fbpx

La Reina del Coco abre una tienda de dulces en el extranjero y hace realidad sus sueños chocolateros

Mi objetivo era que cada postre fuera extraordinario; crear chocolates con los que nada pudiera compararse. Pronto se convirtieron en los postres de chocolate más solicitados de la ciudad, y me aventuré como empresaria. De repente, heredé un nuevo apodo: Choco Belén.

Interview Subject
Venezuelan Belén Carrillo earned a degree in music and worked in the industry for many years, but from the age of seven she dabbled in confections with her mother who served as a pastry chef. She eventually gave up her career in music to follow in her mother’s footsteps. In Venezuela she became well known as Choco Belén for her incredible chocolate creations. After many years of being in her country and building her personal brand, the economic situation forced her to migrate to Colombia where she finally achieved her dream of opening a chocolate store.
Background Information
According to data from Migración Colombia for August 2021, the number of Venezuelan migrants in Colombia exceeded 1.84 million residents. The Colombian capital, Bogotá, has positioned as the department in Colombia with the highest number of Venezuelan migrants with 393,700 residents.

BOGOTÁ, Colombia ꟷ De niña, experimenté de primera mano la magia de la cocina. Con una madre que trabajaba como pastelera, el olor familiar de los dulces siempre llenaba el aire.

Queriendo perseguir mi propio destino, fui a la universidad a estudiar música y, durante años, dirigí coros infantiles en el sistema de orquestas venezolano. Siempre me interesó aportar sabor a la mesa, pero dudaba de mis capacidades. Para mi sorpresa, unos años más tarde, me convertí en pastelero.

De profesora de música a repostera, una mujer sigue los pasos de su madre

Como conocida pastelera, mi madre me transmitió su don cuando era pequeña. Recuerdo que hice mis primeros dulces a la tierna edad de siete años. A los 12, hice mis primeras ventas a un conocido restaurante de nuestra ciudad. Aunque lo veía como un hobby, me especialicé en bombones y cuando vi los resultados, me emocioné. El orgullo llenaba mi corazón, pero lo dejé a un lado para dedicarme a la música.

Lee otra historia de cocina en Orato World Media: El ganador de Baking Impossible de Netflix habla de la realidad entre bastidores

Seguí incursionando en el mundo de la repostería y desarrollé una clientela en mi ciudad que apreciaba todos y cada uno de los postres. Con el tiempo, sentí que había llegado el momento de dejar a un lado la música que tanto amaba para perseguir mi verdadero norte y seguir un nuevo sueño. Empecé a viajar y a aprender nuevas técnicas; a entregarme a lo que cariñosamente llamo “chocosueño” o mi “sueño choco”.

Mi objetivo era que cada postre fuera extraordinario; crear chocolates con los que nada pudiera compararse. Pronto se convirtieron en los postres de chocolate más solicitados de la ciudad, y me aventuré como empresaria. De repente, heredé un nuevo apodo: Choco Belén.

Cuando me relacioné con mis clientes y empezaron a reconocer mis sabores únicos, se me puso la piel de gallina. La gente de todas partes me reconocía como la “dama del chocolate”, ¡y vaya si me sentí la reina del cacao! Eso me motivó a buscar los condimentos y sabores más deliciosos para mis clientes.

Emigrar a un nuevo país y hacer realidad sus sueños chocolateros

En 2018, tomé la difícil decisión de dejar mi hogar por el país vecino de Colombia. Aunque me hice un nombre como Choco Belén, la situación económica en casa empeoró y me di cuenta de que los números eran insostenibles. Quería mantener la calidad de mis productos y seguir dando a mis clientes los sabores y sonrisas a los que se acostumbraron.

Sentí que había llegado el momento de caminar hacia un nuevo sueño, aunque eso significara enfrentarme al dolor de dejar atrás mi tierra y mis raíces. Me empujé a seguir adelante y cambiar, a pesar de la tristeza que sentía al dejar mi tierra natal. Llegué a Bogotá con mis sueños de chocolate metidos en una maleta.

Al enfrentarme al caos de la mudanza, sentí frío y soledad, pero me acomodé. No conocía a nadie y no me sentía familiarizada con el entorno. Durante esos difíciles momentos de duda, trabajé sin parar. Con pocas herramientas y poco dinero, me encontré en un lugar nuevo donde los clientes no tenían ni idea de quién era.

Sin embargo, nunca me sentí derrotada. Podía ver mis sueños de chocolate en la distancia mientras trabajaba en restaurantes y vendía mis dulces en el parque los domingos. Hice crecer mis redes sociales y pronto volví a construir mi sueño, entonces llegó la pandemia de COVID-19. Una urgencia me obligó a encontrar la manera de resurgir rápidamente, así que creé clases virtuales de pastelería. Hice entregas y el ritmo se aceleró.

Lee sobre otros visionarios increíbles de todo el mundo en Orato World Media.

A medida que crecía mi cartera de clientes, me di cuenta de que me faltaba espacio para satisfacer la demanda. En ese momento, supe que por fin había llegado mi “chocosueño”. Sentí como si el corazón se me fuera a salir del pecho. Alquilé una cocina y luego un piso más grande. Hoy, dirijo mi tienda de chocolates en Bogotá y ¡sueño con aún más!

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

I am a Venezuelan journalist who graduated from the Universidad de Los Andes in Táchira - Venezuela, a researcher on judicial issues and events, editor of chronicles and reports on issues of social vulnerability, audiovisual editor of journalistic works for Colombian media and Venezuelans on border and migration issues.