fbpx
Prior to the Taliban takeover of Afghanistan, Muzhgan Hamraz was an assistant professor at Kabul University. She now fears for her life and her future. | Photo courtesy of Muzhgan Hamraz

Profesora afgana insta al mundo a defender los derechos de las mujeres

Muzhgan Hamraz
Protagonista
Muzhgan Hamraz trabajó como profesora asistente en la Universidad de Kabul. Ella arriesga su seguridad para hablar sobre la nueva realidad de las mujeres afganas bajo el régimen talibán.
Contexto
Los talibanes tomaron el control de Kabul el 15 de agosto y prometieron respetar los derechos de las mujeres y las minorías religiosas. Sin embargo, muchos activistas se muestran escépticos, dada su brutal historia de opresión.

Según algunas fuentes, más de la mitad de los profesores del país han dejado sus trabajos o planean hacerlo. Algunas escuelas han cerrado, las maestras fueron despedidas y se les ha pedido a las mujeres que no regresen a sus lugares de trabajo, cargos políticos o instituciones educativas. Incluso si las escuelas volvieran a abrir, se están erigiendo particiones en las aulas para dividir a los estudiantes por género, y las maestras no pueden enseñar a los estudiantes varones.

Abdul Baqi Haqqani, el ministro de educación designado por los talibanes, cuestionó recientemente la importancia de la educación superior, argumentando que los líderes talibanes han tenido éxito sin títulos académicos.

Los talibanes nombraron rector de la Universidad de Kabul a Muhammad Ashraf Ghairat, un licenciado en ciencias que ha justificado el asesinato de periodistas en el pasado. Reemplaza a Muhammad Osman Baburi, quien tiene un doctorado. Ghairat ha ordenado a las estudiantes que no regresen a la universidad hasta que se proporcione “un entorno islámico real”.

KABUL, Afganistán — Estaba en casa y planeaba asistir a mis clases nocturnas programadas en la Universidad de Kabul cuando escuché que los talibanes habían llegado a las puertas de la ciudad. Eso fue el 15 de agosto de 2021: el día más oscuro para mí y el resto de la generación educada en Afganistán.

Perdí el control y caí al suelo. Las lágrimas se derramaron por mis mejillas. No lo podía creer; mi peor miedo se había hecho realidad. La idea de perder mi trabajo, estudios, libertad, derechos fundamentales y el futuro de Afganistán me estremeció.

Un regalo de pesadilla en Kabul

Los dos meses transcurridos desde entonces han sido una pesadilla.

Los talibanes gobiernan a través del miedo y la intimidación. Con el pretexto de imponer un régimen religioso estricto, relegan a las mujeres a ciudadanos de segundo grado similares a los esclavos.

Mi vida se siente sumergida en oscuridad. Vivo con el constante temor de que me obliguen a contraer matrimonio concertado con un combatiente talibán. Se siente como si no pudiera respirar — sufro cada minuto y rara vez puedo aventurarme a salir. Según sus leyes, debo cubrirme de la cabeza a los pies, así que me visto con un burka.

Soy mujer, feminista y miembro del personal académico de la Universidad de Kabul. Luché por la igualdad de oportunidades y la reducción de la violencia contra las mujeres en mi país. Ésa es razón suficiente para que los talibanes me prohíban entrar en la universidad. Han destruido mi identidad.

Me siento inútil, indefensa y humillada. Los talibanes han destruido brutalmente 20 años de derechos educativos, sociales y políticos.

La educación está paralizada

Los talibanes habían dicho que permitirían la reapertura de las escuelas y universidades. También afirmaron que las profesoras y estudiantes reanudarían sus estudios en la universidad.

En realidad, los talibanes prohibieron a las mujeres enseñar o estudiar en universidades públicas hasta que pudieran ser segregadas de los estudiantes varones. Luego prohibieron por completo a las estudiantes, profesoras y administradoras del campus. Me temo que la verdadera intención de los talibanes es mantener perpetuamente a las mujeres alejadas de la escuela y negarles sus derechos como se hizo en los años noventa.

El mes pasado, rechazaron a estudiantes de ambos sexos de la Universidad de Kabul. Los talibanes suspendieron todas las clases y solo han permitido que el personal masculino trabaje en tareas de investigación o de oficina.

Como profesora asistente en la Universidad de Kabul, visité Estados Unidos, India, China, Irán y Pakistán y adquirí una experiencia envidiable. Cuando hablé de mi país, me sentí honrada y agradecida.

Pero ahora no tengo esperanzas, deseos ni inspiración. Me siento muerta. Los talibanes han robado el propósito de mi vida y me temo que me quedaré encerrada en mi casa y enfrentaré esta discriminación sistémica para siempre.

Estaba en el último semestre de mi programa de maestría en estudios de género y mujeres. Tenía grandes planes para mi futuro, pero ahora no sé cuándo ni si me volverán a abrir las puertas.

Hace unos días pude visitar la Universidad de Kabul con un pretexto personal. El inquietante silencio se sintió trágico. No había mujeres. Los combatientes talibanes armados patrullaban la puerta principal y amenazaban a los estudiantes que querían entrar.

Perdiendo la esperanza en el futuro

A pesar de lo que dicen, estoy seguro de que la ideología y las políticas de los talibanes no han cambiado. Nunca permitirán que las mujeres afganas desempeñen ningún papel en la formulación de políticas o en puestos de liderazgo.

En las últimas dos décadas, pudimos soñar. Podríamos convertirnos en médicos, profesores universitarios, dueñas de negocios. Podríamos conducir, competir en deportes, representar a nuestro país en el parlamento. Ahora, todo eso se ha ido.

Estoy en el radar de los talibanes y he recibido mensajes amenazantes. No estoy a salvo. Sin embargo, me quedo quieta.

Mientras veo que mi título, mi educación y mi libertad se van por el desagüe, insto al mundo a que levante un dedo antes de que sea demasiado tarde.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.