fbpx

Su sueño de toda la vida de hacer paracaidismo finalmente se hizo realidad a los 96 años: «¡Sentí el viento golpear mi cara y salté!»

Caer se sintió mágico. Como una bala, la velocidad envolvió todo mi cuerpo. Al principio solo vi blanco mientras pasábamos entre nubes, luego el cielo azul intenso se abrió mientras disfrutaba de 30 inolvidables segundos de caída libre. Me invadió una profunda sensación de paz y me sentí más vivo que nunca.

  • 5 meses ago
  • febrero 5, 2024
6 min read
journalist’s notes
Protagonista
José «Coco» Giusti, un animoso hombre de 96 años, recientemente experimentó el paracaidismo en Alta Gracia, acompañado de su nieto Lucas Giusti. Reconocida como la peluquera más antigua de Villa María, Coco vivió una vida versátil. Disfrutaba de todo, desde la carpintería hasta tocar el bandoneón. Desde que falleció su esposa hace siete años, el nieto de Coco, Lucas, se ha convertido en su compañero de viaje, animándolo a hacer todas las cosas que soñaba.
contexto
Viajar ofrece varios beneficios para la salud de las personas mayores. Más allá de las ventajas físicas que se obtienen mediante el ejercicio moderado, el acto de explorar nuevos lugares mejora el bienestar mental. El entorno desconocido capta la atención, rompe rutinas y reduce la ansiedad, la depresión, la soledad y el aislamiento social. Viajar se convierte en un viaje de autodescubrimiento, que proporciona nuevas perspectivas sobre la propia identidad y fomenta la gratitud por lo familiar. En última instancia, la acumulación de recuerdos nuevos y positivos durante los viajes contribuye a una mayor sensación de vitalidad y felicidad en las personas mayores. Para conocer más sobre las ventajas de viajar a una edad avanzada, visita este enlace.

CÓRDOBA, Argentina — En 2023, mi nieto Lucas me ayudó a cumplir dos sueños de toda la vida: visitar El Calafate en la Patagonia y hacer paracaidismo a los 96 años. Ese día tan especial, cuando se abrieron las puertas del avión y sentí el viento en la cara, fue mágico.

A mi edad no tengo planes de parar. Aunque a veces la nostalgia se apodera de mí, disfruto de una vida feliz, llena de experiencias únicas. Desde mi pequeña ciudad natal en Argentina, armado con buena salud y una voluntad a prueba de balas, espero con ansias lo que la vida nos depara a Lucas y a mí.

Lea más historias de viajes y aventuras en Orato World Media.

Mi esposa y yo soñamos con Calafate, pero ella falleció antes de que llegáramos.

Si bien mi educación formal terminó en la escuela primaria, la vida me enseñó muchas lecciones importantes. Trabajador incansable, desempeñé muchas funciones, desde vender frutas y verduras hasta colocar ladrillos. Durante 61 años me peiné y por un tiempo toqué el bandoneón. [A bandoneon looks like an accordion but does not include the piano-like keyboard.]

Finalmente vendí ese bandoneón, junto con una pequeña motocicleta, y compré una casa para mi novia. Todavía vivo en esa casa hoy. Los fines de semana dieron un giro emocionante cuando uno de mis clientes, propietario de un avión pequeño, nos invitó a mi esposa y a mí a dar un paseo.

Mi historia de amor por volar comenzó y cada vez que miraba por la pequeña ventanilla del avión, soñaba con saltar al cielo abierto. Me imaginé el viento en la cara y el cuerpo mientras descendía como una pluma.

Pasaron los años y guardé ese sueño sin contárselo a nadie, ni siquiera a mi esposa. Rosita y yo comenzamos a hacer viajes por carretera por todo el país en nuestro pequeño automóvil, disfrutando del aire libre y la libertad que sentíamos al viajar. Ella no solo fue mi compañera en la vida, sino también mi copiloto mientras recorríamos nuestras rutas.

Después de estar casados ​​durante 65 años, a Rosita y a mí nos quedaba un destino en nuestra lista de deseos. Queríamos viajar al Calafate en la Patagonia. Por una razón u otra nunca lo logramos y luego, hace siete años, Rosita murió. Si bien perdí a mi pareja para siempre, las aventuras que ella y yo compartimos las sentí como un tesoro dentro de mi corazón.

Mi nieto Lucas se convirtió en mi nuevo compañero de viaje.

Después de la muerte de Rosita, mi nieto Lucas empezó a visitarme con más frecuencia. Compartimos historias y disfrutamos de actividades juntos, pero nuestro principal interés era hacer viajes por la sierra de Córdoba. En algún momento del camino, mientras Lucas conducía su auto, le conté sobre el sueño de Rosita y mío de visitar el Calafate.

Lucas pisó el freno y detuvo abruptamente el auto. “Vamos”, afirmó. Una gran sonrisa cubrió mi rostro y me llenó de amor. Sentí una energía recorrer mi cuerpo y le dije a Lucas un sí entusiasta. Volvió a arrancar el auto y mientras conducíamos por la carretera, mi mente se llenó de reflexiones sobre Calafate, mi próximo destino, asomando en el horizonte.

Nos llevó unos meses a Lucas y a mí organizarlo todo y nuestras reuniones se llenaron de pura emoción. Cuando finalmente llegó el día, fue la primera vez que entré a un gran aeropuerto o abordé un avión comercial; Siempre habíamos volado en el pequeño avión privado de mi cliente.

Cuando me senté en mi asiento, los recuerdos de Rosita y de mí inundaron mi mente. Las lágrimas rodaron por mis mejillas mientras miraba por la ventana. Poco a poco sentí que el avión ganaba velocidad y se elevaba en el aire. Con total asombro, me sentí como una estrella de película.

Mientras Lucas y yo recorríamos el mágico paisaje de Calafate en la Patagonia, con sus aguas turquesas, imponentes glaciares y valles verdes, nos pareció un viaje único en la vida. Luego, en el avión de regreso a casa, sucedió algo extraordinario. Mientras volvía a mirar por la ventana, Lucas me miró y dijo: «Abuelo, ¿te gustaría saltar en paracaídas conmigo alguna vez?».

Lo miré fijamente con incredulidad. No tenía idea del sueño de mi vida de saltar de un avión. Nunca se lo dije a nadie. “Eso es lo que te estás perdiendo, ¿verdad?”, preguntó. Lucas adivinó correctamente y cuando lo miré, simplemente respondí: «¡Creo que sí!». Allí mismo, en el avión, nos echamos a reír incontrolablemente.

Salté de un avión a los 96 años

Meses después de nuestra charla de regreso a casa desde Calafate, Lucas me invitó a dar un paseo por la montaña. “Vamos a pasar por Alta Gracia”, me dijo, un pueblo cercano a donde yo vivía. “Quiero hacer paracaidismo”, dijo. «¿Vendrás conmigo?» Lucas me dijo que no podía negarme porque él ya había comprado las entradas, así que fuimos.

En el Aeroclub de Alta Gracia, los cuadros cubrían las paredes. Uno mostraba a un hombre que practicaba paracaidismo allí a los 93 años, estableciendo un récord para la instalación. Mientras miraba el artículo, pude ver el rostro de Lucas reflejándose a través del cristal.

Cuando me volví y lo miré, Lucas tenía lágrimas en los ojos. “Abuelo, si saltas de un avión a los 96 años, batirás el récord”, exclamó. Después de prepararnos, realizar algunas pruebas y dar instrucciones, el personal me puso el equipo. Subí al avión y sentí que comenzaba el lento ascenso.

Cuando llegamos a los 3.000 metros de altitud, el ruido parecía ensordecedor. El instructor me dio tres golpecitos en la espalda e hicimos contacto visual. Levanté el pulgar y la puerta del avión se abrió. ¡Sentí el viento golpear mi cara y salté!

Caer se sintió mágico. Como una bala, la velocidad envolvió todo mi cuerpo. Al principio solo vi blanco mientras pasábamos entre nubes, luego el cielo azul intenso se abrió mientras disfrutaba de 30 inolvidables segundos de caída libre. Me invadió una profunda sensación de paz y me sentí más vivo que nunca.

El paracaídas se abrió con un fuerte tirón y vi las verdes colinas y el extenso paisaje. Con el mundo a mis pies, todo parecía tan pequeño. Cuando llegué al suelo, la gente vitoreaba con los brazos en alto. Apenas podía creerlo.

Lucas corrió hacia mí y nos abrazamos. Mientras llorábamos, finalmente compartí mi confesión secreta con mi nieto: que siempre había querido saltar de un avión. Todos los días doy gracias por mi familia y espero con ansias mi próxima aventura con Lucas.

Todas las imágenes cortesía de Lucas Giusti.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado