fbpx

Las sequías están matando a los elefantes. Mueven sus enormes orejas de alegría cuando traigo agua

Los elefantes balancean sus enormes orejas y trompas con satisfacción, y yo siento alegría. La colorida mezcla de cebras, búfalos, antílopes y aves pinta el paisaje.

  • 1 año ago
  • enero 8, 2023
5 min read
An elephant sips from the pipe coming out of Patrick Mwalua's water truck at Tsavo National Park in Kenya. | Photo courtesy of Patrick Mwalua
Subject Information
Patrick Mwalua, 44, is a conservationist based at the Tsavo National Park in Southern Kenya. Born in a rural village in Taita County, he grew up around wildlife parks, sanctuaries, and ranches. From a young age, he encountered elephants, lions, buffalo, and antelope while traveling to school or tending his father’s cattle. He developed a deep love and respect for the animals.

After high school, he completed training in animal healthcare and later worked as a community officer for a conservation organization. With a desire to help wild animals more directly, he began the Water for Elephants project. After three years, he registered the Mwalua Wildlife Trust to bring water to wild animals in the national park and throughout the region.
Background Information
On September 27, 2022, Reuters reported that the worst drought in Kenya’s history killed “2 percent of the world’s rarest zebra in three months, and 25 times more elephants than normal over the same period.” Conservationists called it an existential crisis if something is not done. In November 2022, Al Jazeera reported the deaths of “512 wildebeests, 381 common zebras, 205 elephants, 51 buffalos, 49 Grevy’s zebras and 12 giraffes in the past nine months.”

The Mwalua Wildlife Trust is not waiting to take action. The Trust’s mission is to “create sustainable water access points for animals, improve Tsavo’s ecosystem through tree planting and environmental education, and reduce human wildlife conflict through collaborative solutions such as finding alternative livelihoods for local people.”

NAIROBI, Kenia ꟷ En mi comunidad, la gente me llama el hombre elefante. En un día normal, me despierto a las 7 de la mañana y me dirijo al río donde lleno mis depósitos de agua. Transporto el agua que recojo al Parque Nacional de Tsavo, donde alimento a los elefantes.

Tras una grave sequía en 2016, mis emociones se agitaron al ver a los antílopes, búfalos y otros mamíferos más grandes olfateando sin esperanza sus secos abrevaderos. Los elefantes vagaban lejos, hasta casas y pueblos cercanos, en busca de agua. Vi cómo los animales empezaban a morir y me enfrenté a un punto de inflexión.

Recoger agua en un camión cisterna y rellenar los abrevaderos me da la oportunidad de aliviar a miles de aves y animales.

Los elefantes se arremolinan a mi alrededor mientras bombeo agua del depósito, lamiendo las gotas de la tubería.

Crecí creyendo que los animales salvajes podían cuidar de sí mismos y sobrevivir en cualquier situación. La realidad me golpeó en 2016 cuando, durante una grave sequía, me di cuenta de que los animales salvajes no siempre pueden cuidar de sí mismos.

Como los humanos, pueden verse afectados por la sequía, la escasez de alimentos y la falta de cuidados cuando necesitan atención médica. Mi pequeño esfuerzo por llevar agua a los elefantes les salva la vida. Cada semana gasto unos 2.700 dólares en llevar entre 24.000 y 36.000 litros de agua a los elefantes del parque nacional. Estas entregas también ayudan a búfalos, antílopes, antílopes acuáticos, cebras, aves, primates y otros animales sedientos.

A través de Mwalua Wildlife Trust, Patrick lleva el agua que necesitan los animales sedientos del Parque Nacional de Tsavo | Foto cortesía de Patrick Mwalua

Transporto el agua desde 50 kilómetros de distancia. Por el camino, atravieso carreteras llenas de baches y polvo. Cuando llego al parque, me reciben monos y hienas. Los elefantes, en particular, dominan mi horario. Se dan cuenta en cuanto se acerca mi camión.

Los animales tienen sentimientos. Pueden recordar y relacionarse. Aunque los animales salvajes pueden ser muy peligrosos, cuando haces algo bueno por ellos, establecen una conexión contigo. Los elefantes se arremolinan a mi alrededor mientras bombeo el agua, lamiendo las gotas de la tubería.

Mientras mantienen su atención fija en el agua, yo sigo siendo cauteloso. Sé que son salvajes y que aún pueden hacerme daño. Cuando empecé este trabajo, no tenía dinero para invertir ni los depósitos de agua necesitaban ser eficientes. Pero seguí adelante y, cuando la gente empezó a ver mi historia en las redes sociales, me apoyaron. Un amigo estadounidense respaldó económicamente el proyecto y compré mi primer camión.

Este trabajo me lleva todo el día, pero cuando veo a los elefantes bebiendo, a los búfalos reuniéndose y a los facóqueros jugando, me llena de satisfacción.

Me quedo mirando cómo beben, se bañan y juegan los animales.

Nunca paro. Llevo más de una década llevando agua al extenso Parque Nacional de Tsavo para saciar la sed de miles de animales. Desde llenar mis depósitos de agua en el río, pasando por recoger la lluvia en balsas en las presas, hasta utilizar bombas alimentadas por energía solar, llego a los animales cerca y lejos.

Los cambios ocurridos en estos diez años son un claro recordatorio del avance del cambio climático y su peligro para todos los seres vivos. Hubo un tiempo en que las lluvias regulares llenaban de agua el parque. Hoy a menudo hay que recogerla y traerla.  Las sequías prolongadas desesperan a los animales, que se adentran en las granjas en busca de agua. Los conflictos entre humanos y animales aumentan cuando los miles de elefantes que viven en el parque se encuentran con humanos. A veces, el resultado es la muerte. Pero yo sigo adelante.

Todas las mañanas compruebo el estado del camión y me aseguro de que tenemos combustible suficiente para la tarea que tenemos por delante. Cuando me enfrento a situaciones difíciles, pido ayuda a los guardas de la fauna salvaje. Cuando llega el agua, me quedo mirando cómo los animales beben, se bañan y juegan en ella.

A las crías les encanta zambullirse para refrescarse el cuerpo, que se calcina bajo el sol abrasador cuando las temperaturas superan los 38 grados centígrados (100 Fahrenheit). Los elefantes balancean sus enormes orejas y trompas con satisfacción, y yo siento alegría. La colorida mezcla de cebras, búfalos, antílopes y aves pinta el paisaje.

El año pasado, el Kenya Wildlife Service informó de que más de 100 elefantes y otros animales salvajes habían muerto en el ecosistema de Tsavo desde el inicio de la sequía. A través de mi organización Mwalua Wildlife Trust hemos creado una comunidad en la que la gente puede participar. Cualquier tipo de participación nos convierte a todos en parte de este equipo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado