fbpx

Petare renace: la comunidad se une para transformar un vertedero de décadas en una ciudad vibrante de calles limpias y murales

Sin una recogida de residuos eficaz, se acumulaban montañas de basura esparcidas por el suelo. Emitía un olor nauseabundo. El hedor putrefacto, unido a la contaminación ambiental, aumentaba el riesgo de incendios y espoleaba la proliferación de gusanos, moscas y otras alimañas, lo que suponía un grave peligro para nuestra comunidad.

  • 3 meses ago
  • abril 27, 2024
9 min read
journalist’s notes
interview subject
Katiuska Camargo is a dedicated community activist and administrative professional from Caracas, Venezuela. Raised in the San Blas neighborhood, she was educated in Colombia and at a nuns’ school in Guarenas, where she cultivated values like solidarity and teamwork and developed interests in music and theater. Katiuska continued her education at Simón Bolívar High School in Caracas but paused her studies after becoming a mother at seventeen. She later completed an administrative assistant program sponsored by Chevron of Venezuela and British Petroleum. Today, Katiuska is an active member of the Uniendo Voluntades movement, contributing to community revitalization projects through mural art with Haciendo Ciudad. Connect with her on Instagram: @uniendovoluntades19, @camargokgh.
background context
Art plays a crucial role in the process of democratic transition by serving as a medium for communicating ideas, feelings, and emotions, while also creating spaces for building peace. Its ability to reshape realities and integrate into social dynamics makes art a powerful tool for expressing, understanding, and redefining conflicts. It helps forge common identities and facilitates genuine social cohesion, allowing people to connect without prejudice. Particularly during times of crisis, art not only fosters historical memory and societal reconciliation but also acts as a means of symbolic reparation for victims of human rights violations. For more on the transformative power of art in society, read this detailed exploration on El Periodico.

PETARE, Venezuela – Mientras crecía en el barrio de San Blas de Petare, era habitual ver la basura amontonada en las esquinas de las casas. Los barrenderos, encargados de recoger la basura, aparecían una vez a la semana, si acaso. El abandono transformó San Blas en un paisaje apocalíptico. La basura asfixiaba nuestras calles, amontonándose cerca de escuelas, guarderías, hogares y comercios.

Sin una recogida de residuos eficaz, se acumulaban montañas de basura esparcidas por el suelo. Emitía un olor nauseabundo. El hedor putrefacto, unido a la contaminación ambiental, aumentaba el riesgo de incendios y espoleaba la proliferación de gusanos, moscas y otras alimañas, lo que suponía un grave peligro para nuestra comunidad.

Hace siete años, mientras estaba en casa con la familia y los amigos, experimenté un momento de claridad. «Vamos a retirar la basura», anuncié. Las miradas escépticas de mis familiares y amigos revelaban su incredulidad. «Esta basura se ha acumulado durante 40 años», dijeron. «Es imposible de limpiar». Salí, recogí la primera bolsa de basura y, al levantarla, sentí un escalofrío de transformación. Sentí que era el comienzo de algo grande, aunque aún no pudiera definir de qué se trataba.

Lea más historias medioambientales de todo el mundo en Orato World Media.

A medida que se acumula la basura, aumenta la delincuencia: «A los 15 años presencié el asesinato de mis dos primos»

Durante mi infancia, mi madre y mi abuela fueron la columna vertebral de nuestro hogar, ganándose la vida como amas de casa. Me enseñaron el valor de la limpieza desde muy joven. Vivíamos en una casa modesta hecha de tablas de madera y sábanas, enclavada en un barrio que se debatía bajo el peso de la pobreza extrema. Lo que nos faltaba en riqueza material, lo compensábamos con valores ricos y sólidos.

Mi madre pasó 43 años trabajando para el Sr. Dennis Schmeichler, que se convirtió en mi mentor. Dirigió un importante negocio de arte en Venezuela. Gracias a su trabajo, conocí el fascinante mundo del arte. El Sr. Schmeichler me enseñó una lección vital: nunca dejes que nadie te menosprecie por haber crecido en un barrio pobre.

En algunas zonas de San Blas, los residuos sólo dejaban estrechos canales por los que podían pasar los vehículos, obligando a todos a sortear la inmundicia. La gente rebuscaba en la basura, buscando objetos para comer o vender. La desesperación desembocó en refriegas. Mientras tanto, el agua se acumulaba en los baches, agravando el problema.

Luchábamos contra la falta de servicios esenciales, como la electricidad, y la amenaza constante de la inseguridad se cernía sobre nosotros. Cada día parecía una lucha por sobrevivir. A los 15 años presencié el asesinato de mis dos primos. Ver cómo sus vidas terminaban abruptamente era horrible. Ver cómo sus vidas terminaban abruptamente era horrible.

La tragedia me tocó más de cerca cuando mi tío, que era como un padre para mí, fue asesinado por lo poco que tenía en su poder. Lo mataron mientras trabajaba de taxista, dejando su cuerpo tirado en la acera hasta que fuimos a recuperarlo.

Los vecinos, enfadados por la limpieza, intentaron quemar su casa

Cuando empecé mi proyecto de limpieza, una a una, la gente empezó a unirse a mí. Me emocionó ver crecer nuestro número mientras intercambiábamos sonrisas y compartíamos risas. La limpieza no hizo más que avivar nuestra emoción. Tardamos un año, pero limpiamos la primera zona y desde entonces, cada mañana, junto a mi familia y amigos, vigilaba ese lugar. Nos aseguramos de que nadie arrojara allí basura nueva, explicando la importancia de mantener limpia la zona e indicando a la gente las zonas designadas para depositarla.

Sin embargo, la retirada de la basura provocó una fuerte reacción entre algunos vecinos. Sin embargo, la retirada de la basura provocó una fuerte reacción entre algunos vecinos. Apagamos las llamas con la ayuda de los vecinos que nos arrojaron agua. Apagamos las llamas con la ayuda de los vecinos que nos arrojaron agua. Después de apagar las llamas, con lágrimas en los ojos, me senté con mi madre en la puerta. Pregunté: «¿Seguimos con lo que empezamos?». Me cogió la cara con las manos, me miró a los ojos y me dijo: «Aunque tengamos miedo, tenemos que seguir adelante. Este camino es el correcto».

Cogí sus manos, asentí y sentí que me invadía una oleada de fuerza. En ese momento, supe que nada podría detenernos. Nuestro proyecto evolucionó hasta incluir la pintura de murales, dando vida vibrante a calles que antes estaban llenas de basura y paredes desangeladas. Ahora se nos acercan personas de todas las edades para sugerirnos qué paredes necesitan un toque de color. Nos invitan a iluminar callejones, y de repente parece que todo el mundo se da la mano. Me propuse recuperar y transformar al menos 15 espacios públicos de nuestro barrio. Recogimos basura y barrimos con escobas hechas de envases de plástico reciclados. Se nos unieron jóvenes curiosos y entusiastas, deseosos de participar en el cambio.

El barrio se convirtió en un lienzo vibrante y limpio

A medida que recogíamos la basura, la transformación de nuestra comunidad se hacía visible y más vecinos se implicaban. Motivados por las mejoras, empezamos a arreglar las calles y, poco a poco, nuestro entorno fue cambiando. Poco a poco, la escoba se convirtió en un símbolo de nuestra iniciativa, atrayendo a más y más jóvenes a unirse al proyecto. Predicamos con el ejemplo, enseñando la importancia de mantener limpios los entornos vitales y los espacios comunes. Mostramos cómo deshacerse de la basura correctamente e inspiramos a niños y jóvenes para que participaran en las labores de limpieza de la comunidad.

La primera vez que decidimos pintar, teníamos poca experiencia, pero nos hacía ilusión. Las calles estaban despejadas y mi primo y yo, armados con botes de pintura de colores y pinceles, nos dispusimos a dar vida a la pared de una esquina desangelada. Imaginábamos que abríamos una nueva puerta. Dudamos en pintar los trazos iniciales, pero pronto florecieron en vibrantes flores y la frase «Parada el triunfo».

La transformación fue tan llamativa que los autobuses se detuvieron en esa esquina, un lugar que antes pasaban de largo. Pronto conecté con algunos muralistas y fundamos el colectivo de artistas Haciendo Ciudad. Esta colaboración llevó nuestra transformación al siguiente nivel. El movimiento cobró impulso, atrayendo cada vez a más participantes. Las calles de nuestro barrio se convirtieron en un lienzo vibrante. Los niños se pasaban pinceles y pinturas, retocando meticulosamente los bordes y rellenando las líneas. Los adultos también contribuyeron, repartiendo café y compartiendo pan para garantizar la participación de todos: pintores, ayudantes, repartidores y curiosos.

La limpieza de basuras y la transformación de la comunidad encienden un movimiento juvenil

Cuando los conductores redujeron la velocidad para ver las obras, nuestras calles revitalizadas se convirtieron en una exposición comunitaria en movimiento. Nuestros esfuerzos desembocaron finalmente en la formación de una organización llamada «Uniendo Voluntades». Las calles se convirtieron en el centro de proyectos artísticos como Comparte el Mundo, orquestado por el artista internacional Dudu, que brindó a la juventud local la oportunidad de aprender el arte del muralismo. Observé cómo un joven, anteriormente perdido por la adicción, dirigía un proyecto de murales. Se me llenaron los ojos de lágrimas al verle pintar, pincel en mano, con una sonrisa que se dibujaba en su rostro. Fue transformado por el propósito. Pronto, el arte se convirtió en un punto de inflexión para los jóvenes delincuentes.

Me encontré con otro joven llamado Esteban Ruiz en una esquina del barrio. A pesar de sus excepcionales dotes para el dibujo y el arte, Esteben dudaba de sí mismo. Sin apoyo familiar, luchó contra la baja autoestima y la vulnerabilidad. Gracias a nuestro apoyo colectivo, empezó a ver oportunidades. La belleza y la complejidad de los dibujos de Esteban me asombraron. Admiré en silencio su trabajo y elogié su talento. Cuando le pregunté por sus artistas favoritos, nombró a gente que eran amigos míos, así que se lo presenté. Me dio las gracias con una tímida sonrisa. Hoy, Esteban trabaja junto a Dagor, un muralista de renombre, y va camino de convertirse en uno de los artistas más destacados del país.

Jhon Dani Salazar representó otra transformación inspiradora. Jhon navegó por el áspero terreno de nuestro barrio, creciendo en un hogar disfuncional y violento. Nuestro movimiento le dio nuevas aspiraciones. Hoy es estudiante, rapero y activista medioambiental. Aquí, los jóvenes descubren cada día la esperanza. Escuchan a su corazón y sueñan.

Hoy, el barrio de San Blas se ilumina de espíritu comunitario

Este trabajo, que abarca varios años, puede medirse en colores. Cientos de murales decoran ahora fachadas, escuelas, calles y callejones. En San Blas, medimos el tiempo por la determinación de la gente, movilizada y unida. Pasamos de la anarquía a una vida limpia y armoniosa. Nuestro proyecto más reciente -transformar un solar abandonado y un vertedero en un centro de actividades sociales y culturales- dará a la comunidad un vibrante espacio para eventos. Servirá de faro para el activismo, el arte y la comunidad. Para financiarlo, transformamos 41 escobas en obras de arte, símbolo de la determinación de nuestra comunidad. Los expusimos en la galería de arte que creamos en casa de mamá.

Cuando salgo a la calle y veo a los jóvenes barriendo las calles con sus pequeñas escobas y bolsas, me recorre una emoción. Siento una energía indescriptible en mi cuerpo. «Activa el poder de la escoba», gritan. Hago una pausa, miro a mi alrededor y me doy cuenta de que lo estamos consiguiendo. Ahora llegan de visita personas que nunca habían venido a San Blas. Llegan representantes de la comunidad, deseosos de reproducir nuestra transformación allí donde viven.

Los jóvenes se han convertido en nuestros embajadores, difundiendo nuestra causa por los municipios. Cada mural terminado desata alegría, amor y celebración. Nos deleitamos con la pincelada final, estallando en aplausos, vítores y risas. Hoy, todo el barrio está iluminado, iluminado por nuestro espíritu colectivo.

Todas las fotos son cortesía de Adrian Naranjo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado