fbpx

Las tormentas dejan Milán en ruinas, un tornado marca el inicio de unas condiciones meteorológicas sin precedentes

Al asomarme al exterior, presencié una escena aterradora. Los contornos de los árboles y las casas apenas se distinguían entre la densa lluvia y el viento, creando un efecto de niebla. Además, la ensordecedora cacofonía del granizo golpeando el tejado. Agobiada por el miedo y la incertidumbre, temía que se rompieran las ventanas al oír el ruido de las grietas. Algunos granizos parecían increíblemente grandes, quizá del tamaño de mi mano.

  • 9 meses ago
  • agosto 17, 2023
5 min read
<b> Park near Brugherio affected by the thunderstorm | Photo courtesy by Katya Diaz <b/> Park near Brugherio affected by the thunderstorm | Photo courtesy by Katya Diaz
PROTAGONISTA
Katya Diaz es una dedicada profesional con un máster en Diseño e Ingeniería por el Politécnico de Milán. Actualmente, aporta su experiencia y pasión como parte integrante del equipo innovador de Haier Europe, situado en Brugherio, cerca de Milán. Con una sólida base en diseño y un compromiso con la excelencia, Katya está forjando activamente el futuro en su campo.
CONTEXTO
Europa ha vivido este verano un episodio de condiciones meteorológicas extremas. A finales de julio, Milán sufrió fuertes vientos similares a los de los grandes huracanes, acompañados de granizo de tamaño considerable. Este turbulento patrón meteorológico se debió a la colisión de un potente frente frío con una masa de aire caliente sin precedentes. La colisión desató la energía reprimida en la atmósfera, lo que provocó notables daños locales por las impactantes tormentas de la última semana de julio. A día de hoy, Milán sigue recuperándose y muchas zonas permanecen cerradas.

MILÁN, Italia – Una escena surrealista se desarrollaba más allá de la ventana de mi oficina. El cielo se oscureció, creando un ambiente inquietante y desconocido que parecía de noche. La inesperada oscuridad me tomó desprevenida. Antes de que pudiera comprender del todo la situación, un aguacero torrencial y un fuerte viento me sobresaltaron.

Durante la siguiente hora, la lluvia y el viento no cesaron, llenándome de miedo. Tan bruscamente como había empezado, el tempestuoso tiempo se calmó poco después de las 11 de la mañana. Durante la siguiente hora, la lluvia y el viento no cesaron, llenándome de miedo.

Aunque no pude observar el tornado directamente, mis colegas me informaron rápidamente de la causa del peculiar cambio meteorológico de aquel viernes por la mañana. Mi teléfono no paraba de recibir llamadas de amigos y familiares preocupados por mi seguridad. Afortunadamente, mi oficina se mantuvo a una distancia segura de la trayectoria del tornado, aunque la intensidad de la lluvia y el viento era evidente

Más tarde ese mismo día, mientras volvía a casa, observé ramas de árboles esparcidas por las calles. Los daños parecían menos graves de lo que esperaba. Creí que era el final del calvario. Sin embargo, poco podía imaginar que la situación empeoraría unos días más tarde.

Lee más sobre medio ambiente en Orato World Media

Tras un calor récord, devastadoras tormentas en Milán

Las abrasadoras temperaturas de la semana anterior alcanzaron los 35 grados Celsius (95 Fahrenheit), lo que amplificó la inesperada aparición del tornado. Seguí con mi rutina habitual, pero las tormentas eléctricas perturbaron la ciudad cuatro días después.

El 25 de julio de 2023, el sonido de potentes ráfagas de viento me despertó del sueño. Hacia las 4 de la madrugada, me acerqué a la ventana y vi que una lluvia incesante y un granizo incesante entraban en mi casa. Apresuradamente, cerré las ventanas para protegerme de la tormenta.

Al asomarme al exterior, presencié una escena aterradora. Los contornos de los árboles y las casas apenas se distinguían entre la densa lluvia y el viento, creando un efecto de niebla. Además, la ensordecedora cacofonía del granizo golpeando el tejado. Agobiada por el miedo y la incertidumbre, temía que se rompieran las ventanas al oír el ruido de las grietas. Algunos granizos parecían increíblemente grandes, quizá del tamaño de mi mano.

Al cabo de un rato, volví a dormirme, para despertarme unas horas más tarde. Cuando salí a la calle, me encontré con una imagen desconcertante Los árboles bloqueaban las carreteras, las ramas ensuciaban el suelo y la gente se agolpaba en las veredas. Mi recorrido habitual, apenas cinco minutos a pie hasta el metro seguidos de 10 minutos en autobús, se convirtió en una hora o más. El transporte público se paralizó; el metro permaneció inmóvil y los autobuses sufrieron retrasos escandalosos. En medio de la confusión y la preocupación, los transeúntes intentaron orientarse por el sistema de transporte interrumpido, esperando en vano la reanudación de los servicios de metro y autobús.

El fuerte granizo destroza edificios y deja a los residentes conmocionados

A pesar de las adversidades, perseveré y llegué a mi oficina en Brugherio. Por el camino, los estragos de la tormenta de granizo en los edificios cercanos y la visión de numerosos vehículos dañados marcaron mi viaje. Campos y parques yacían en ruinas, una escena caótica con árboles caídos aplastando coches y sembrando el desorden.

Al llegar a mi oficina, me encontré con una escena sorprendente. Toda la propiedad presentaba las secuelas de la tormenta: árboles y ramas caídos cubrían las instalaciones, y la valla de seguridad estaba destrozada. El techo del edificio había sufrido graves daños, casi destrozado. Granizó tan fuerte que rompió varias ventanas, dejando un desastre a su paso Cinta de precaución roja y amarilla adornaba varias zonas de la propiedad y el edificio, marcando el alcance de los daños infligidos por las tormentas.

Una valla de seguridad destrozada por los árboles caídos en Haier Europa | Foto cortesía de Katya Diaz

Mis superiores ordenaron a todos los presentes que se trasladaran a una sala de exposiciones, por considerarlo la opción más segura. Nuestro equipo volvió a reunirse allí, lo que provocó el cierre de mi oficina durante toda la semana siguiente. La situación era extraordinaria; apenas cuatro días antes, un tornado nos había sacudido, pero las feroces tormentas que siguieron resultaron aún más intensas. En respuesta, busqué refugio en mi casa durante los días siguientes.

El fin de semana pasado intenté visitar algún parque, pero muchos permanecen cerrados. Los espacios exteriores siguen en reparación y algunas veredas son inaccesibles. Afortunadamente, han pasado casi tres semanas sin que vuelvan las tormentas. Me considero afortunada; mi casa salió relativamente ilesa, un marcado contraste con las desafortunadas experiencias de muchos en la zona.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado