fbpx

Desafiando el aire gélido de la Antártida, el pintor se inspira para una exposición mundial y destaca el impacto del cambio climático

Al pisar tierra en la Antártida, me maravillé ante el panorama en escala de grises. Parecía una mezcla de cielo claro y mar oscuro que inspiró mi primera obra de arte.

  • 7 meses ago
  • noviembre 28, 2023
6 min read
journalist’s notes
PROTAGONISTA
Alberto Morales, artista argentino, comenzó a exponer en Buenos Aires en 1969 y luego en la Galería Lirolay en 1976 y 1977. En 2005, una invitación de la Dirección Nacional Antártica desencadenó su viaje transformador a través de la Antártida. Recientemente presentó «Al Sur del Sur, mi Antártida» y fue curador de una exposición retrospectiva en la Universidad de Sofía del 12 al 22 de septiembre, mostrando su obra influenciada por la Antártida de 2005 a 2023.
CONTEXTO
Alberto Morales, artista argentino, estableció su carrera en Buenos Aires, Argentina. Su primera exposición como estudiante ocurrió en 1969, seguida de muestras individuales en la Galería Lirolay en 1976 y 1977. Invitado por la Dirección Nacional Antártica en 2005 a viajar a través de la Antártida durante 40 días, esta experiencia influyó profundamente en su dirección artística. Recientemente, Morales presentó su libro «Al Sur del Sur, mi Antártida» y fue curador de una exposición retrospectiva que abarca su obra de 2005 a 2023. La exposición, presentada en la sala central de la Universidad de Sofía del 12 al 22 de septiembre, celebró el viaje artístico de Morales marcado por la Antártida.
Mire el video de «Al Sur del Sur, mi Antártida» aquí

SOFÍA, Bulgaria ꟷ Hace dieciocho años, recibí una invitación para unirme al Proyecto Cultural Antártico Argentino, un evento notable que conmemora el centenario de la presencia de Argentina en la Antártida. Gestionado por la potencia detrás de las misiones antárticas de Argentina, la Dirección Nacional Antártica (DNA), me embarqué en una odisea de 40 días por la región. Al sumergirme en la prístina extensión blanca y el impresionante paisaje visual, se encendió dentro de mí una creatividad incomparable. La Antártida rápidamente se convirtió en el núcleo de mis actividades artísticas, que culminaron en mi colección de arte y mi libro Al Sur del Sur, mi Antártida.

Este año inauguré una exposición retrospectiva en St. Kliment Ohridski en la Universidad de Sofía. La colección resumió la profundidad de mi notable viaje a través de la Antártida y celebró los 30 años de alianza científica entre Argentina y Bulgaria.

Lee más artículos sobre arte y cultura en Orato World Media

Comprometerse a una expedición en la Antártida: tareas simples que requerían rutinas complejas

Abordé mi viaje a la Antártida con la mente abierta, anticipando ansiosamente sorpresas en el camino. Esas sorpresas comenzaron de inmediato. Cuando llegué al muelle para abordar nuestro barco, la visión del rompehielos ARA Almirante Irízar me dejó atónito. [Un rompehielos es un barco o embarcación diseñada para navegar a través de aguas cubiertas de hielo y crear vías navegables seguras para otras embarcaciones y barcos.] Parecía una bulliciosa ciudad sobre hielo.

Luego de varios días de viaje en el barco, a las 5:00 a.m. llegamos a la base Esperanza donde nos refugiaríamos durante las siguientes semanas. Al pisar tierra en la Antártida, me maravillé ante el panorama en escala de grises. Parecía una mezcla de cielo claro y mar oscuro que inspiró mi primera obra de arte.

Al instalarme en la base, me sorprendió la falta de alojamiento. Entre otro grupo y el nuestro, la base ofrecía muy pocas camas, así que ocupamos el gimnasio y extendimos ahí nuestros sacos de dormir. Busqué consuelo en una zona calentada, pero el calor pronto se disipó. A pesar de abrigarse y llevar sombrero, las gélidas temperaturas lo penetraron todo. Tuve que aprender a adaptarme a este cambio de clima.

Pronto descubrí que tareas simples como ir al baño exigían rutinas complejas. Por la noche, salía de mi saco de dormir, me vestía con ropa abrigada, caminaba hasta el baño de la escuela, regresaba, me desnudaba y me acomodaba de vuelta en la cama.

Me enfrenté al miedo y al riesgo, pero el paisaje influyó en mi arte mientras capturaba momentos impresionantes.

Explorar la Antártida presentaba riesgos claros. Me aseguré de salir solo en grupos y nunca perder de vista la base. Sin embargo, cada paisaje que tenía ante mí me producía emoción. La belleza pura de la Antártida superó todas mis expectativas.

En ocasiones, los glaciólogos que recogían muestras me invitaban a unirme a sus expediciones. Escalando las estribaciones del glaciar, nos pusimos grampones con púas para atravesar el terreno helado. Caminando junto al líder del grupo, aprendí la importancia de avanzar en una sola línea para evitar posibles accidentes. Me di cuenta del nivel de peligro durante estos viajes, pero lo sentí como el comienzo de una aventura.

Se avecinaban situaciones peligrosas, como un bote de goma que se hunde en medio del mar, y sentí un miedo creciente. A pesar de mi angustia, sentí una fuerza impulsora para seguir adelante. Los paisajes áridos, las montañas nevadas y el musgo costero de la Antártida me deleitaron. Absorbí toda la información que aprendí y apunté a capturar momentos como la sensación del frío cortante y la observación de la vida silvestre. Adopté la iluminación única y busqué crear arte figurativo, aquel en el que el tema es reconocible en el mundo real.

Pronto descubrí otra inspiración: la lluvia constante e inesperada. En la Antártida, el calor transformó la nieve en lluvia, revelando el impacto del cambio climático. Ser testigo del aumento de la humedad que fomentaba el crecimiento del musgo me llevó a mezclar el color verde en mi trabajo, que simboliza el paisaje cambiante.

Llevar experiencias de la Antártida a una audiencia más amplia en todo el mundo

Un día, en lo que llamamos el séptimo punto,[seven kilometers from base] científicos de la Universidad de La Plata estudiaron minerales, fauna como focas y pingüinos y fuentes de alimento. Comencé a acercarme al grupo mientras recogían muestras de un elefante marino, cuando de repente otro elefante marino que se acercaba nos sobresaltó.

Esta experiencia me inspiró. Quería comenzar a crear conciencia sobre la importancia de armonizar nuestro trabajo con la naturaleza, y lo hice intercalando la inteligencia emocional en mi arte. Representar el impacto emocional que los cambios climáticos tienen tanto en los paisajes como en las formas de vida se convirtió en mi principal objetivo.

Ahora, casi dos décadas después, mis obras están siendo reconocidas por su impacto. En una reciente visita a Buenos Aires, la Jefa de Cultura del Instituto Antártico Búlgaro, Gergana Lapteva, me invitó inesperadamente a presentar una exposición retrospectiva en Bulgaria. La exposición conmemoraría los 30 años de alianza entre Argentina y Bulgaria y contaría con una colección de 30 piezas.

Establecimos una conexión con la galería y finalizamos el proyecto con un acuerdo de venta, dejando allí cuatro piezas en exhibición. El palpable deleite de quienes asistieron y la increíble recepción de mi trabajo fueron intensamente gratificantes. Durante la visita, el embajador de Argentina en Bulgaria nos recibió gentilmente, lo que inició una conversación sobre la traducción de mi libro Al Sur del Sur, mi Antártida al búlgaro.

Otras conversaciones con la embajada de Argentina en París, facilitadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores, revelaron un entusiasmo por crear una exposición allí el próximo año y traducir el libro al francés. Mientras experimento esta nueva alegría, arraigada en mis experiencias en la Antártida, tengo un nuevo objetivo: replicar mi expedición, esta vez en el Polo Norte, y unir los dos extremos polares en un esfuerzo artístico singular.

Todas las fotos cortesía de Alberto Morales.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado