fbpx
service, Oleksandr Tereshchenko write a book about his experiences titled "Life After 16:30"
Yurii Velychko

Soldado ucraniano pierde brazos por ataque con granada, pero no su pasión por la vida

En un momento durante la lucha, vi una granada bajo mis pies. Traté de tirarla fuera de nuestra fortificación, pero explotó justo en mis manos, caí al suelo sabiendo que acababa de ocurrir lo irreparable. No podía sentir mis brazos, mi ojo derecho estaba lleno de sangre, mi labio inferior estaba destruido. No sentí ningún dolor, solo unas náuseas terribles por la pérdida de sangre.

Oleksandr Tereshchenko
protagonista
Oleksandr Tereshchenko es un veterano ucraniano de la guerra Rusia-Ucrania.

Antes de la agresión rusa, Oleksandr trabajaba como videógrafo. Se inscribió para ser soldado voluntariamente en 2014, pero en octubre de ese año recibió heridas graves durante el combate, lo que le provocó la pérdida de sus brazos y puso fin a su carrera militar.

De 2019 a 2021, Oleksandr se desempeñó como viceministro de Asuntos de Veteranos de Ucrania. Ahora trabaja como jefe del Departamento de Asuntos de Veteranos del Ayuntamiento de Mykolayiv.
contexto
Las manifestaciones del Euromaidán de Ucrania comenzaron en Kiev en noviembre de 2013. Los participantes protestaban por la corrupción generalizada del gobierno y la suspensión de la firma del Acuerdo de Asociación Unión Europea-Ucrania, que indicaba, en cambio, el deseo de una relación más estrecha con Rusia.

Aunque las protestas comenzaron pacíficamente, se convirtieron en violencia a principios de 2014, cuando las fuerzas de seguridad y la policía mataron a más de 100 manifestantes, en su mayoría civiles, durante varios días en febrero de ese año.
Inmediatamente después, Rusia ocupó Crimea, parte del territorio ucraniano. Unos meses después, en abril, se apoderaron del este del país.

Según las Naciones Unidas, unas 14.000 personas han muerto en la guerra, más de 3.000 de ellas civiles. Más de 1,5 millones han sido desplazados.
El comienzo de 2022 estuvo marcado por el aumento de las tensiones entre Rusia y Ucrania debido a que Putin llevó aproximadamente 130.000 soldados a la frontera entre los dos países.

DONETSK, Ucrania—Mi viaje para unirme a las fuerzas armadas ucranianas tomó meses.

Al no haber encontrado el coraje para ir a Kiev a participar en la revolución de Euromaidán en febrero de 2014, cuando comenzó la confrontación violenta, me sentí preocupado y avergonzado.

Después de la revolución, caminaba por la calle Instytutska de Kiev, pasando los retratos de los Cien Celestiales (los participantes de la Revolución Euromaidán asesinados por la policía y los agentes de seguridad). En esas fotos, jóvenes de la edad de mi hijo que dieron su vida por Ucrania, me devolvieron la mirada. Por el contrario, me sentía un activista flojo(una persona que aboga por el cambio por medios que implican poco esfuerzo, como expresar sus preocupaciones en las redes sociales).

Cuando Rusia anexó Crimea el 27 de febrero de 2014 y comenzó la ocupación de Donbas, me di cuenta de que si no podía vencer el miedo esta vez, dejaría de respetarme por completo.

Aún así, luché con mi decisión durante más de un mes. Inventé varias excusas: que ya no era joven (tenía 47 años en ese momento); que anteriormente había servido solo en la unidad de construcción de las fuerzas armadas y no tenía entrenamiento real como soldado; que la guerra puede terminar pronto sin mi participación. Sin embargo, las noticias del frente me devolvieron a ese momento en la calle Instytutska, evocando el mismo sufrimiento emocional.

Finalmente, decidí ir a la oficina de reclutamiento militar e informarles que estaba listo para unirme a las Fuerzas Armadas de Ucrania. Teniendo en cuenta mi edad y sin formación previa, me enviaron a casa y dijeron, “Te llamaremos”.

Y así lo hicieron, el 31 de julio de 2014.

Ver momentos de belleza en el infierno

Hubo algunos momentos positivos en la primera línea.

Una vez, cuando estaba estacionado en el aeródromo militar de Kramatorsk en la región de Donetsk, nos llamó la atención el dibujo de un niño adjunto dentro de un vehículo blindado, dejado por un miembro anterior de la tripulación. Encontramos una escritura apenas visible en la parte inferior de la imagen. Decía: “Soldado, si está viendo este dibujo, llame al número…”

Nuestro comandante llamó, y la abuela del niño que dibujó la imagen tomó el teléfono. Vivían en la ciudad de Mykolaiv, controlada por Ucrania, y estaban muy contentos de saber de nosotros. La anciana preguntó si necesitábamos algo y el niño dijo que haría más dibujos. Fue un momento muy conmovedor.

Aunque solo pedimos toallitas húmedas y café (y, por supuesto, más dibujos), recibimos un paquete grande con varias golosinas en más o menos una semana.

El segundo episodio de la guerra que me impresionó también sucedió en Kramatorsk, justo antes de nuestra rotación al aeropuerto de Donetsk (el lugar más volátil en ese momento). Era el 6 de octubre. Nuestro comandante de unidad nos puso en fila después del almuerzo y anunció que se necesitaban voluntarios en el aeropuerto de Donetsk. Éramos 40 en la unidad y todos estábamos de acuerdo.

Pero luego, los combatientes experimentados, que ya habían estado en el campo de batalla, prácticamente obligaron a salir de la línea a los soldados que tenían niños pequeños en casa. Por primera vez entendí el significado de la genuina camaradería.

La granada que cambió mi vida

Nuestra unidad llegó al aeropuerto de Donetsk la tarde del 14 de octubre de 2014. Cuando comenzaron los disparos, existía la amenaza de que el enemigo pudiera acercarse mucho a nuestra fortificación dentro del aeropuerto, entre las dos terminales, por lo que empezamos a disparar para evitar que se nos acercaran.

En un momento durante la lucha, vi una granada bajo mis pies. Aunque traté de tirarla fuera de nuestra fortificación, explotó justo en mis manos.

Caí al suelo sabiendo que acababa de ocurrir lo irreparable. No podía sentir mis brazos, mientras que mi ojo derecho estaba lleno de sangre y mi labio inferior estaba destruido. No había dolor, solo náuseas terribles debido a la pérdida de sangre.

Había estado extrañamente seguro de que nada malo me pasaría en la guerra, y el primer sentimiento que me golpeó fue la sorpresa de que algo había pasado. Mi mano derecha todavía colgaba de mis tendones, así que todavía esperaba que pudiera salvarse. Insinué a mis camaradas que me fusilaran, porque sin brazos no podría vivir.

Todo el camino al hospital—primero en el vehículo blindado, luego en ambulancia, luego en helicóptero—me sentí tan mal debido a la pérdida de sangre que lo único que quería era desmayarme lo antes posible.

Un  viaje difícil a la recuperación

El primer mes fue el más duro. Ni siquiera podía comer sin la ayuda de alguien.

Odio la impotencia, y estar en esta condición me enfureció. Antes de mis heridas, todo lo hacía solo y de una manera rápida y capaz; Me resultó muy difícil incluso explicar lo que necesitaba o cómo la gente podía ayudarme mejor.

Sin embargo, a pesar de todo, mi estado emocional nunca se deterioró. Lo atribuyo al enorme apoyo de mi familia y de las diferentes personas que vinieron al hospital todos los días para ayudarme y apoyarme.

Durante la hora pico en el metro, era un desafío sostenerme contra el techo con mi prótesis para no tropezar ni caerme. Al principio, la atención no deseada de los transeúntes o los pasajeros del transporte público me irritaba. Me parecía que una de cada dos personas me miraba fijamente, pensando que era un milagro que no me suicidara en mi situación.

Mi sueño sería que la gente no me notara en lo absoluto. Afortunadamente, desde mi primer viaje independiente al extranjero, dejé de prestar atención al interés de la gente en las calles.

Desde mis lesiones, he tratado de concentrarme no en el hecho de que había perdido mis brazos, sino exclusivamente en el aspecto técnico de mi nueva realidad: ¿qué podía hacer con lo que me quedaba?

Por ejemplo, inventé una forma de usar una venda deportiva elástica para comer o usar la tablet por mi cuenta. En el primer caso, solo había que sujetar una cuchara al vendaje, y en el segundo, un lápiz óptico.

Aprendiendo a prosperar sin brazos

Mi mayor avance ocurrió cuando me mudé a Kiev para trabajar en la Academia de Policía como subdirector de trabajo pedagógico. Me di cuenta de que solo podía exigir respeto y disciplina de mis subordinados y ser un líder efectivo cuando lo hacía sin ninguna ayuda.

Durante mi casi año de trabajo con la Academia, viví en Kiev con mi prima mayor Tetiana. Ella me ayudó en la casa y me apoyó en el trabajo. Una vez, tuvo que visitar de urgentemente a su padre enfermo durante dos semanas, le dije que vendría mi esposa, pero mentí. Solo quería quedarme solo y tratar de vivir de forma independiente.

Lo único que le pedí a mi prima por adelantado fue que me abrochara las camisas del uniforme, excepto los dos botones superiores. Cuando me preparaba para un día de trabajo, me ponía una camisa en la cabeza y luego le pedía a mi ayudante que me abrochara los dos botones superiores una vez que llegaba al trabajo. Por las noches conseguía desabrocharlos lo suficiente como para quitarme la camisa. También desarrollé una técnica para cerrar la cremallera de mis pantalones.

Tuve que levantarme 1.5-2 horas antes para prepararme, desayunar y cerrar la puerta sin niguna ayuda. Después del trabajo, visité la tienda local para comprar comida preparada, que calenté en el microondas.

Viví así durante dos semanas y nunca llegué tarde al trabajo. Nadie, excepto mi ayudante, sabía que me las arreglaba solo. En estas dos semanas de independencia forzada, aprendí cosas que no había logrado dominar durante tres años: a usar gotas para los ojos, hacer café, abrocharme el cinturón, abrir una puerta con llave en un porche oscuro. Sigo estando orgulloso de todo lo que logré durante este período.

Compartir un mensaje de resiliencia con otras personas que podrían estar luchando

Escribí un libro sobre mi experiencia llamado “La vida después de las 16:30” porque a las 4:30 p.m. Fue el momento en que esa granada explotó en mis manos.

Mi mensaje principal en el libro no es solo para aquellos compañeros que se encuentran luchando, sino también para las personas en circunstancias difíciles de la vida: nunca te rindas.

Siento que soy más útil e incluso más feliz ahora que antes de la guerra. Esta esperanza es lo que trato de transmitir en mi escritura.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Yuliia Rudenko is a journalist and social media manager at Euromaidan Press, a Ukrainian English-language journal. She covers human rights developments in Russia-occupied territories of Ukraine. Yuliia is an international law student in Kyiv. She dedicated her research to human rights, international humanitarian and criminal law.