fbpx

Voluntarios trabajan durante semanas bajo un sol abrasador tras 165 incendios que diezman Chile

Se me rompió el corazón al verlos. Estas personas, antes resilientes, ahora estaban sumidas en la desesperación, dejaron de tener interés en hacer nada. Simplemente se sentaron y esperaron a que llegaran los camiones para retirar los escombros.

  • 4 meses ago
  • abril 2, 2024
6 min read
Pablo Mayegas and his volunteers from Pablo and his volunteers from his foundation the Let's Lift Chile Challenge responded immediately to the expansive fires that devastated Chile. | Photo courtesy of Pablo Mayegas
Journalist’s Notes
protagonista
Pablo Mayegas dirige una organización sin ánimo de lucro de respuesta a emergencias llamada Desafío Levantemos Chile. Ayudan a las personas afectadas por emergencias y realizan obras de caridad en ámbitos como la educación, la sanidad, la vivienda y el desarrollo empresarial. A principios de febrero, tras el megaincendio de Chile, él y sus equipos llegaron al lugar y han pasado semanas prestando ayuda. Lleva 10 años dedicando su vida a la caridad y sus esfuerzos. En su tiempo libre, Pablo es rapero, deportista y DJ. Dirige a más de 60 voluntarios.
contexto
A principios de febrero se declaró un megaincendio en Viña del Mar, en la quinta región de Chile. Se considera la peor catástrofe en el país desde el terremoto de 2010. Según el Servicio Nacional de Prevención y Atención de Catástrofes, inicialmente se produjeron tres incendios forestales en (1) Complejo Las Tablas-Reserva Lago Peñuelas en Valparaíso y Viña del Mar, (2) Lo Moscoso en Quilpué y Villa Alemana, y (3) Tranque La Luz 3 en Valparaíso. Más de 500 personas murieron, al menos 1.600 se quedaron sin hogar y miles resultaron heridas, lo que provocó unas pérdidas estimadas en 30.000 millones de dólares. En el punto álgido de la catástrofe había 165 incendios activos. Lea más.

VIÑA DEL MAR, Chile ꟷ En febrero estalló un megaincendio en la quinta región de Chile, la mayor catástrofe desde el terremoto de 2010. Durante tres semanas, mi equipo ha trabajado sin parar, a menudo toda la noche. Cuando se declaró el incendio, un viernes, nos reunimos para determinar las rutas accesibles y dividimos los equipos en tres sectores, centrándonos en las regiones más afectadas. Nos pusimos en contacto con las autoridades y el sábado ya estábamos sobre el terreno en camiones, llevando palas, carretillas, artículos de aseo y productos de higiene.

Me dirigí a Villa Independencia y lo que me encontré me impactó. Vi muchos cadáveres. Cada dos manzanas, las familias lloraban la pérdida de sus seres queridos y la gente esperaba ansiosa a que los servicios médicos se llevaran a los fallecidos. Innumerables casas ardieron hasta los cimientos y el panorama era desolador. Había gente sucia por todas partes, algunos con quemaduras. Los ojos de los ancianos reflejaban un intenso sufrimiento. Fue como si hubiera explotado una bomba atómica.

Lea más noticias sobre incendios forestales en todo el mundo en Orato World Media.

Cuando los incendios destruyeron ciudades en Chile, la gente se rindió a la desesperación

Mi equipo empezó en serio el tercer día, entregando kits de escombros y colocando generadores en los barrios. Dividiéndonos al máximo, nos centramos en la alimentación, la sanidad y la economía. Ya fuera entregando 170 pares de gafas o tarjetas regalo a personas mayores que se quedaron sin hogar, nos mantuvimos cerca de la gente.

Se me rompió el corazón al verlos. Estas personas, antes resilientes, ahora estaban sumidas en la desesperación, dejaron de tener interés en hacer nada. Simplemente se sentaron y esperaron a que llegaran los camiones para retirar los escombros. Trabajando de sol a sol siete días a la semana, mi equipo no se toma días libres y descansa poco.

Como brigada que responde a catástrofes, entendemos este trabajo, pero los incendios de Chile nos afectaron de forma diferente. Nos sentimos increíblemente tristes y amargados al contemplar el sufrimiento. Justo cuando despejamos una sección de escombros, encontramos otro lugar que no habíamos visto antes y que está devastado. El trabajo parece infinito. Aunque en el pasado hemos respondido a incendios en los que ardieron más de 100 casas, el número de seres humanos afectados esta vez es incomparable.

En consecuencia, solicitamos apoyo psicológico para los intervinientes, y no sólo para las personas. Sin embargo, a pesar de la desgracia, la parte más bonita del trabajo llega cuando levantamos la moral o levantamos un espíritu. Llevar herramientas a un empresario para que pueda volver a hacer su trabajo me llena de ilusión. Para nosotros, ofrecemos algo más que herramientas. Devolver a alguien su puesto de trabajo le devuelve la esperanza de encontrar dignidad y un medio de vida. Ya no tienen que depender de ayudas externas.

Bajo un sol abrasador, los voluntarios reparten alimentos y suministros

En estas semanas sobre el terreno, sufrí tres insolaciones caminando todo el día bajo un sol implacable. Los desplazados luchan contra los mismos rayos calientes. Cuando entregamos 400 toldos para dar sombra a la gente se generó un inmenso entusiasmo.

Los jóvenes de entre 20 y 40 años muestran una enorme resistencia y energía positiva, deseosos de reconstruir. Las personas de 65 a 80 años son las que parecen más deprimidas. Sentados con abuelos ancianos, dicen: «Estoy abrumado. No tengo fuerzas ni energía para seguir adelante. No quiero nada». Sin embargo, cuando les decimos que les proporcionaremos ayuda financiera, sus rostros se transforman y aparece una mirada de ánimo. Tenemos previsto entregar dos millones de pesos (un par de miles de dólares) a 100 personas de esta categoría de edad.

Los voluntarios del Desafío Levantemos Chile han trabajado día y noche al servicio de las personas afectadas por los incendios en Chile. | Foto cortesía de Pablo Mayegas

Cada día, a medida que registramos a las personas y tomamos nota de sus necesidades, reconozco la creciente importancia de pasar más tiempo con ellas; escucharlas mientras se desahogan, lloran o cuentan su historia; y envolverlas en un abrazo. Encontrarse con personas como el anciano que perdió a su mujer, su hija, su yerno y sus dos nietos exige tu propia capacidad de resistencia, para poder apoyarle.

Ya sea entregando suministros a los 47 comedores sociales o explorando posibilidades de reconstrucción, aprovechamos nuestro impulso y deseo de servir. En nuestra oficina, levantamos un mapa gigante para trazar todos los lugares que visitamos y graficar las casas quemadas. Me quito el sombrero ante nuestros 60 voluntarios que dan hasta la última gota de sudor.

A pesar del cansancio emocional y físico, los voluntarios siguen adelante en el Desafío Levantemos Chile

A través de mi fundación, el Desafío Levantemos Chile, hemos dado testimonio del sufrimiento desde 2010. Desde la respuesta de emergencia hasta la reparación de escuelas, pasando por la entrega de suministros y recursos alimentarios y de agua, ayudamos a las familias para que vuelvan a ponerse en pie. Mis dos colaboradores más cercanos, Ignacio Sepúlveda y Francisco Almeyda, ejercen ahora mismo de jefes norte y sur para las zonas afectadas por los incendios.

Trabajan hasta altas horas de la noche, no porque yo se lo pida, sino porque les sale de forma natural. Cuando ven a alguien que no tiene dónde dormir, su vocación les llama a entregarle una manta y una tienda de campaña. Su trabajo nunca termina.

Seguimos adelante, incluso cuando las situaciones nos desaniman. En la zona llamada Licantén, por ejemplo, las inundaciones diezmaron las viviendas. Reconstruimos y reparamos las casas, pero las inundaciones volvieron a arrasar todo nuestro trabajo y se cobraron vidas. La catástrofe nos tocó de cerca, ya que los abuelos de un querido amigo se quedaron sin hogar. A pesar de los golpes emocionales que recibimos, seguimos ayudando a la gente.

[Para apoyar a Pablo y su equipo, visita Desafío Levantemos Chile].

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado