fbpx

Bogotá atravesada por protestas

Viva la huelga nacional en Colombia desde adentro.

Ptotagonista
Álvaro Piedrahita es arquitecto tiene 34 años y vive en Bogotá, Colombia. Trabajó para varias empresas constructoras y dirigió sus propios negocios de arquitectura, pero la economía colombiana no era favorable. Después de dejar el país, regresó con la esperanza de ayudar a impulsar un cambio positivo.

Un firme creyente de la no violencia, Álvaro participó en el paro nacional colombiano y fue testigo de la brutal respuesta policial.
Contexto
El 28 de abril de 2021, estallaron protestas masivas en Colombia como respuesta a una reforma fiscal presentada al Congreso por el presidente. Estas protestas se produjeron después de un año en el que se redujeron drásticamente los ingresos de los hogares de clase media y baja en un país donde las tasas de pobreza alcanzaron el 42%.

Ya se habían realizado protestas masivas durante noviembre de 2019 en respuesta a la persecución y asesinato en curso de líderes comunitarios y excombatientes guerrilleros, las políticas ambientales y económicas, y la falta de avances del gobierno nacional en el establecimiento y cumplimiento de los acuerdos de paz firmados con el Guerrilleros de las FARC.

Estas protestas dejaron al menos 3 muertos y cientos de heridos tras una violenta represión por parte de las fuerzas policiales.

Las protestas estallaron nuevamente entre el 9 y el 21 de septiembre de 2020 en respuesta a la golpiza y asesinato del civil Javier Ordoñez a manos de la policía. En esta ocasión, 13 civiles murieron y 54 resultaron heridos por disparos. Más de 200 resultaron heridos por armas contundentes.

Los aislamientos implementados durante la pandemia por COVID-19 frenaron las protestas en las calles, pero el descontento nunca fue abordado.

La presentación de la reforma fiscal fue el detonante que desató la más reciente ola de violencia en las principales ciudades del país.

Como resultado de las protestas de 2021, el presidente Iván Duque retiró la propuesta tributaria y el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, renunció.

BOGOTÁ, Colombia – El 28 de abril de 2021, salí a las calles para ejercer mi derecho de protestar pacíficamente. Junto con otros ciudadanos, exigimos un cambio.

Mi gobierno respondió a nuestras demandas con gases lacrimógenos y disparos, pero no pudieron apagar mi voz ni mi esperanza.

Emigré de regreso a Colombia en enero para contribuir a una sociedad mejor y más igualitaria. Nunca imaginé que estos esfuerzos se convertirían en una amenaza para la vida.

A pesar de los problemas económicos de su país, el arquitecto colombiano decidió regresar para impulsar un cambio

Durante años, trabajé como arquitecto en la industria de la construcción en Colombia. En tres ocasiones, abrí mi propio negocio y en tres ocasiones tuve que cerrarlos. Las elevadas cargas fiscales y la economía inestable me empujaban constantemente al punto de partida. Finalmente, dejé Colombia en busca de oportunidades más estables.

Mi deseo de contribuir a mi país a través de mi trabajo como arquitecto se mantuvo intacto. Siempre quise adquirir nuevos conocimientos y volver a casa para ponerlos en práctica.

Cuando finalmente regresé a Colombia en enero de 2021, la situación general del país había empeorado. Después de un año de encierros debido a la pandemia y poco alivio del gobierno, sentí tensión en las calles.

El desempleo y la pobreza alcanzaron niveles incontrolables y hubo un sentimiento generalizado de desolación. La gente experimentó una total falta de empatía por parte del gobierno.

En abril, una reforma fiscal propuesta por el Poder Ejecutivo hizo que la gente saliera a las calles. La reforma impondría más cargas fiscales principalmente a las familias de clase media y baja que ya están asfixiadas por el empleo deficiente. Cuando la reforma llegó al Congreso, se desató el infierno.

El 28 de abril se inició la huelga general en Colombia, que se encontró de inmediato con una fuerte y violenta represión por parte de las fuerzas policiales nacionales.

Casi 28 millones de colombianos participaron de 31 días de protestas

El 28 de mayo, los ciudadanos comenzaron lo que sería un mes cargado de protestas ininterrumpidas. Lamentablemente, el número de víctimas aumentó y el mundo entero lo vio. El exceso de fuerza y ​​la brutalidad policial se mostraron a través de transmisiones en vivo de las redes sociales.

Creo en el poder de las protestas pacíficas, así que me uní a las manifestaciones ese día, esperando nada más que una muestra de descontento.

Los manifestantes se agruparon en varios puntos en la ciudad. Las reuniones masivas incluyeron música y exhibiciones culturales. Me reuní con mis amigos en el Monumento a Los Héroes, al norte de Bogotá.

Miles de manifestantes llenaron las calles que conducen al monumento y una enorme bandera colombiana colgó de un puente peatonal. El gran volumen de personas, y los cientos más que llegaban a cada minuto desde todas las direcciones, era increíble.

Nunca en mi vida había visto una demostración de esta clara. Mientras caminaba, me di cuenta de que no se veían fuerzas policiales. Anticipé una tarde de música y llamadas de cambio.

Mis expectativas cambiaron rápidamente mientras caminaba unas pocas cuadras para almorzar. Protegidos detrás de un edificio alargado que flanquea el Monumento a Los Héroes, al menos 100 policías esperaban. Con todo su equipo antidisturbios, algunos en motocicletas y vehículos blindados, estaban listos para asaltar el Monumento.

A pesar de un pueblo pacífico, la violencia policial estalla en Colombia. Los manifestantes siguen desaparecidos

A pesar de su persistente presencia, la tarde avanzó con una gran interrupción. La imagen de la policía, sin embargo, quedó grabada en mi mente.

A las 11:00 p.m., la mayoría de las bandas tocaban y las manifestaciones se iban despejando. Los primeros escuadrones de la policía aparecieron a ambos lados del monumento detrás del cual estuvieron durante todo el día. La vista intimidante del escuadrón antidisturbios provocó ira y animosidad entre los manifestantes aún presentes.

Los objetos empezaron a volar. No puedo decir quién o cómo comenzó, pero los objetos arrojados de un lado a otro provocaron fuertes explosiones, humo, gases lacrimógenos, gritos y la gente se dispersó en busca de refugio.

Las fuerzas policiales avanzaron en un movimiento de pinza, una maniobra militar donde las fuerzas atacan a ambos lados de una formación enemiga. El método atrapó a grupos de manifestantes en una pequeña plaza entre la estación de ómnibus de Los Héroes y el propio monumento.

Cuando la sensación de ardor del gas lacrimógeno se apoderó de mí, corrí hacia el oeste con la esperanza de escapar. Al hacerlo, perdí a mis amigos. Un sentimiento general de confusión e ira me invadió.

No sé cuántas personas quedaron atrapadas mientras yo escapé. No puedo decirles cuántos fueron detenidos esa noche, o siguen detenidos hoy, sin cargos en instalaciones de detención temporal.

Los informes de manifestantes desaparecidos aumentan a diario. Por suerte, no soy uno de esa lista. Aún así, quedan preguntas. ¿Por qué la policía atacó una reunión que terminaba de manera voluntaria y pacífica? ¿Quién les ordenó avanzar? ¿Esta respuesta del gobierno es adecuada y equivalente a las justificadas súplicas del pueblo?

En el pasado, cuando veía eventos como este en las noticias, dudaba que el gobierno o la fuerza policial pudieran ser tan crudos y despiadados. Hoy, veo que no necesitan provocación para enfrentar a los manifestantes con violencia.

Ellos sólo necesitan una orden de arriba.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Freelance journalist interested in investigative journalism, migration, armed conflict, political violence, peacebuilding, transitional justice, human rights and development. I have experience working in the field with communities affected by the armed conflict in Colombia, in the reconstruction of the memories of victims and survivors. Political scientist and doctor in Social Sciences. I live in Bogota.

marianadelgadobaron.com