fbpx
Sacha the ocelot, the first wild animal Eliana Molineros treated and the one who inspired the Sacha Project. He was less than 15 days old and one of the thousands of animal victims of trafficking or illicit commercialization each year
Sacha the ocelot, the first wild animal Eliana Molineros treated and the one who inspired the Sacha Project. He was less than 15 days old and one of the thousands of animal victims of trafficking or illicit commercialization each year | Photo courtesy of the Sacha Project

Veterinaria lucha por darle una segunda oportunidad a la fauna ecuatoriana a través del Proyecto Sacha

Su supervivencia dependía absolutamente de mis cuidados, y yo tenía la obligación de hacerlo bien. Sentí y asumí mucha responsabilidad y compromiso con Sacha, y eso se traslada a cada uno de los 2500 animales que han pasado al cuidado del Proyecto Sacha desde entonces.

Eliana Molineros
PROTAGONISTA
Eliana Molineros, 35, es médica veterinaria y desde 2018 directora de Proyecto Sacha, una organización sin fines de lucro que promueve la conservación de la vida silvestre en el Ecuador.

La organización funciona como un centro de tránsito y rehabilitación en Guayaquil. Actualmente cuida a 48 animales y hasta marzo pasado, un total de 2500 habían recibido algún nivel de atención veterinaria por parte de la fundación.
CONTEXTO
En Ecuador, los delitos contra la fauna y flora silvestres están contemplados en el Código Orgánico Integral Penal (COIP) y conllevan penas de prisión de hasta tres años. Sin embargo, el número de informes y, por lo tanto, de condenas sigue siendo bajo.

Activistas, organizaciones e investigadores atribuyen esta situación a la falta de pericia ambiental dentro del sistema judicial, así como a la falta de conciencia de la ciudadanía de que la venta y los ataques de especies silvestres son delitos que deben denunciarse.

GUAYAQUIL, Ecuador—Cuando llegó a mi clínica veterinaria en junio de 2018, el pequeño felino tenía solo 10 o 12 días y pesaba solo unas pocas libras. Alguien lo vio a la venta en una tienda, lo rescató y luego me lo trajo.

Llamé a ese pequeño felino, Sacha. Es un ocelote, un felino salvaje de tamaño mediano; aunque soy médica veterinaria, fue el primer animal salvaje que vi. No tenía idea entonces que nuestro encuentro cambiaría mi vida y me llevaría a fundar el Proyecto Sacha, una organización que promueve la conservación de la vida silvestre en el Ecuador.

Mi primer paciente de vida silvestre

Antes de su llegada, mi ejercicio profesional era exclusivo de animales domésticos como gatos o perros. Pero con Sacha, me di cuenta de que la vida silvestre también necesitaba atención especializada.

Cuidar de Sacha era como cuidar de un niño humano de edad similar. Lloraba cuando tenía hambre, y lo alimentaba con un biberón cada tres horas y me aseguraba de sacarle los gases. Como un bebé humano, si no los ayudas a eructar, se sienten incómodos y lloran.

Su supervivencia dependía absolutamente de mis cuidados, y yo tenía la obligación de hacerlo bien. Sentí y asumí mucha responsabilidad y compromiso con Sacha, y eso se traslada a cada uno de los 2500 animales que han pasado al cuidado del Proyecto Sacha desde entonces.

La mayoría de los casos requieren atención médica las 24 horas. Cuando los ciudadanos o miembros de la Policía Ambiental nos traen animales, los tratamos como pacientes críticos. Nuestra diligencia y velocidad de acción pueden aumentar sus posibilidades de supervivencia.

Las amenazas son diversas y no se denuncian

En estos casi cuatro años de trabajo he aprendido que los problemas que enfrenta la vida silvestre en el Ecuador varían según la especie.

Las tortugas de agua dulce como las charapas enfrentan el problema de la domesticación frecuente. Los búhos, por su parte, son satanizados o ligados a leyendas, y el halcón risueño, también conocido como gavilán serpiente, es un ave cuyo canto se asocia erróneamente con la muerte, por lo que la gente optó por matarlo. Las personas relacionan el consumo de zarigüeyas con la adquisición de una mayor capacidad reproductiva, ya que es una especie de marsupial que da a luz a muchas crías.

A través del contacto con estos animales, también aprendí que la quema agrícola causará las lesiones que vemos en la mayoría de nuestros pacientes de junio a diciembre. Así llegó hasta nosotros Ernesto, un ocelote que lamentablemente falleció a los pocos días debido a la gravedad de sus quemaduras.

Hasta 2018, no tenía ni idea de nada de esto. Y si yo, que soy veterinaria, no lo supiera, los demás lo sabrían aún menos. Me di cuenta de que estos son problemas que siempre han sido invisibles, por lo que estoy tratando de hacerlos visibles con el Proyecto Sacha.

Eliana Molineros bautizó a este ocelote como Ernesto. Lamentablemente, el pequeño felino falleció a los pocos días de llegar a las instalaciones del Proyecto Sacha debido a la gravedad de sus quemaduras.
Eliana Molineros bautizó a este ocelote como Ernesto. Lamentablemente, el pequeño felino falleció a los pocos días de llegar a las instalaciones del Proyecto Sacha en 2019 debido a la gravedad de sus quemaduras | Foto cortesía del Proyecto Sacha

Corrigiendo percepciones erróneas sobre la vida silvestre

Culturalmente a muchos se les ha enseñado o asumen gracias a la televisión que los animales “salvajes”, por así decirlo, se encuentran principalmente en África y solo en la Amazonía o Galápagos en Ecuador. En realidad, la costa ecuatoriana está llena de vida salvaje.

Estas suposiciones equivocadas conducen a casos como el de Lupe, un oso hormiguero. En 2019 la atropellaron y para cubrir los costos de su cirugía monté una campaña de crowdfunding. Al mismo tiempo, se difundió en las redes sociales otra campaña de donación de la resonancia magnética nuclear (RMN) de un perro.

El dueño del perro obtuvo los $1,200 que necesitaba en 12 horas. Si bien, hasta el día de hoy, no hemos logrado la meta de recaudación de fondos de $ 800 para Lupe.

Siempre cuento esta historia porque ilustra cómo la cercanía entre humanos y animales domésticos hace que las personas sientan más empatía hacia ellos. Conocen al perro, no al oso hormiguero.

La lucha continúa por el Proyecto Sacha

Estamos avanzando gracias al trabajo educativo y de concientización de los centros de conservación, zoológicos y organizaciones como el Proyecto Sacha, pero aún queda mucho por hacer.

En los próximos meses, estamos lanzando una campaña de concientización contra el tráfico de vida silvestre, desplegada en todos los medios de transporte público en Guayaquil.

Es la primera vez que la ciudad ve un esfuerzo como este, y nuestro objetivo es alentar a las personas a denunciar los delitos contra la vida silvestre del país. La tasa actual es muy baja; Ecuador tiene leyes fuertes contra estos delitos, pero si no hay denuncias, no podemos exigir más acciones. Si a nadie le parece un problema, parece que no hay nada que solucionar.

Ese es el mensaje que como sociedad enviamos al no denunciar estos crímenes, y las consecuencias de este silencio son palpables. Cuando Sacha llegó a mis manos, su especie estaba clasificada como Vulnerable. Desafortunadamente, a pesar de nuestros esfuerzos, su estado de conservación ha empeorado; ahora se encuentra en la categoría Casi Amenazado en la Lista Roja de los Mamíferos del Ecuador 2021 (The Red List of Mammals of Ecuador 2021).

Reflexionando sobre el sufrimiento personal

El dinero siempre falta en este tipo de trabajos, pero los animales no dejan de llegar. Dos semanas después de Sacha, llegó Vicha, una cría de mono aullador con circunstancias similares: los traficantes ilegales la separaron de su madre.

Con Vicha, casi tiro la toalla porque los primates son mucho más exigentes emocionalmente. Los monos necesitan apegarse a algo, a alguien, porque así los trata su madre; sin ella, lloran. Lloraba todo el tiempo, porque sentía verdadero amor por su mamá y probablemente la vio morir.

Esto es lo que vence a la mayoría de estos casos de huérfanos: la ausencia de la madre. De ahí que en estos casos mi trabajo sea mucho más complejo. Tengo que encontrar el equilibrio entre satisfacer sus necesidades emocionales y nutricionales y evitar que se encariñen para que conserven, en la medida de lo posible, sus instintos salvajes.

Sin embargo, inevitablemente se desarrolla un vínculo entre especies. Cuando uno de mis pacientes de la vida silvestre muere, experimento su pérdida como la de un pariente cercano o un ser querido. Así he vivido en cada una de las luchas por salvarlos; es difícil, pero continuaré mi trabajo a pesar de todo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Daniela Mejía Alarcón loves to write and has worked in journalism for over 12 years.