fbpx

Un preso político recuerda sus dos años en el calabozo de una celda solitaria de una cárcel de máxima seguridad de Zimbabue

Después de la búsqueda, comí mi Sadza y, en cuestión de minutos, el estómago me ardía y se me irritó. Esa noche no pude dormir y empecé a vomitar. Apareció sangre en mis heces, así que llamé a los funcionarios de prisiones, pero nadie respondió.

  • 3 meses ago
  • abril 20, 2024
8 min read
Job Sikhala pictured in the courtroom awaiting his conviction after serving nearly two years as a political prisoner. | Photo courtesy of Job Sikhala pictured in the courtroom awaiting his conviction after serving nearly two years as a political prisoner. | Photo courtesy of Panganai Chiwoye with permission
Journalist’s Notes
Interview Subject
Job Sikhala, 52, formerly served as a Member of Parliament (MP) in the opposition Citizens’ Coalition for Change (CCC) party, after having been elected into the public office in 2018 under the Movement for Democratic Change – Alliance (MDC-A) which later changed to CCC. He was arrested on June 14, 2022, after attending the funeral of political activist Moreblessing Ali who had been missing for three weeks before being found murdered and mutilated on June 11, 2022. Sikhala served as the spokesperson for the deceased’s family. He was convicted on May 3, 2023, three months before the general elections, for obstruction of justice and given a suspended sentence with an option of paying $600 USD or spending six months in jail. However, he was kept in prison pending trial for two other charges of incitement to commit violence and disorderly conduct. He was held at Chikurubi Maximum security prison in the capital Harare since June 2022 where he spent 595 days. The situation was covered extensively by Al Jazeera, VOA, Reuters, and other media, and was called out by Amnesty International.
Background Information
Zimbabwe has a history of victims of political violence in the confluence of colonial and post-independence conflict. According to the Research and Advocacy Unit (RAU), Zimbabwe maintains a reputation for being the most politically violent country in Southern Africa since the civil wars ended in Angola and Mozambique, and the independence of Namibia and South Africa. Authorities in Zimbabwe continue weaponizing the law against critics of the government, denying those arrested the presumption of innocence, the right to bail, and access to a fair trial. Job Sikhala was incarcerated since June 14, 2022, at Chikurubi Maximum Security Prison, on the outskirts of Harare, charged with inciting violence, and several appeals for bail were denied. He was subjected to leg irons and denied visitors including lawyers, prompting a court application in one instance. While in detention, Sikhala’s health has deteriorated. Under the Mugabe administration, authorities amended existing legislation or introduced new laws with the excuse of protecting national security or facilitating access to information, to target dissenting views and groups, and limit the space for political debate. More recently, authorities have followed similar repressive practices. In July 2023, under President Mnangagwa, authorities passed the Amendment to the Criminal Law (Codification and Reform) Act or the Patriotic Bill. The law was introduced in the run-up to an election and affected people’s ability to freely express themselves, and exchange information and ideas.

HARARE, Zimbabue – Durante casi dos años, soporté el confinamiento en una celda solitaria de apenas dos por un metro. Solo en aquel espacio reducido, me sentí aislada del mundo exterior, deliberadamente aislado y discriminado por las autoridades de Zimbabue. Me metieron en la cárcel, no por un delito que hubiera cometido, sino por motivos políticos.

Como abogado que representaba a una víctima de un asesinato por motivos políticos, de repente me convertí en objetivo de las mismas personas a las que me oponía. Mi arresto y detención formaron parte de un plan más amplio para eliminarme del proceso electoral en Zimbabue el año pasado [que ha sido documentado por los medios de comunicación]. Los que estaban en el poder intentaron marginar a actores clave como yo para impedir unas elecciones libres y justas. Mi encarcelamiento responde a intereses políticos, no a la justicia. Da la sensación de que se hace caso omiso de las normas jurídicas que rigen el encarcelamiento en Zimbabue.

Lea más historias de Zimbabwe en Orato World Media.

Un hombre teme por su seguridad cuando se le niegan las visitas

Como cualquier persona puesta en manos de extraños, durante mi encarcelamiento hice todo lo posible por permanecer completamente alerta. Con el paso de los días, amigos y familiares vinieron a verme, pero las autoridades los rechazaron. El personal de la prisión se negó a permitir que mis familiares me trajeran comida que me gustara [a benefit other prisoners enjoy].

Cuando llegaba la hora de comparecer ante el tribunal, los agentes me prohibían saludar a amigos y familiares en la sala, lo que creaba un ambiente extraño. Cuando un guardia de la prisión me trató amistosamente, le pregunté: «¿Por qué no recibo visitas, salvo mi mujer?». Después de todo, ocupaba un alto cargo en mi partido político y tenía amigos en todo el país.

El funcionario me dijo que las autoridades echaban a las personas que venían a verme, y que cada día venían entre 10 y 12 personas. Una semana después, mis abogados por fin tuvieron acceso. Me dijeron que les había pasado lo mismo. Mientras mis abogados trabajaban en la cuestión de recibir visitas, la prisión seguía permitiendo la entrada a pocas personas.

Como resultado, no podía confiar en las interacciones con los demás para escapar de mis pensamientos. Necesitaba soportar mi estancia en prisión y aprender tácticas de supervivencia. Durante todo ese tiempo, a pesar de tener contacto con mi equipo jurídico, temí las malas intenciones de mi gobierno y sospeché dos veces de un intento de envenenamiento tras los registros de las celdas.

Preso sospechoso de intento de envenenamiento

Un día, los guardias vinieron y abrieron mi celda. Me sacaron mientras un equipo de agentes empezaba a registrar mi habitación. Cuando pregunté por el motivo de la búsqueda, no ofrecieron ninguna respuesta satisfactoria, limitándose a decir que estaban «buscando algo». Al estar recluido en régimen de aislamiento, no podía traer nada del exterior sin que ellos lo supieran.

Por eso, cuando mi mujer llevó comida un día, se lo permitieron. Comí un poco y dejé el resto para comer más tarde. Después de la búsqueda, comí mi Sadza y, en cuestión de minutos, el estómago me ardía y se me irritó. Aquella noche no pude conciliar el sueño y empecé a vomitar. Apareció sangre en mis heces, así que llamé a los oficiales de la prisión, pero nadie respondió.

Al día siguiente, me negaron la visita a la clínica. Cuando me visitó mi abogado, le expliqué las circunstancias. Tras una lucha para ver al médico de la prisión, los guardias finalmente se lo permitieron. El proceso parecía defectuoso y pensé que me negarían un diagnóstico veraz, así que insistimos en acudir a un médico privado. A día de hoy, sigo preocupado por mi estado de salud, ya que nunca recibí un verdadero reconocimiento médico. Encerrado en mi celda durante 17 horas al día, disfrutaba de poco tiempo al aire libre. Cuando disponía de electricidad, leía y, cuando podía, hacía ejercicio para mantenerme en forma.

Miles de personas esperan al preso político en su domicilio

Tras 585 días de prisión preventiva, las autoridades me pusieron finalmente en libertad. Salí de allí sintiéndome maltratado, sin conocer desde el principio una razón válida para mi encarcelamiento. Parecía que los que estaban contra mí lograban sus fines mediante el abuso y la utilización de las instituciones nacionales.

«Estas instituciones nunca deberían ser el foro para resolver disputas políticas», pensé. Para entonces, ya me había acostumbrado a los muros de la prisión y a las salas de los tribunales. Cada vez que acudía al tribunal, la tribuna permanecía abarrotada con cientos de personas cantando canciones de ánimo y pidiendo mi liberación.

Job Sikhala saluda desde la cárcel donde estuvo recluido como preso político en Zimbabue. | Foto cortesía de Panganai Chiwoye con permiso

El día que por fin salí, una vez más, vi una galería abarrotada, pero no podía imaginar lo que me esperaba dos horas más tarde. En casa, una gran masa de miles de personas se reunió, esperando mi llegada. Apenas podía entrar. Al entrar, saludé a líderes activos en la lucha por la democracia de Zimbabue y les estreché la mano. Quería llorar, pero sentí una fuerza interior que me llamaba a hablar.

Sentí que las masas necesitaban un poco de consuelo de mi parte. Después de estar en la cárcel, sentí como si volviera a encontrar mi verdadero yo en la alegría de conocer gente y respirar aire fresco. Fue una buena noche. Ese día, uno de los oficiales de la prisión me dijo: «No queremos verte más. Por favor, vete». Creo que sintieron cierta presión, ya que los tribunales exigían mi liberación inmediata, pero aun así me necesitaban para cumplir sus fines.

Tras su liberación, un preso político se enfrenta a la pérdida de trabajo y a la reconstrucción de su consulta

Cuando llegó la sentencia definitiva, los tribunales me declararon culpable y me condenaron a tres años de prisión, suspendida totalmente durante cinco años, lo que me dejaba con una pena de dos años. En virtud de la Ley de Prisiones, cuando un acusado es declarado culpable y se le impone una condena, existe una remisión por la que se reduce aproximadamente un tercio de la pena de prisión. Esto significa que tenía que cumplir 13 meses, pero ya llevaba 20 meses en prisión.

Me sentí extraño al saber que cumplí más tiempo del que realmente me habían condenado en el caso, una completa violación de mis derechos. En ese momento, sentí un profundo dolor en mi interior. Pensé en los preciosos momentos que había perdido en la cárcel. Era imposible no derramar una lágrima.

Reunirme con mi familia y mi comunidad ha sido todo un reto desde mi puesta en libertad. Como abogado, disfrutaba de un próspero bufete antes de ir a la cárcel. Llegué a casa y encontré todo paralizado. Durante mi encarcelamiento, mi familia contó con el apoyo de amigos y simpatizantes. Antes habría sido una situación impensable.

Hoy empezamos de cero para intentar reconstruir lo que perdimos.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado