fbpx

Engañado y desplegado: Un hombre atraído a Rusia con engaños muere en un ataque aéreo ucraniano

En enero, llorábamos al teléfono mientras describía las heridas de guerra que habían sufrido sus amigos, algunos de los cuales sufrieron amputaciones. Nos suplicó que lo trajéramos a casa, pero ya era demasiado tarde. Los rusos le confiscaron el pasaporte, cortaron su contacto con nosotros y dejaron a Hemil en una situación desesperada.

  • 1 mes ago
  • mayo 13, 2024
7 min read
Hemil Mangukiya, from Surat, went to Russia for a high-paying security job but was forced into war and died in a Ukrainian Air airstrike on February 21. | Photo courtesy of Ashvinbhai Mangukiya Hemil Mangukiya, from Surat, went to Russia for a high-paying security job but was forced into war and died in a Ukrainian Air airstrike on February 21. |
Ashvinbhai Mangukiya is the father of an Indian man who was tricked into going to Russia for work but sent to the front lines of the war with Ukraine.
NOTAS DEL PERIODISTA
PROTAGONISTA
Ashvinbhai Mangukiya, residente en Surat (Gujarat, India), perdió a su hijo Hamil, de 23 años, en la guerra entre Rusia y Ucrania. Hemil fue engañado para ir a Rusia, le dijeron que era para un trabajo seguro y bien pagado, pero fue enviado al frente de la guerra. Hemil era hijo único y trabajaba en la tienda de bordados y cerámica de su padre. Murió en un ataque aéreo ucraniano. Ashyinbhai se mantenía en contacto con su hijo mediante videollamadas. Intentó obtener ayuda de la embajada india para sacar a su hijo de Rusia, pero fue en vano.
CONTEXTO
Muchos de los hombres atrapados en Rusia han sido supuestamente engañados por un agente de Dubai llamado Faisal Khan, que dirige un canal de YouTube. El canal tiene miles de suscriptores, y en uno de sus vídeos, Khan mostró siete pasaportes, mencionando que todos ellos han estado trabajando con el ejército ruso y han recibido permisos de trabajo. Hombres indios que han sido engañados para conseguir un trabajo como ayudantes de seguridad y limpieza en Rusia han sido enviados a campos militares y engañados para firmar documentos en ruso que no podían entender, reclutándolos para la guerra. Allí, los hombres indios han recibido formación básica sobre armamento y están destinados en ciudades ucranianas como Kharkiv, Donetsk y Mariupol y sus alrededores.

SURAT, India – Un agente prometió a mi hijo, Hemil, un salario mensual de 45.000 rupias (539 dólares estadounidenses) para trabajar en Rusia. Una cantidad considerable para una familia de clase media-baja en la India. Aceptamos y pagamos al agente 300.000 rupias (3.594 USD) por el proceso. Al principio, el agente nos aseguró que Hemil recibiría un visado de trabajo, pero a su llegada le dieron en cambio un visado de turista. El agente afirmó que lo convertiría en un visado de trabajo en el plazo de un mes, alegando conexiones con el gobierno y las fuerzas de seguridad rusas.

Durante los 10 primeros días tras la llegada de Hemil a Moscú, no tuvimos contacto con él. Cuando por fin nos llamó por vídeo vestido con uniforme militar, nos quedamos de piedra. Más tarde, en enero, lloramos en la guardia mientras describía las heridas de guerra que sufrieron sus amigos, algunos de los cuales sufrieron amputaciones. Nos suplicó que lo trajéramos a casa, pero ya era demasiado tarde. Los rusos le confiscaron el pasaporte, cortaron su contacto con nosotros y dejaron a Hemil en una situación desesperada.

Hemil y otras víctimas pasaron a depender totalmente de sus comandantes. Escapar del frente de la guerra entre Rusia y Ucrania resultó casi imposible. Se enfrentaban a puntos de control cada dos o tres kilómetros. Trabajaban turnos de ocho horas sin descanso, enfrentándose constantemente a la muerte. El contrato prohibía las vacaciones durante seis meses. En su última videollamada, Hemil nos dijo que había entrado en la zona de guerra como refuerzo. Trágicamente, más tarde supimos que un ataque aéreo ucraniano acabó con su vida el 21 de febrero de 2024.

Lee más historias de la guerra en Ucrania en Orato World Media

Sueños rotos: la equivocada búsqueda de empleo de un joven en Rusia

A sus 23 años, Hemil se convirtió en el primer joven de nuestra comunidad en viajar tan lejos de casa. Hemil tenía grandes sueños. Quería hacer crecer nuestro negocio de alfarería y tener éxito. Listo para aceptar cualquier trabajo, por pequeño u oscuro que fuera, Hemil seguía decidido. En nuestra familia siempre hemos creído que ningún trabajo es demasiado pequeño si está bien pagado.

Sin embargo, la ambición de Hemil conllevaba riesgos. Pasó incontables horas al teléfono, buscando en Internet oportunidades de ganar dinero. A mí me pareció que valoraba más el dinero que su propia vida. A mediados de noviembre, me mostró un vídeo de YouTube en el que aparecía un hombre llamado Faisal Khan. En el vídeo, Faisal alardeaba de varios pasaportes y afirmaba que, junto con otros jóvenes, trabajaba para las fuerzas de seguridad rusas y había obtenido allí la residencia permanente.

Nuestra falta de educación nos impedía comprender plenamente lo que implicaba la residencia permanente, y tampoco éramos conscientes de que Rusia estaba inmersa en una guerra a gran escala. En este vídeo de YouTube, la convincente conducta de Faisal lo hizo creíble. Yo, junto con muchos otros padres, me engañé a mí mismo confiando en él. Hemil comprendió que tendría que trabajar como obrero en las labores de reconstrucción y se sintió dispuesto a hacer cualquier cosa, incluso recoger basura.

El trabajo en Rusia, según teníamos entendido, incluía ayudar al personal de seguridad a reconstruir ciudades asoladas por la guerra. A pesar de nuestras preocupaciones, Hemil parecía impertérrito. Un alma valiente, se embarcó en un viaje para cumplir sus aspiraciones. Sin embargo, seguía sin ser consciente de que esta oportunidad truncaría su vida y frustraría sus sueños.

El viaje de Hemil de la India a la zona de guerra de Rusia

En noviembre celebramos juntos el último cumpleaños de mi hijo Hemil antes de que se marchara a Rusia. El 17 de noviembre de 2023, Hemil y otros 11 chicos abandonaron Chennai, India, y todos ellos acabaron uniéndose por el dolor compartido de haber sido engañados y reclutados para el conflicto. Durante 10 días después de llegar a Moscú, no supimos nada de Hemil. Presas del pánico, nos pusimos en contacto con el agente de Dubai. Nos aseguró que Hemil estaba en prácticas, lo que prohibía el uso del teléfono por motivos de seguridad.

Finalmente, Hemil nos llamó, vistiendo uniforme militar, y nos aseguró que estaba bien y contento. Sin embargo, mis instintos paternales dudaban de la veracidad de las seguridades de Hemil. Un joven valiente, sabía que deseaba evitarnos preocupaciones. Dio instrucciones a su amigo para que no revelara que había sido enviado a combate tras 15 días de entrenamiento y que se encontraba lejos de la zona segura.

En diciembre, Hemil nos envió sus primeros ingresos. Aunque nos alegramos mucho, nos dolió saber que nuestro hijo había trabajado duro para conseguir ese dinero. Le instaba a diario a huir, asegurándole que estaba trabajando para traerle a casa. Sin embargo, insistió en que estaba satisfecho. Por desgracia, ignoraba que esos ingresos pronto le costarían la vida.

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; su nombre de archivo es Indian-2-1024x768.jpg
Tras luchar por traer el cuerpo de Hemil, su familia se despidió mediante rituales tradicionales. | Foto cortesía de Ashvinbhai Mangukiya

Me puse en contacto insistentemente con la misión india en Moscú, temiendo que Hemil siguiera atrapado. Sin embargo, como Hemil y los demás chicos habían firmado un contrato de un año de duración, la misión india se vio impotente para intervenir. En su última videollamada de WhatsApp, confesó finalmente haber estado en la zona de guerra. Luego, recibimos la noticia de su desgarradora muerte el 21 de febrero de 2024, tras un ataque aéreo de Ucrania. Sus amigos nos informan primero de la devastadora noticia, seguida de la confirmación de la Embajada india.

La súplica desesperada de un padre: exigir responsabilidades a la Embajada de la India

La trágica muerte de mi hijo me dejó un profundo sentimiento de pérdida y multitud de preguntas. No fue a Rusia por ocio; su objetivo era ganar dinero y labrarse una carrera. Sin embargo, circunstancias ajenas a su voluntad provocaron su prematuro fallecimiento. La embajada india, que debería ser un faro de esperanza y ayuda para sus nacionales en el extranjero, no actuó.

A pesar de las numerosas llamadas y correos electrónicos, su respuesta siguió siendo insuficiente y sus esfuerzos se quedaron trágicamente cortos. La inacción de la embajada resulta descorazonadora, como si dieran prioridad a los negocios antes que al bienestar de su pueblo. Las relaciones entre India y Rusia parecen ser un factor que contribuye a esta inacción. Me pregunto si el mantenimiento de los lazos diplomáticos eclipsó la urgencia de traer a casa a los ciudadanos varados.

El fracaso de la embajada desembocó en una situación en la que, tras innumerables peticiones de ayuda, sólo devolvieron los restos de mi hijo, un duro recordatorio de su negligencia. Como padre, me atormentan los pensamientos de que podría haber hecho más. ¿Debo culpar al agente que sedujo a mi hijo con promesas de un trabajo lucrativo y seguro? ¿Culpo a los rusos que lo atraparon con un contrato que no podía entender y le confiscaron el pasaporte? Quizá me culpo a mí mismo por no orientarlo mejor. A pesar de estas angustiosas dudas, responsabilizo sobre todo a la misión india en Moscú por no haber actuado con rapidez y decisión para rescatar a mi hijo y traerlo sano y salvo a casa.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado