fbpx

Un padre en Israel teme que Hamás haya secuestrado a sus dos hijos desaparecidos

Los amigos de mis hijos buscaron entre los cadáveres que yacían por todas partes en la zona de combate y nunca vieron los cuerpos de mis hijos. “Por dónde empiezo”, me preocupé. Las carreteras alrededor de la casa de mi hijo estaban cerradas y era imposible viajar.

  • 5 meses ago
  • octubre 15, 2023
6 min read
Damage in Gaza Strip during the October 2023 conflict between Israel and Palestine. | Damage in Gaza Strip during the October 2023 conflict between Israel and Palestine. | Photo courtesy of the Palestinian News & Information Agency (Wafa) in contract with APA images via Wikimedia creative commons
PROTAGONISTA
Itzik Horn es periodista y ex director de la Escuela Israelita Dr. Max Nordau de La Plata, Argentina. Él y sus hijos adultos vivían en Israel en el momento de los atentados de Hamás. Teme que sus dos hijos estén retenidos como rehenes. Desaparecieron siete días antes de la entrevista y no se sabe nada de ellos desde entonces, aunque no figuran en ninguna de las listas de fallecidos.
CONTEXTO
El 7 de octubre de 2023, el grupo militante terrorista Hamás coordinó un ataque sorpresa contra el vecino Israel en torno a las 6:30 de la mañana, comenzando con una andanada de cohetes desde Gaza: al menos 3.000. Al mismo tiempo, unos 2.500 militantes palestinos rompieron la barrera entre Gaza e Israel. Atacaron bases militares y civiles, incluido un festival de música y viviendas individuales en comunidades. Mataron al menos a 1.400 israelíes, 260 de ellos en el festival de música. Los informes revelan que decapitaron, violaron, dispararon y quemaron a personas, incluidos bebés. También tomaron como rehenes a civiles desarmados en la Franja de Gaza, a los que siguen reteniendo en el momento de escribir este artículo. Israel tomó represalias con ataques aéreos y, hasta el 15 de octubre, se calcula que habían muerto 2.339 palestinos. Israel dio a los ciudadanos un plazo para evacuar el norte de Gaza antes de iniciar una incursión terrestre. La ONU calcula que alrededor de un millón de palestinos son o serán desplazados internos. El temor a una crisis humanitaria ha aumentado. Unos 44 países denunciaron a Hamás y la calificaron de organización terrorista. Estados Unidos desplegó dos buques de guerra en el Mediterráneo oriental en apoyo de Israel. El Reino Unido se comprometió a enviar buques de guerra y aviones, y Alemania comenzó a suministrar ayuda militar a Israel.

ASHKELON, Israel ꟷ Hacia las 6:20 de la mañana del sábado 7 de octubre, me di cuenta de que Hamás había lanzado misiles sobre Israel, pero cuando oí hablar de combates y ataques en el kibutz, me invadió una sensación de conmoción. Al vivir tan cerca de Gaza, mis amigos me llevaron a un centro de alojamiento de protección en Ashkelon, a unos 16 kilómetros al norte de la frontera. Sentía como si cada segundo pasara a cámara lenta, y una extraña sensación se apoderaba de mí. Intenté localizar a mis hijos Yair y Eitan, pero no pude encontrarlos en los lugares que frecuentaban.

Eso fue hace siete días. Sólo puedo pensar en mis hijos; espero poder encontrarlos. Si me entero de que Hamás los tomó como rehenes, al menos sé que están vivos. Si pierdo la esperanza, estoy acabado; la esperanza es lo último que se pierde.

Una búsqueda desesperada de mis hijos desaparecidos

Parecía como si el ejército hubiera recuperado rápidamente el control del kibbutz tras el inicio de los combates, pero yo seguía lleno de angustia. En cuanto empecé a llamar a mis hijos a casa y a sus móviles, ya no paré. Llamé una y otra vez, pero nadie contestó. Cuando me enteré de que se había ido la luz en las zonas afectadas, incluido el servicio de Internet, me dio un poco de esperanza. “Sus teléfonos deben estar apagados”, pensé.

En aquel momento, las autoridades no nos habían hablado de los muertos, sólo de que habían recuperado el control. A medida que pasaban las horas, me sentía cada vez más extraña, pero intenté mantenerme concentrada en mis chicos. En cuanto volvió la electricidad, empecé a llamar pero, una vez más, nadie contestó. Como padre, tengo una conexión especial con mis hijos, y empecé a sentir que algo iba muy mal.

Mientras un millón de pensamientos se arremolinaban en mi mente, seguí llamando sin descanso. Finalmente, respondió el mejor amigo de mi hijo mayor, Eitan. “¿Dónde está Eitan?”, le pregunté. “No pudimos encontrarlos”, respondió. No lo entendí; ¿qué quería decir con “ellos”? Preguntaba por Eitan. “¿A quién no encuentras?”, pregunté.

El mejor amigo de Eitan me explicó que mis hijos habían decidido pasar el fin de semana juntos. Ambos estaban en el mismo lugar cuando empezó la pelea. Todo mi cuerpo empezó a temblar.

Hamás publica vídeos de los civiles rehenes

Los amigos de mis hijos buscaron entre los cadáveres que yacían por todas partes en la zona de combate y nunca vieron los cuerpos de mis hijos. “Por dónde empiezo”, me preocupé. Las carreteras alrededor de la casa de mi hijo estaban cerradas y era imposible viajar.

Seguimos investigando poniéndonos en contacto con las autoridades, que también dijeron que mis hijos no estaban en la lista de fallecidos. Preguntamos si se había encontrado a alguien de origen argentino, pero tampoco estaba en esas listas. A medida que pasaban los minutos, sentía que me asfixiaba.

A continuación, hablamos con la gente en los hospitales, y después en las comisarías. Nadie sabía el paradero de mis hijos. Mi angustia se disparó y tuve una conclusión: Hamás los había hecho prisioneros. Aún así, es sólo una suposición. Muchas familias se enteraron de que sus seres queridos habían sido encarcelados porque los vieron en videos.

Hamás utilizó sus redes sociales para mostrar lo que nos hicieron y para intimidar aún más. Ni yo ni nadie reconoció a mis hijos en ninguno de los videos. Vivo cada segundo de cada día con este terrible, terrible sentimiento. No puedo soportar más la desolación y el tormento. La vida cotidiana transcurre muy deprisa, y los riesgos de ataque están siempre presentes. No podemos elaborar nada, y me preocupo todo el día: “¿Están mis hijos vivos o muertos?”. Sólo quiero encontrarlos.

Abrumado por el cansancio y el dolor, intento seguir adelante, pero llevo siete días sin dormir. Sólo espero a que alguien venga y me diga qué ha pasado. Sólo espero a que alguien venga y me diga qué ha pasado. Si una organización terrorista como Hamás tiene a mis hijos, no respetará la Convención de Ginebra, pero yo seguiré luchando para recuperarlos.

Todo es horrible y sombrío: ¿Dónde están mis hijos?

Dentro del centro, la llegada de la comida trae aroma al aire, pero el estrés roba toda mi atención. Tras siete días ininterrumpidos de búsqueda de mis hijos, no tengo información; simplemente esperamos un gesto de buena voluntad de Hamás.

Permanezco cerca de los refugios, escuchando las constantes bombas, aviones, explosiones y gritos. Ahora no puedo pensar racionalmente. Lo único que siento es miedo, ira y desesperación. Hace sólo unos minutos, una terrible descarga de misiles ha salido de Gaza. Las sirenas no dejan de sonar y algunos de los misiles tocan tierra. Me pregunto: “¿Cómo terminará esto?”.

El ejército israelí nos ha informado directamente de que se ha ordenado a la población del norte de Gaza que huya y de que casi un millón de personas podrían verse desplazadas. Nos enfrentamos a la incertidumbre en todas partes. Aquí, en el centro, la mayoría somos personas mayores. Civiles y voluntarios nos traen pan, leche, huevos y queso.

Tenemos órdenes de no salir a la calle y nos preocupan los ataques inminentes. Muchos de nosotros creemos que este conflicto viene de lejos. Ahora todo es horrible y sombrío. Nos enfrentamos a una situación compleja. La agobiante ansiedad no cesa nunca, pues nos preocupamos por nuestros seres queridos y por la guerra.

Peor aún, mis hijos no están por ninguna parte.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado