierno es un recordatorio de que tengo que trabajar aún más y llegar al mayor número de personas posible. Me siento honrado y emocionado.

Actualmente, mis ganas de vivir me mantienen en marcha y no quiero parar nunca. Seguir ayudando a la gente mantiene joven mi corazón. Sé que muchos dependen de mí, y he formado a innumerables personas para salvar vidas en las carreteras. Creo que mi marido debe estar muy orgulloso de mí mientras continúo con mi misión.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado