fbpx

He opened his house to a homeless man and it changed their lives: Argentina facing skyrocketing homelessness

Preparé el sofá cama para que durmiera, asegurándole que podía quedarse todo el tiempo que quisiera. La expresión de su rostro cuando se cubrió y finalmente apoyó la cabeza me pareció indescriptible. Cada vez que paso por el salón y lo encuentro durmiendo, lo arropo suavemente, como hacía con mi hijo.

  • 12 meses ago
  • junio 6, 2023
6 min read
Marcelo Vera met Juan while driving his taxi around the town. Juan was homeless at the time, sleeping in a bus terminal. After witnessing police officers trying to arrest him for no reason, Marcelo invited Juan to stay at his place, forever changing both of their lives. Marcelo Vera met Juan while driving his taxi around the town. Juan was homeless at the time, sleeping in a bus terminal. After witnessing police officers trying to arrest him for no reason, Marcelo invited Juan to stay at his place, forever changing both of their lives. | Photo courtesy of Marcelo Vera
PROTAGONISTA
Marcelo Vera nació en Las Lajas, un pueblo de 4.000 habitantes de la capital provincial de Neuquén. Luchó mucho a lo largo de su vida, y consiguió su primer empleo a los 14 años. Tras trabajar en innumerables campos, ahora es taxista en Argentina. Tiene dos hijos, Nicolás y María Paz.
CONTEXTO
Según el Proyecto Bergen, «con la incertidumbre política y el aumento de la inflación, la falta de vivienda crece en Argentina. Sólo en Buenos Aires, el 6,5% de la población carece de hogar. Esto se traduce en aproximadamente 198.000 personas. Este problema tampoco es exclusivo de la capital del país. De hecho, un informe del Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina estima que hasta 5 millones de personas carecen de hogar (aproximadamente el 10% de la población total)».

NEUQUÉN, Argentina – Mientras conducía mi taxi, vi a un grupo de policías que intentaba detener a un hombre por dormir en la calle. Al mirar más de cerca, reconocí a Juan. Había conocido a Juan anteriormente, viviendo en una terminal de autobuses. Immediately after meeting him, a sense of brotherhood emerged, having lived through hardships in my own life. En aquel momento no sabía que conocer a Juan cambiaría mi vida para siempre.

Al ver que los agentes de policía lo detenían, me negué a quedarme de brazos cruzados. I felt an urge to intervene and protect him. Los agentes lo acorralaron contra una pared mientras su cuerpo temblaba de miedo. Debido a su discapacidad, le costaba mantenerse en pie y ellos interpretaban su comportamiento como incumplimiento.

Corrí hacia ellos e insistí a los agentes para que dejaran en paz a Juan, asegurándoles que no suponía ninguna amenaza. Parecía que, a sus ojos, no era más que un mendigo. Sin pensarlo dos veces, invité a Juan a quedarse en mi casa.

Lee más historias de Argentina en Orato World Media

Mis primeros años sentaron las bases de mi empatía y resistencia.

Crecí en el campo de Las Lajas. Mi pequeño pueblo natal en la provincia de Neuquén resultó ser algo más que un telón de fondo geográfico. Fue el crisol de mi educación y un testimonio de las luchas que soportamos mi madre y yo. Mis recuerdos de juventud despiertan una abrumadora mezcla de emociones, y cada vez que los recuerdo se me saltan las lágrimas.

De niño, los retos me rodeaban. Dejé la escuela en séptimo curso sin apenas saber leer ni escribir. La calle se convirtió en mi maestra. Empecé a trabajar a los 14 años en un bar, ordenando los baños y atendiendo los mostradores y la cocina. Mi jefe se convirtió en un padre que me alentaba constantemente. Destacó mi curiosidad y mi audacia y dijo que estas cosas me garantizaban un futuro brillante.

Con el paso de los días, fue aumentando mis responsabilidades hasta que me convertí en mozo. Con sus fotos enmarcadas de toreros y su interior rústico, mi lugar de trabajo se sentía como en casa. El día que decidí seguir adelante, mi jefe y yo nos quedamos en silencio en el bar vacío, abrazados. Rememoramos viejos recuerdos y las bromas que compartimos. En sus palabras de despedida, dijo: «Siempre caminaremos unos junto a otros. Vayan con dignidad». Esas palabras se quedaron conmigo para siempre. Aunque las dificultades de mi infancia me acompañaron hasta la edad adulta y luché por encontrar un propósito y un significado, siempre seguí adelante en mi búsqueda. Con el tiempo, empecé a trabajar de taxista.

Juan entró en mi vida y surgió un propósito

El día que vi a Juan viviendo en la terminal de autobuses, dormía sentado. Su discapacidad era evidente. Pude ver que tenía problemas para mover la pierna. Un día, le hice un colchón improvisado con cartones para protegerle del frío suelo. Le llevé café caliente y le cubrí con capas de ropa.

Tras rescatar a Juan de la policía, lo miré a los ojos y le dije: «Te mereces una ducha caliente, comida y un lugar seguro donde dormir». Le dije que mis propias luchas me impulsaban a querer ayudarle. Juan aceptó mi oferta al instante. Esa misma noche, se convirtió en un amigo muy querido. Con sólo 30 años, nuestras sinceras conversaciones revelaron las tragedias que sufrió. Un accidente devastador le arrebató a su hija de un año y le dejó profundas cicatrices físicas y emocionales. Mientras luchaba por sobrevivir, llevaba una bolsa llena de todas las pertenencias que le quedaban: ropa, una billetera y su documento de identidad. Cuando alguien le robó, se quedó sin nada.

Deambuló por las provincias argentinas, desembarcando en Neuquén. A pesar de sus esfuerzos por lograr la estabilidad, tuvo problemas para pagar el alquiler y acabó en la calle. Juan me dijo que se había acostumbrado tanto a vivir así que ya no sentía el frío. Una tristeza me invadió, pero también sentí alegría al extenderle una invitación para que viniera a mi casa. «Nadie había hecho nunca algo así por mí», dijo. Su dolor resonó en mí a un nivel tan profundo que lloramos juntos mientras estábamos allí. Algo cambió en los dos. Le aseguré a Juan, en ese mismo momento, que avanzaríamos juntos.

Compartimos nuestros sueños para el futuro y prometimos estar siempre ahí el uno para el otro.

Preparé el sofá cama para que durmiera, asegurándole que podía quedarse todo el tiempo que quisiera. La expresión de su rostro cuando se cubrió y finalmente apoyó la cabeza me pareció indescriptible. Cada vez que paso por el salón y lo encuentro durmiendo, lo arropo suavemente, como hacía con mi hijo. Por las mañanas, desayunamos juntos y hablamos de nuestras aventuras pasadas. Me siento muy feliz de tenerlo cerca y de poder ofrecerle mi casa.

Hace poco, desempeñé un papel crucial en el reencuentro de Juan con sus padres y, poco a poco, su relación se fue desarrollando. Juan parece mucho más feliz estos días, lleno de esperanza. Cada mañana, se levanta y sale a vender cosas a la calle. Dice que aspira a lograr la independencia en el futuro, y yo apoyo de todo corazón sus ambiciones en todo lo que pueda. A veces, me coge de la mano y comparte sus sueños conmigo.

Me llama papá como gesto cariñoso y me cuenta sus planes de vivir algún día en España. Durante años ha soñado con vivir allí, y por fin se siente libre para volver a soñar. Le aseguré que siempre estaría a su lado. Es como si nos hubiéramos adoptado mutuamente. Nos encontramos el uno al otro en momentos de nuestras vidas en los que necesitábamos a alguien desesperadamente. Ahora también me refiero a él como mi hijo. Nuestro vínculo se basa en un acuerdo tácito y un compromiso sincero.

[La crisis inflacionaria ha disparado el número de personas sin hogar en Argentina, y el aeropuerto internacional Jorge Newbery se ha convertido en un refugio no oficial, como la terminal de autobuses donde Marcelo encontró a Juan durmiendo. Se calcula que el 10% de la población carece de hogar, por lo que organizaciones como el Proyecto Borgen y Hábitat para la Humanidad ofrecen formas de ayudar].

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado