fbpx

El ex modelo se enfrentaba a unos estándares corporales poco realistas: «Pasaba días sin comer nada para cumplir mi objetivo de peso»

Sentí un impulso repentino de ir al hospital. Así empezó mi camino hacia la recuperación, pero la curación nunca fue fácil. El mundo de la moda incluye un lado oscuro e inhumano que rara vez diseccionamos como sociedad. Mi objetivo es cambiar eso.

  • 8 meses ago
  • octubre 11, 2023
6 min read
PROTAGONISTA
Juan Manuel Arancibia empezó a desfilar a los 18 años. Rápidamente triunfó en el mundo de la moda, llegando a desfilar para prestigiosas marcas como Dior. A lo largo de su trayectoria, luchó mucho con problemas de imagen corporal y diversas adicciones y trastornos alimentarios. Cuando llegó a un punto bajo de su vida, buscó tratamiento médico en un centro de rehabilitación, lo que le salvó la vida. Hoy, a sus 33 años, se ha alejado de las pasarelas para seguir estudiando y llevar una vida más sana y feliz.
CONTEXTO
Las modelos de moda se enfrentan a menudo a exigencias explícitas de adelgazar o mantener un peso corporal extremadamente bajo. Estas exigencias proceden a menudo de agentes y diseñadores, que insisten en que un cuerpo muy delgado es la clave para ser contratada y esencial para caber en las diminutas tallas que suelen proporcionarse para los desfiles. Varios estudios recientes han detectado un aumento de la anorexia y la bulimia entre los hombres. Según un estudio de la Universidad de Harvard, una cuarta parte de las personas que padecen trastornos alimentarios, como anorexia, bulimia y atracones, son hombres, frente al 15% de 1990.

BUENOS AIRES, Argentina – Cuando empecé a desfilar en Europa para marcas como Christian Dior, me había hundido en una batalla contra la anorexia y la adicción. En fiestas y eventos, me drogaba para estar a la altura de los de mis círculos sociales y evitar los sentimientos que me producía la tensión de mi vida cotidiana. Las inseguridades me acosaban.

Al empezar mi carrera como modelo pesaba 65 kilos, pero los responsables querían que adelgazara antes de los desfiles. La presión empezó a agobiarme y recurrí a laxantes, diuréticos y a inhalar quemagrasas por la nariz para salir adelante. Pasaban días sin comer nada para cumplir mi objetivo de peso. Hice un enorme esfuerzo para ocultar mis adicciones. Mientras tanto, yo me moría por dentro.

Relacionados: Una influencer habla sobre su anorexia y su recuperación de los trastornos alimentarios (orato.world)

Modelo de moda entra en espiral de adicción y anorexia: toca fondo

Mis adicciones y comportamientos se apoderaron rápidamente de mi vida, y me sentí como un hombre que se ahoga, mirando hacia arriba desde debajo del agua, pero incapaz de alcanzar la superficie. Afrontar mis problemas y buscar ayuda parecía imposible. El día de un desfile de moda, mientras esperaba a que empezara la pasarela, apenas tenía fuerzas para mantenerme en pie. Se me hizo un nudo en el estómago mientras la ansiedad y el estrés consumían cada célula de mi cuerpo.

A veces, durante esos desfiles, sufría convulsiones que me aterrorizaban. Durante toda mi juventud, luché contra la baja autoestima y la dismorfia corporal. Nada de lo que conseguí como modelo me satisfizo ni resolvió esos problemas. Cuando tenía 18 años y trabajaba en la pasarela, poco a poco sentí que mi cuerpo se me iba de las manos, pero me negué a admitir que había tocado fondo hasta que fue casi demasiado tarde.

Un día, mientras luchaba por levantarme de la cama, me vi en el espejo. Ya no reconocía mi propia imagen. Me veía frágil y vacía. Una tristeza atravesó mi mirada y mi corazón se hizo pedazos. Me levanté despacio, sin dejar de mirar mi reflejo en el espejo, pensando: «Mi cuerpo ya no me pertenece».

Sentí un impulso repentino de ir al hospital. Así empezó mi camino hacia la recuperación, pero la curación nunca fue fácil. El mundo de la moda incluye un lado oscuro e inhumano que rara vez diseccionamos como sociedad. Mi objetivo es cambiar eso.

Surgió en mí la voluntad de ser más amable conmigo mismo y de desaprender mis hábitos negativos.

Pasé los dos años siguientes en una clínica de tratamiento para personas con adicciones y trastornos alimentarios. La rehabilitación transformó por completo mi vida. Cada día que pasaba en recuperación, mis ojos se abrían un poco más al daño que estos comportamientos causaban en mi cuerpo, en mi vida y en los que me rodeaban. A través de los programas y las actividades diarias de rehabilitación, empezó a formarse en mi mente una nueva perspectiva de la vida a medida que mi espíritu se elevaba.

Pronto sentí que todo encajaba. Surgió en mí la voluntad de ser más amable conmigo misma y de desaprender mis hábitos negativos. A medida que pasaban los días a lo largo de esos dos años, aprendí a disfrutar de la comida. Con cada bocado, nutría el cuerpo y lograba algo que antes creía imposible.

Relacionado: Hope Virgo luchó por su vida; hace campaña a favor de los trastornos alimentarios – Orato

Durante este tiempo, hice un esfuerzo consciente para dejar de compararme con los demás y de centrarme en las llamadas partes «negativas» de mí. Vi cómo mi verdadero yo emergía de entre las sombras de las partes falsas de mí que quedaron devastadas por la adicción y la inseguridad.

Todavía hoy me cuesta desprenderme de las críticas percibidas, pero ya no soy el adolescente pálido y enfermo que veía en el espejo en el apogeo de mi carrera como modelo. Cuando recuerdo cómo traté a aquel chico, una intensa tristeza me invade el corazón.

Con mis palabras de hoy, espero que otras personas que sufren como yo -que basan su valía en su imagen y sus logros en un sistema roto- busquen ayuda. Si mi testimonio puede motivar a otro ser humano a creer y buscar una salida de este agujero, a ser más amable consigo mismo y cambiar su vida, habré logrado mi mayor objetivo.

La industria de la moda impone a sus modelos expectativas corporales poco realistas

Apartarme de la industria de la moda durante mi recuperación me ayudó enormemente. Me ha dado una nueva perspectiva de la vida, porque mi mundo ya no gira en torno a normas superficiales y poco realistas. Creo firmemente que la moda debe transmitir bienestar y felicidad. No debe ni por un momento crear y defender normas sociales severas de apariencia que alienen a las personas entre sí y de sí mismas.

Los modelos están hechos para vender ropa mostrando confianza. Sin embargo, detrás de muchas de las sonrisas que se ven en la moda, la persona que tenemos delante se muere por encajar en los moldes que le han colocado. Miro hacia atrás y me doy cuenta de que perpetué una mentira para el público. Ese acto contribuye a generar más inseguridad, empañando la vida de la gente.

Relacionado: Despejar la niebla de la anorexia – Orato

Estas expectativas poco realistas crean obstáculos en la industria de la moda. Los modelos hacen todo lo posible por ajustarse a las normas que les imponen sus superiores. Demasiado seguido, nos matamos de hambre para hacerlo. Lo sé; lo viví. Rara vez resultaba atractivo para quienes contrataban modelos, a no ser que saliera espantosamente delgado en las fotos.

Hoy, no sólo estoy agradecido de estar vivo, sino que me mantengo firme en mi convicción de que la verdadera belleza viene de estar cómodo en tu propia piel.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado