fbpx
Rica Aquino is both a professional boxer and a violinist
Rica Aquino is both a professional boxer and a violinist | Photo Courtesy of George Buid

Una violinista filipina cambia las cuerdas por los guantes de boxeo

Tocaba el violín profesionalmente en la prestigiosa Orquesta Sinfónica de Manila, una de las más antiguas de Asia. Sin embargo, llegó un momento en que necesitaba un cambio. Anhelando algo diferente, dejé la orquesta y empecé a explorar el mundo de los deportes de lucha.

Rica Aquino
Interview Subject
Rica Aquino is both a professional boxer and a violinist. She used to play violin for the Manila Symphony Orchestra. Now, she is a freelance violinist who sometimes performs for Philippine Philharmonic Orchestra events and runs her own music school. She also dedicates most of her time to boxing. She loves the sport and apart from being a professional female boxer, she is a sports commentator and boxing promoter. She just won her Bantamweight title on August 7, 2022.
Background Information
The Association of Boxing Alliances in the Philippines serves as the governing body for amateur boxing in the country. According to a 2021 article, boxing is the second most popular sport in the Philippines next to basketball. Boxers from the Philippines – both male and female – have achieved international recognition. In fact, “eight of the country’s 14 total medals have come in boxing, dating back to José Villanueva’s bronze in the men’s bantamweight category at the 1932 Games.”

CIUDAD DE PARANAQUE, Filipinas – Me encanta la emoción, el entusiasmo y la competición física que suponen los deportes de lucha, especialmente el boxeo. El aspecto visceral de utilizar todas mis habilidades físicas y mentales me cautiva. Sin embargo, no siempre fue así. Antes de boxear, tocaba el violín.

La violinista profesional de la sinfónica da rienda suelta a su guerrera interior

De pequeña, mi madre me anotó a clases de violín. Artista por derecho propio, quería que aprendiera el arte a través de la música. Aunque es un instrumento técnicamente difícil, pronto aprendí a crear música hermosa con el violín.

Tardé mucho tiempo en enamorarme del instrumento. Mi instructor en la universidad me enseñó a amar el violín de una manera más profunda y significativa. Tocaba el violín profesionalmente en la prestigiosa Orquesta Sinfónica de Manila, una de las orquestas más antiguas de Asia. Sin embargo, llegó un momento en que necesitaba un cambio.

Anhelando algo diferente, dejé la orquesta y empecé a explorar el mundo de los deportes de lucha. Primero me hice luchador de Muay Thai, lo que me llevó a las Artes Marciales Mixtas (MMA). Me entrené con el mejor equipo de MMA de Filipinas.

Finalmente, la entrenadora Florence Ferrer me descubrió mientras entrenaba con púgiles masculinos. La entrenadora Ferrer se acercó a mí y me preguntó si quería convertirme en boxeador profesional.

El combate de boxeo de Rica Aquino el 7 de agosto de 2022 | Foto cortesía de George Buid

Elegí el boxeo por auténtico amor e interés; sentí que podía tener éxito. Soy medio Igorot. Los Igorot son un pueblo indígena que vive en las montañas del norte de Luzón, conocido por sus guerras y la caza de cabezas. Mis atributos físicos proceden de la fuerza y el poder naturales del pueblo igorot. Además de mis habilidades físicas naturales, trabajo duro y tengo poco miedo cuando se trata de intercambiar golpes con otro luchador. Me baso en mi ascendencia guerrera para triunfar.

La emoción del trabajo duro y la práctica, en pos de conseguir algo muy difícil, me motiva en los deportes de combate. Veo similitudes con aprender a tocar el violín. Al igual que perfeccionar mi habilidad para tocar, el boxeo requiere fortaleza mental y dedicación. Hay que comprometerse por completo.

La lucha de ser una boxeadora en Filipinas

Pocas mujeres boxean en Filipinas, por lo que conseguir combates resultó todo un reto. No pude conseguir combates en mi categoría de peso ni en mi nivel de habilidad. Al principio, como boxeadora debutante, muchos de mis combates fueron cancelados. También tuve problemas para conseguir patrocinio, un problema legítimo para muchas boxeadoras filipinas.

Como boxeador, sacrifico mi sangre y mi sudor para estar en el ring. Sin embargo, al final del día, me falta el apoyo de personas o empresas. A pesar de estos retos, mi amor por este deporte me hace seguir luchando. Nunca se puede dominar del todo el boxeo, así que se convierte en un proceso de aprendizaje permanente.

Mi combate más reciente, celebrado el 7 de agosto de 2022, se produjo después de no competir durante tres años. Luché en la división de peso gallo. No me sentí al cien por cien durante el combate porque no es mi categoría de peso natural. Aunque no estoy satisfecho con mi actuación, gané. Esta compra me acerca a mi sueño de convertirme en campeón.

Rica Aquino (derecha) ganó el combate del peso gallo en el polideportivo Elorde el 7 de agosto de 2022, su primer combate desde el inicio de la pandemia | Foto cortesía de George Buid

Mantengo el objetivo de luchar contra los mejores competidores de mi división y conseguir victorias ganadas con esfuerzo. No me conformo con las victorias en bandeja de plata. En los próximos meses, tengo la intención de trabajar duro y entrenar con mi entrenador y mi compañero de equipo, Lito Dante, que es el nuevo campeón de la WBF. Tengo que centrarme en las áreas de mejora.

Más allá de los campeonatos para formar a los futuros boxeadores

Como boxeador, me esfuerzo por ser el campeón, pero la profesión es mucho más que pelear. La gente se pone en contacto conmigo en las redes sociales, y en mi comunidad hay niños que quieren aprender a boxear. Tengo la responsabilidad social de devolver algo. Para ello, enseño boxeo a los “becarios” [niños del pueblo de Dagohoy, cerca de la Universidad de Filipinas].

Por las mañanas, trabajo con ellos en la UP, corriendo y haciendo sprints. El proyecto, actualmente en fase experimental, podría ser una oportunidad a largo plazo. Además de mi propio entrenamiento y del trabajo con los becarios, hago trabajos de promoción para Lito Dante, y actúo como comentarista de boxeo. También enseño violín y doy clases de música a los niños Igorot de forma gratuita como parte del Proyecto Montanyosa.

Cambiando las cuerdas por los guantes de boxeo | Foto cortesía de George Buid

En mi carrera hago lo que más me gusta: practicar el boxeo, hablar de boxeo y analizar el boxeo. Me esfuerzo por ser objetivo y hablar de otros boxeadores de forma justa porque sé lo duro que es estar en el ring. Estos boxeadores se merecen un reconocimiento por su duro trabajo.

Ver a las boxeadoras profesionales que también son comentaristas, como Seniesa Estrada, me emociona y sé que mi carrera seguirá evolucionando. Hay mucho que aprender, y soy más feliz cuando aprendo y me reto constantemente.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

George Buid is an independent photographer and journalist based in Metro Manila, Philippines. His work has been published in Stern Crime, Transcontinental Times, InterAksyon, and Deutsche Welle news. He also contributes to the news wire Zuma Press. In addition to writing journalism, George is a self-taught photographer who started his photojournalism career and visual documentary storytelling in 2014. He focuses on capturing stories of everyday individuals, communities, and culture. Occassionally, he also covers science, history, sports, politics, art, and human interest.