fbpx

Nuevo documental explora asesinato sin resolver de Octavio Romero: Militar asesinado tras solicitar licencia de matrimonio entre personas del mismo sexo .

Todavía no puedo decir quién lo mató ese fatídico día de 2011, ni por qué. Cuando encontraron su cuerpo en el río -precisamente el lugar del que le encargaron ocuparse- comenzó el misterio de su muerte.

  • 3 meses ago
  • noviembre 24, 2023
8 min read
Octavio Romero and Gabriel Gesrbach became engaged and Octavio was set to be the first military man in Argentina to marry a same-sex partner under the marriage equality law, but he was found murdered shortly after requesting permission from his superiors. Octavio Romero and Gabriel Gesrbach became engaged and Octavio was set to be the first military man in Argentina to marry a same-sex partner under the marriage equality law, but he was found murdered shortly after requesting permission from his superiors. | Photo courtesy of
Journalist’s Notes
PROTAGONISTA
Gabriel Gesrbach es un taxista que vive en Buenos Aires, Argentina. Su pareja del mismo sexo durante 12 años, Octavio Romero, fue brutalmente asesinado en Argentina luego de solicitar permiso para casarse con Gabriel. El caso sigue sin resolverse, pero la lucha de Gabriel por justicia llegó hasta la Asociación Civil ACIJ y la Fundación Igualdad, llegando finalmente hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La incesante búsqueda de Gabriel llevó a un acuerdo en 2022 entre el Estado argentino y la CIDH, reconociendo el papel de esta última al identificar que el caso no cumplía con los estándares internacionales para crímenes contra la comunidad LGBTQ+. Gabriel continúa luchando por la justicia y llevando a cabo medidas para crear una sociedad más equitativa en Argentina para los miembros homosexuales del ejército.
CONTEXTO
El Documental La Imperdonable Alegría: El Caso Octavio Romero, surgió como resultado del acuerdo entre Argentina y la CIDH. El documental no sólo honra la memoria de Octavio, sino que cuenta la historia de la búsqueda de justicia en su asesinato, el papel del periodismo en el proceso, la homofobia en las fuerzas de seguridad, las fallas de la ley y la participación decisiva de la comunidad LGBTQ+. Un informe realizado por la CIDH sobre actos de violencia contra personas LGBTQ+ entre 2013 y 2014 establece que hubo 770 actos de violencia y 594 personas LGBTQ+ o percibidas como LGBTQ+ asesinadas. Muchos casos no se denuncian por temor a represalias ni son cubiertos por los medios de comunicación en Argentina.

BUENOS AIRES, Argentina ꟷ El viernes 17 de junio de 2011, a las 7:00 horas, un detective de homicidios vestido de civil me llevó a la comisaría para interrogarme sobre la desaparición de mi compañero Octavio Romero. Mi novio de 12 años llevaba seis días desaparecido Me senté pacientemente en la sala de espera para que regresara el oficial cuando un titular de noticias en la pantalla del televisor anunció el descubrimiento de un cuerpo. Mostraron imágenes del Río de la Plata en un suburbio de Buenos Aires. Agentes uniformados se presentaron en el lugar y el titular anunciaba una palabra perturbadora: asesinato.

Todo el tiempo que conocí a Octavio, trabajó como suboficial en Control de Gestión de la Prefectura Naval Argentina, una rama del ejército encargada de proteger los ríos y el territorio marítimo del país. Ocupó un cargo de gran responsabilidad. Sentado en la comisaría, no tenía idea de si las noticias que aparecían en la pantalla del televisor apuntaban a mi novio, y nadie lo confirmó. Incluso los jefes de Octavio se callaron.

Lea más historias de sexo y género de Orato World Media.

En el último momento llamé a uno de los compañeros de Octavio a quien llegue a conocer. Este amigo confirmó la noticia que temía escuchar: Encontraron el cuerpo desnudo y desfigurado de Octavio en el río. Tenía algo de alcohol en la sangre, agua en los pulmones y múltiples golpes en la cabeza. Todo sucedió después de que Octavio solicitara una licencia de matrimonio entre personas del mismo sexo. Se convertiría en el primer militar argentino en acogerse a la ley Número 26.618 del 2010 para el matrimonio igualitario.

Conociendo al amor de mi vida

En un club nocturno en 1999, una amiga me señaló a un joven que bailaba en una plataforma y dijo: “¡Ese chico es tan lindo!”. Me acerqué a Octavio de parte de mi amiga y me sorprendió cuando me dijo: “No me gusta ella. Me gustas tu.” Compartimos un trago y nos volvimos a ver al día siguiente.

Octavio y yo nos conocimos mientras la lluvia caía a nuestro alrededor, y antes de irnos, compartimos un beso apasionado. Ese hermoso momento marcó el inicio de nuestra increíble historia de amor. Mientras nos estábamos conociendo, Octavio ocultó información sobre su trabajo en el ejército pero finalmente me confió a qué se dedicaba.

En el transcurso de nuestros 12 años juntos, Octavio rebosaba un fuerte deseo de explorar el mundo. Estudió constantemente e hizo todos los esfuerzos en su vida para evolucionar como persona. Viajamos a Brasil y Europa, y caminamos por las calles de París. Cada vez que salíamos de Argentina, él pasaba por un intenso proceso con los militares.

Pedía permiso a las autoridades y anunciaba sus destinos de viaje, proporcionando toda la información de contacto como si el ejército fuera su padre, siguiendo cada uno de sus movimientos. Era tedioso Después de pasar tantos años juntos en una relación, siempre asumí que los militares sabían que éramos pareja. Pensaba poco en eso. Cuando decidimos casarnos bajo la nueva ley de matrimonio igualitario de Argentina, Octavio le pidió la mano a mi madre. Representamos el primer caso de una pareja del mismo sexo afiliada al ejército que dio ese paso crítico.

Las autoridades perdieron dos años investigándome mientras el asesinato de Octavio seguía sin resolverse

Un día Octavio me reveló que alguien amenazaba su vida. Incluso llegaron a escribir insultos en la pared del baño. Octavio, fiel servidor de los militares, se mantuvo reservado y se negó a decir quién lo había amenazado. Sin embargo, el costo psicológico resultó inmenso. Octavio empezó a sufrir una pesadilla recurrente. En este sueño, se estaba ahogando y se despertaba con sangre en la boca.

Nunca imaginé que su sueño se haría realidad. El sábado 11 de junio de 2011, Octavio salió a una fiesta con amigos, a la que nunca llegó. Al día siguiente, estaba consumido en la angustia. Mi madre me escuchó mientras le compartía mis preocupaciones y me recomendó que presentara una denuncia de persona desaparecida. Fui a la estación, el mismo lugar que albergaba a los jefes de Octavio.

Octavio y Gabriel pasaron 12 años juntos como pareja, antes de que Octavio fuera asesinado. Planearon casarse | Foto cortesía de Canal Encuentro

Muy temprano, el lunes por la mañana, algunos de sus compañeros llamaron a las estaciones de televisión para difundir la noticia. Colocamos carteles por todo el barrio y publicamos información en las redes sociales. Toda la semana un terrible frente frío arrasó las calles.

Mientras continuaba la investigación, la policía llegó y allanó mi casa, registrando mi automóvil, cámaras, teléfonos celulares y computadoras. Mientras hurgaban en nuestras cosas, lo sentí como una forma de abuso. En aquellos primeros días, las autoridades parecían estar en mi contra. Se negaron a escuchar mis palabras y, aunque esperaba que la investigación avanzara rápidamente, fueron necesarios dos años para descartarme como sospechoso.

Me sentí desconcertado, incapaz de entender la causa de su preocupación. Enfocándose en mi perdieron un tiempo crucial. Frustrado por la falta de respuestas, me uní a familiares y amigos para marchar en protesta.. Llevé el caso a los medios, exigiendo justicia para Octavio.

Tras el fracaso de la justicia, la Corte Interamericana de Derechos Humanos intervino.

En 2015, un periodista llamado Franco Torchia recibió un informe titulado “Operación Oscar Delta Dignidad”. El documento detallaba el secuestro, tortura y asesinato de “Oscar”, quien presumimos era Octavio. Una copia del informe también llegó a los jueces del caso, pero los militares se negaron a hablar.

Detallaba un proceso llamado “submarino seco”, que consiste en sumergir la cabeza de la víctima en alcohol para emborracharla, una técnica utilizada para extraer información. Presionamos al tribunal para que investigara, pero retrasaron tanto el proceso que perdimos pruebas cruciales. Para entonces, los baños donde los perpetradores escribieron sus amenazas en la pared ya estaban pintados.

Los principales líderes por encima de Octavio fueron designados a puestos diferentes y parecía que todos se protegían entre si. A medida que aumentaban las irregularidades en el caso, acudimos a la Corte Interamericana de Derechos Humanos y finalmente, en 2022, se firmó un acuerdo ante la organización.. Argentina reconoció la falta de una investigación penal adecuada y la necesidad de una interferencia internacional.

En medio de este proceso comencé a recibir amenazas, al igual que algunos compañeros de Octavio. “Vas a terminar como Octavio”, amenazaron. Envalentonado por el proceso, les dije que hablaran. “Vayan a los medios, y hagan pública la situación”, exigí. No lo hicieron En cambio, los hombres que me amenazaban permanecieron ocultos.

¿Qué pasó con Octavio?

El caso sin resolver del asesinato de Octavio me deja con muchas preguntas. Sin embargo, de esta pesadilla surgieron algunas cosas buenas. Hoy en día, los militares ya no tienen que pedir permiso para casarse, como lo hacía Octavio.

Continuamos nuestra búsqueda de justicia, mientras trabajamos duro para la erradicación de la violencia, para que esto nunca le suceda a otra persona. Los abogados, la prensa y la comunidad en general han calificado claramente el asesinato de Octavio como un crimen de odio. Nos proponemos crear manuales de formación sobre diversidad para las escuelas militares.

Aún más increíble, este año, el jueves 28 de septiembre de 2023, Canal Encuentro (el canal educativo y cultural de Argentina) estrenó el documental La Imperdonable Alegría: El Caso Octavio Romero.

El día del estreno, una cacofonía de sentimientos me invadió. Usaron videos de Octavio cuando era niño y pude ver otra capa de quién era él en su juventud. Una hermosa persona con un gran corazón, mi prometido tenía un gran deseo de vivir una vida plena mientras compartía mensajes positivos con el mundo.

Todavía no puedo decir quién lo mató ese fatídico día de 2011, ni por qué. Cuando encontraron su cuerpo en el río -precisamente el lugar del que le encargaron ocuparse- comenzó el misterio de su muerte. ¿Fue odio, envidia o celos? ¿Pasó algo internamente de lo que no querían que hablara? Puede que nunca tenga las respuestas, pero hoy honro a Octavio trabajando para hacer de Argentina un lugar más seguro.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado