fbpx

La violencia étnica en Manipur continúa: Un hombre y su familia buscan refugio en un exiguo campo de refugiados

Cuando abrí la puerta, se desarrolló una escena de caos inimaginable ante nosotros. Las calles, una vez pacíficas, ahora zumbaban con sobrevivientes desesperados.

  • 3 meses ago
  • diciembre 6, 2023
5 min read
Families in refuge find solace in government aid, children find joy in painting books | Photo courtesy of Families in refuge find solace in government aid, children find joy in painting books | Photo courtesy of Heo Thangboi
journalist’s notes
PROTAGONISTA
Heo Thangboi, originario de Manipur, reside actualmente en un centro de acogida en Imphal con su esposa y sus tres hijos tras el estallido de disturbios religiosos en mayo. A pesar de recibir poca ayuda gubernamental, Thangboi, un dedicado trabajador social, aboga incansablemente por las necesidades educativas y nutricionales de los niños en los hogares de acogida, demostrando su compromiso con el bienestar y el apoyo de la comunidad.
CONTEXTO
En mayo de 2023, Manipur, India, se vio sacudida por una grave violencia étnica entre las comunidades Meitei y Kuki-Zo, que comenzó el 3 de mayo. Este conflicto, desencadenado por una disputa sobre el estatus de tribu reconocida para los Meitei, provocó más de 70.000 desplazamientos y extensos daños, incluidas 4.786 casas y 386 estructuras religiosas. Hasta septiembre de 2023, la violencia había provocado 175 muertos y 1.108 heridos.
 
A pesar de las protestas pacíficas del Sindicato de Estudiantes Tribales de Manipur, se produjeron enfrentamientos violentos, especialmente en Churachandpur, dominado por los Kuki, y en el Valle de Imphal, dominado por los Meitei. En diciembre de 2023, el conflicto había escalado aún más, con al menos 182 muertes y alrededor de 50.000 personas sin hogar, lo que pone de relieve la gravedad y el impacto de largo alcance del conflicto.Puede encontrar información adicional en los artículos de Reuters and Al Jazeera.

MANIPUR, India – Esta primavera estalló la violencia entre las tribus Meitei y Kuki en Manipur, rompiendo años de coexistencia pacífica. Esta agitación, alimentada por la prolongada negligencia del gobierno hacia nuestro estado, nos sumió en una realidad que nunca imaginamos. Ahora, mi familia y yo buscamos refugio en campos de refugiados, nuestras vidas están trastornadas por el caos inesperado.

El 3 de mayo de 2023, la oscuridad envolvió nuestro pueblo, destrozando nuestra tranquilidad. Las mismas personas que considerábamos vecinos se volvieron contra nosotros. Incendiaron nuestra casa y nos arrojaron piedras, lo que nos obligó a mi esposa, a mi hija, a mis dos hijos y a mí a escondernos debajo de nuestra cama. Pasamos esa noche presos del miedo, con la esperanza de sobrevivir al ataque. Estos atacantes, que alguna vez fueron rostros familiares, no mostraron piedad. Convirtieron nuestra pacífica ciudad en un campo de batalla, fomentando la violencia y la desconfianza.

Lea más historias de conflictos en Orato World Media

La brutalidad en Manipur nos sorprendió mientras nos escondíamos dentro de nuestra casa.

Después de pasar una noche escondidos, mi familia y yo reunimos coraje y salimos. Cuando abrí la puerta, se desarrolló una escena de caos inimaginable ante nosotros. Las calles, una vez pacíficas, ahora zumbaban con sobrevivientes desesperados. Permanecimos escondidos en la oscuridad, conscientes de que cualquier luz podría alertar a los atacantes de nuestra presencia.

La brutalidad que nos rodeaba fue impactante. Nuestros vecinos se transformaron en agresores violentos. Atacaron a las mujeres por sus afiliaciones comunitarias y las sometieron a horribles abusos. Los hombres sufrieron palizas y muertes brutales. Los incendios consumieron nuestros hogares e iglesias, borrando hitos de nuestra fe y comunidad. Corrimos de regreso al interior y buscamos refugio en nuestra casa.

