fbpx

36 fieles mueren en un templo de la India al derrumbarse un pozo cubierto.

Aquel día, mi abuela y otras 39 personas estaban de pie encima del pozo cubierto, sin saber lo que había bajo sus pies. Su peso hizo que el techo se derrumbara y todos cayeron al vacío. Al menos 50 personas asistían a la oración cuando se produjo el incidente. Unos 15 de ellos fueron sacados con cuerdas. Otros murieron a causa de las heridas o por asfixia.

  • 9 meses ago
  • mayo 25, 2023
5 min read
A well in a temple in India was covered back in 1984 due to an increased rate of suicides. The construction was barely secured, and the proper measures were neglected, leading to its ultimate collapse. A well in a temple in India was covered back in 1984 due to an increased rate of suicides. The construction was barely secured, and the proper measures were neglected, leading to its ultimate collapse. | Photo courtesy of the ANI Agency
INTERVIEW SUBJECT
Mayank Lalwani witnessed the loss of his grandmother to the tragedy that took 36 lives at the Beleshwar Mahadev temple when a well collapsed and the congregants plummeted to their deaths. He manages a store in Uttarakhand, India, where he lives.
BACKGROUND INFORMATION
At a Hindu temple in central India, 36 dead were discovered inside a well after the roof collapsed during a prayer ceremony.  After pumping out the water, about 140 rescuers—including army personnel—used ropes and ladders to remove the victims from the well. 

INDORE, India – Todas las mañanas, antes de ir a trabajar, dejo a mi abuela en el templo. A sus 84 años, nunca faltó a la oración, a menos que se sintiera demasiado enferma. Un día, insistió en que la acompañara. Me negué debido a mi apretada agenda y me fui a trabajar. Unas horas después, recibí una llamada diciendo que había muerto. Encontraron su cuerpo flotando dentro del pozo de 12 metros del templo. Sentí un escalofrío que me recorría la espalda mientras intentaba encontrarle sentido.

Ver más reportajes sobre India en Orato World Media

Sacaron los cadáveres del pozo uno a uno

En 1984, el gobierno decidió cubrir el pozo del templo porque muchas personas se suicidaban saltando a él. La cerraron con losas de piedra y varillas sin añadir pilares de apoyo. La parte superior del hueco del escalón no tenía refuerzos de hormigón. Aquel día, mi abuela y otras 39 personas estaban de pie encima del pozo cubierto, sin saber lo que había bajo sus pies. Su peso hizo que el techo se derrumbara y todos cayeron al vacío. Al menos 50 personas asistían a la oración cuando se produjo el incidente. Unos 15 de ellos fueron sacados con cuerdas.

Otros murieron a causa de las heridas o por asfixia. Algunos de los supervivientes se quedaron atascados en pilares de hierro y tuvieron que ser rescatados primero. Cuando sacaron a mi abuela, se había congregado una gran multitud. Toda la escena resultaba horrible de presenciar. Un hombre estaba a mi lado, llorando. Fue uno de los primeros supervivientes rescatados. Describió el incidente con angustiosos detalles.

Todos lloramos mientras esperábamos fuera a que la policía acordonara la zona. Algunas personas se quedaron fuera del templo, mostrando fotografías de sus familiares a los demás con la esperanza de que hubieran sobrevivido. No teníamos una idea clara de cuántas personas murieron en ese momento. Las cámaras subacuáticas revelaron imágenes espeluznantes de cadáveres flotando en las aguas fangosas a última hora de la noche. Las imágenes parecían horripilantes.

Todavía estaba en negación, incapaz de procesar lo que acababa de pasar

En parte, seguía pareciéndome un sueño extraño. Me costaba respirar y sudaba profusamente. Lo único que quería era volver a ver a mi abuela. Al principio, cuando me enteré de lo ocurrido, tuve la esperanza de que mi abuela sobreviviera y me esperara dentro. Cuando vi al personal del ejército sacar un cuerpo, reconocí la tobillera de plata que llevaba. Me dijo que cuando crecí fue un regalo de mi abuelo, que había fallecido. Su cuerpo parecía azul, con heridas visibles en los brazos. Cuando vi que llevaban su cuerpo a una ambulancia, me quedé de piedra. Seguí a la ambulancia pensando: “Esto no puede ser real”.

Mi mente repasó todos los recuerdos del tiempo que pasé con ella; las veces que viajamos juntas a casa de mi tío, hablando durante horas en el tren. Pensé en nuestra rutina matutina juntos, dándome cuenta de repente de que todo se había detenido. Sentí una culpa inmensa. ¿Habrían sido diferentes las cosas si me hubiera ido con ella? Llevaron su cuerpo, junto con los demás, al depósito de cadáveres de un hospital. El proceso completo duró tres horas. Mi vida estaba completamente patas arriba.

Al cabo de un rato, anunciaron mi nombre mientras esperaba en el vestíbulo del hospital. De repente, la situación parecía muy real. Mientras esperaba, vi que traían a más gente. Algunos de ellos eran niños que parecían gravemente heridos. Sus rostros aparecían cubiertos de arañazos y tenían las manos retorcidas. Vi mucha sangre y lágrimas y me di cuenta de que mi dolor seguía siendo incomparable al de estas pequeñas almas que vivirían con este trauma para siempre.

La negligencia de las autoridades mató a todas estas personas

Al llegar a casa, di la noticia a mi familia. Podía ver su dolor vívidamente, pero me sentía impotente para hacer algo al respecto. Todo el ambiente de la casa se sintió diferente después, y nunca volvió a la normalidad. Quería llorar, pero me sentía paralizado. No dejaba de rezar para mis adentros, deseando haber podido hacer algo para salvarla. Hoy creo que la tragedia podría haberse evitado si la Corporación Municipal de Indore hubiera actuado en respuesta a las quejas presentadas por los residentes anteriores. La gente incluso sabía que el pozo existía en el templo.

Muchas personas de distintas comunidades hindúes visitan ese templo todos los días, pero pocos han oído hablar del pozo tapado. Si las autoridades hubieran tomado las debidas precauciones, nada de esto habría ocurrido. No aseguraron bien el techo. Sabían la cantidad de gente que se reunía a rezar cada día. El gobierno anunció una compensación económica de aproximadamente 6.064 dólares a cada familiar de los fallecidos. Los heridos recibieron unos 600 dólares como indemnización. Parecía una broma. ¿Puede algo de esto devolvernos a los que perdimos? ¿Puede ayudar a borrar esas imágenes de nuestra mente? No, no puede.

CBC y The Times of India, entre otros, cubrieron este acontecimiento.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado