fbpx
Javelin thrower Neeraj Chopra made history in the Tokyo Olympics by earning India's first gold medal in athletics. | Screenshot courtesy of

Lanzador de jabalina de la India hace historia en los Juegos Olímpicos de Tokio

En la cima del podio con la medalla de oro alrededor de mi cuello y la bandera de la India levantada sobre mí, sentí una emoción inexplicable.

Neeraj Chopra
Protagonista
Neeraj Chopra, de 23 años, es el primer atleta de pista y campo en ganar una medalla de oro para India en los Juegos Olímpicos.

Chopra es un oficial subalterno del Ejército de la India e hizo su primera marca en el atletismo internacional en 2016, estableciendo un récord mundial de lanzamiento de jabalina en el Campeonato Mundial de Atletismo sub-20. Dos años más tarde, se convirtió en el primer atleta indio en ganar el oro de jabalina en los Juegos Asiáticos y los Juegos de la Commonwealth.

El respaldo del Ejército contribuyó sustancialmente a su éxito, ya que le garantizaron que pudiera entrenar. El primer entrenador de Chopra fue Naib Subedar Kashinath Naik, ganador de la medalla de bronce de los Juegos de la Commonwealth. Más tarde, fue entrenado por el legendario jabalinista alemán Uwe Hohn.
Contexto
El lanzamiento de jabalina ha sido durante mucho tiempo parte de los Juegos Olímpicos, en la antigüedad como parte del pentatlón y como un evento individual en los Juegos modernos desde 1908 para hombres y 1927 para mujeres.

Con el oro obtenido por Chopra en los Juegos Olímpicos de Tokio, India acumuló su mejor marca en el medallero con siete victorias y contribuyó a un resurgimiento del orgullo nacional en medio de los estragos de la COVID-19.

Las únicas medallas de atletismo de la India llegaron en 1900: dos de plata ganadas por Norman Pritchard, hijo de una familia colonial británica. El país ha ganado un número récord de medallas de oro en equipos de hockey sobre césped masculino, y Abhinav Bindra ganó la otra medalla de oro individual del país por tiro con rifle de aire en 2008.

Nueva Delhi, INDIA – En los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, cargué con el peso de las expectativas de mi país. Ningún indio había ganado una medalla de oro olímpica en atletismo (pista y campo, carreras en carretera y carreras de marcha).

El sueño había sido difícil de alcanzar desde que llegué a Tokio. La noche antes de la final, me quedé dormido a la medianoche y me desperté a las 5 a.m. Sabía que era el día más importante de mi carrera deportiva. Pensaba en cómo sería el estadio olímpico, si mi rendimiento y mi forma física estarían a la altura de las circunstancias.

Las luces apuntaron hacia mi

Finalmente, llegó el momento de competir. Sólo un puñado de oficiales y entrenadores estuvieron presentes en el estadio debido a la pandemia de COVID-19. Sin embargo, millones de personas en casa miraban y esperaban ansiosamente escuchar el himno nacional indio en los juegos y esas tres palabras importantes: atletismo, oro, India.

Fantaseaba con la idea de conseguir la medalla de oro. Con mi jabalina en la mano, me paré en la pista y me concentré en el lanzamiento.

Años de entrenamiento de fuerza, de perfeccionamiento y de concentración mental me habían ayudado a alcanzar nuevas marcas. Estaba seguro de que haría un lanzamiento casi perfecto y ganaría la presea.

Por un momento, pensé en mi ronda de clasificación. Lancé una distancia de 86,65 metros en mi primer intento: 3,15 metros por encima de la marca de calificación. Mi primer lanzamiento ahora sería crítico. Si hiciera un lanzamiento excelente, mis competidores sentirían la presión.

La jabalina salió de mi mano y pensé que había tocado la marca de los 82 metros. Las emociones me abrumaron cuando vi que alcanzaba los 86,48 metros.

Me acerqué para mi segundo lanzamiento. Con el récord olímpico de 90,57 metros en mi mente, lancé con toda mi potencia y velocidad.

Cuando lanzo, inmediatamente sé lo bien o mal que lo he hecho, por la forma en que mi esfuerzo, ritmo y técnica se unen en el lanzamiento de la jabalina. En el momento en que esta dejó mi mano esta vez, supe que había ganado el oro.

Lancé 87,58 metros. Aunque no alcanzó mi mejor marca personal de 88,06 metros, había logrado mi mayor sueño.

No miré la jabalina ni una sola vez después de ese lanzamiento; me di la vuelta inmediatamente y comencé a celebrar.

Un viaje sinuoso hacia la victoria en Tokio

En la cima del podio con la medalla de oro alrededor de mi cuello y la bandera de la India levantada sobre mí, sentí una emoción inexplicable.

El momento me parecía surrealista: era mi primera medalla olímpica y el primer oro de la India en atletismo. Los lanzadores de jabalina ya no estarían más a la sombra de otros medallistas de oro indios como los de hockey y tiro.

En 2019, el futuro de Chopra como lanzador se enfrentó a un difícil obstáculo después de una lesión en el codo que podría poner fin a su carrera | Foto cortesía de Neeraj Chopra

Me declararon el mejor del mundo. Me tomó un tiempo asimilarlo. Cuando un periodista me preguntó, ‘¿Qué se siente?’ Le dije: ‘¡Todavía no entiendo qué está pasando!’.

El momento me recordó mis humildes comienzos, creciendo en una familia de agricultores. En lugar de actualizar nuestra casa familiar, mis padres canalizaron sus modestos recursos en cumplir mi sueño.

Yo también me sacrifiqué: viajé muchas millas para entrenar y soporté de pie bajo el sol agobiante durante largas horas mientras esperaba el autobús. Cuando no tenía dinero para el boleto de regreso, caminaba o pedía a extraños que me acercaran a mi casa. Además, me fui del hogar de mis padres cuando era adolescente con el fin de entrenar en un centro de atletismo ubicado a muchas horas de distancia.

Todo por lo que había trabajado parecía estar en riesgo en abril de 2019, cuando sufrí una lesión importante en el codo derecho: El dolor era insoportable, perdí la fuerza, el movimiento de las articulaciones y la capacidad de lanzar. Luego de la cirugía, la rehabilitación y el entrenamiento, la pandemia en 2020 me llenó de incertidumbre. No sabía si podría ir a los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, allí estaba yo, en Tokio, con el himno nacional indio sonando por los altavoces. Apreciaré ese momento para siempre.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.