Al tercer día, el ejército intervino trayendo un rayo de esperanza. Llegaron y nos evacuaron a un campamento que nos ofrecía seguridad temporal. Durante cinco días dependimos de sus suministros de alimentos, agua y leche. Ofrecieron libros para los niños. A pesar de estas provisiones, nos atormentaban la confusión y las preguntas sin respuesta. Nos encontramos sin hogar, refugiados en nuestra propia tierra, y nos enfrentamos a una nueva realidad sin una solución clara a la vista.

Los refugiados se enfrentan a duras realidades en los campos de socorro de Manipur: “El shock y el dolor llenaron esos primeros días”

Después de nuestro rescate inicial, el ejército nos trasladó a un refugio no lejos de Imphal, el epicentro de los disturbios. La conmoción y el dolor llenaron esos primeros días mientras lamentábamos la pérdida de nuestros seres queridos y nuestros hogares. Nos encontramos dependiendo del apoyo del gobierno y del ejército, viviendo en un refugio sin dinero.

Nuestros nuevos dormitorios en el refugio incluían habitaciones grandes, muy parecidas a las aulas de una escuela. Aproximadamente 20 de nosotros, de tres familias, compartíamos una de estas habitaciones. Las familias más numerosas, o de más de seis miembros, tenían habitaciones propias o compartían con otra familia pequeña. Otros se quedaron en un salón comunitario, a cada persona se le asignó un espacio y utensilios básicos para comer.

Sólo en esta parte de Manipur vimos 65 campos de socorro. Las condiciones sanitarias no estuvieron a la altura de las expectativas: a menudo un baño era compartido por 10 personas. A pesar del mal estado de las habitaciones y los baños, nos ofrecieron seguridad frente al caos exterior. El gobierno proporciona alimentos básicos como dal, arroz, patatas y, ocasionalmente, aceite de cocina. No es mucho, pero apreciamos la ayuda externa y la ropa proporcionada por el gobierno, aunque sea del mismo tamaño y tipo.

Normalmente, el invierno en nuestra tierra natal es una época alegre del año cuando celebramos el festival Gaan Ngai. Este año, sin embargo, tememos el frío. Cada refugiado depende de una manta de mala calidad, apenas suficiente para las gélidas temperaturas que pueden alcanzar los -13 grados.

Luchamos por satisfacer las necesidades básicas y la dura realidad pone a prueba nuestra resiliencia

Vivir una crisis de esta magnitud se vuelve difícil de comprender. En nuestro campamento, la vida se convierte en una lucha. Luchamos por conseguir artículos de primera necesidad como mantas, ropa interior y suplementos para mujeres embarazadas y lactantes. Se vuelve difícil obtener medicamentos para las enfermedades cardíacas, la diabetes y las diálisis. Nuestros hijos, como mi hija de duodécimo grado, faltaron a sus exámenes y su educación se retrasó. Me preocupo constantemente por el futuro de mis dos hijos de 18 y 15 años.

En medio de todo esto, mi esposa, parte de la comunidad Kuki, guarda silencio. Encuentra un pequeño alivio simplemente por estar viva. Ante la difícil situación de nuestros niños, impulsé a nuestra comunidad del refugio a actuar. Solicitamos ayuda financiera a amigos y familiares. Nuestros hijos necesitaban apoyo y teníamos que hacerlo realidad. Nuestra petición resonó más allá de Manipur y atrajo generosas donaciones de dinero, alimentos, ropa, medicinas y libros para los niños.

Adaptarnos a esta nueva y dura realidad pone a prueba nuestra resiliencia todos los días. Los sueños de reconstruir nuestros hogares flotan como estrellas distantes en la noche. Han pasado seis meses de violencia y la ayuda del gobierno y otros parece como una gota en el océano. Lo que realmente buscamos es justicia: una oportunidad de sanar y reconstruir el espíritu quebrantado de nuestra comunidad Kuki.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado