| Photo courtesy of the Judiciary of Kenya

De la granja a la sala de audiencias: conoce a la primera mujer presidenta del Tribunal Supremo de Kenia

Todos estos logros se deben a, no a pesar de, mi educación rural. Esas duras lecciones me permiten servir, no solo a las mujeres y los niños, sino a toda una nación.

Martha K. Koome
PROTAGONISTA
Martha Karambu Koome, de 61 años, se convirtió en la primera mujer presidenta del Tribunal Supremo de Kenia cuando asumió el cargo en mayo de 2021.

Ejerciendo desde 1987, tiene un largo historial de defensa de los derechos de las mujeres y los niños en Kenia, y en 2020 fue finalista en el Premio a la Persona del Año de la ONU en Kenia.
CONTEXTO
Las acusaciones de corrupción han perseguido durante mucho tiempo al sistema judicial de Kenia. Según Stata.com, en 2019 el 51% de los kenianos consideraba que algunos de los jueces y magistrados del país estaban involucrados con la corrupción, mientras que otro 35% de los encuestados dijo que la mayoría o todos eran corruptos.

El presidente del Tribunal Supremo Koome ha dado prioridad a acelerar los aproximadamente 400 casos de corrupción que languidecen en el sistema judicial, algunos de los cuales han estado en proceso durante 15 años.

NAIROBI, Kenia — Crecí como una niña africana tradicional, nacida y criada en la aldea de Kathiru. Mi padre, un campesino polígamo, tuvo 18 hijos.

Al crecer en la región de Meru, alrededor de las laderas del monte Kenia, pasé la mayor parte de mi tiempo libre en la shamba, nuestra granja familiar. Aprendí a temprana edad que debes trabajar antes de comer.

Mi crianza me enseñó las virtudes necesarias para triunfar. Hoy, soy la primera mujer presidenta del Tribunal Supremo de Kenia y una firme defensora de los derechos humanos.

Humildes comienzos para la primera mujer presidenta del Tribunal Supremo de Kenia

Mi mamá y mi abuela me inculcaron las características de una verdadera mujer africana. De muchas formas, fuimos bendecidos.

Las niñas de mi edad a menudo deambulaban por el pueblo los fines de semana y durante las vacaciones. Yo, por otro lado, trabajé duro en casa en nuestra granja. Mis muchos hermanos me protegieron e inspiraron miedo de los otros estudiantes, y mi desempeño académico inspiraba respeto.

La iglesia era como nuestro segundo hogar y nunca me perdía un servicio sin una buena razón.

Si bien las grandes familias polígamas a menudo luchaban contra el hambre, teníamos suficiente comida de la granja para alimentarnos. Labramos la tierra y aprendí a preparar los más deliciosos manjares kienyeji (tradicionales) de las mujeres de mi familia.

La capacitación que recibí en casa fue apasionante y valiosa, pero me encantaba estar en la escuela, a menudo deseando que el aula no cerrara por los descansos.

Mis hermanos y yo caminamos descalzos hacia la escuela. Los zapatos, en ese momento, estaban reservados para los maestros y el personal. Mi abuela me decía a menudo: “Martha, si trabajas duro, tendrás muchos pares de zapatos”. Me esforcé, no solo por los zapatos, sino por cambiar el estatus de las mujeres a mi alrededor.

Inspirado para luchar por la justicia desde una edad temprana

Cuando era niña, vi tantos casos de violencia doméstica: de mujeres sin voz, golpeadas por sus maridos y parientes sin ningún lugar donde esconderse.

Entraron en la iglesia, donde pudieron compartir en pequeños grupos. Escuchamos cómo los trataban en casa. A veces, estas mujeres buscaban refugio temporal por uno o dos días con mi familia, donde podían tomarse un descanso de sus maridos borrachos.

Una mujer vino a nosotros después de trabajar todo el día, buscando comida y cuidando a los niños. Para cuando pudo preparar la comida, ya era tarde. Su esposo regresó a casa sin nada más que ofrecer a la familia, pero la golpeó por preparar la comida tarde.

Llegó a nuestra casa con sus hijos buscando refugio. La ira y la molestia surgieron dentro de mí. Decidí estudiar derecho, luchar por mujeres y niños como ellos.

Estimular el cambio a través del activismo legal

Desde que fui admitida en el Colegio de Abogados de Kenia en 1987, he visto cambiar la constitución para defender los derechos de las mujeres y los niños.

Establecimos la Federación de Mujeres Abogadas (FIDA), que ofrece servicios legales gratuitos a las víctimas de agresión sexual, junto con apoyo psicosocial.

El establecimiento de mi empresa en la década de 1980, en un campo dominado por hombres, aprovechó la capacidad de recuperación que aprendí cuando era niña en la granja. Esta fiereza me empoderó para defender los derechos de los detenidos políticos, las mujeres y los niños.

Ninguno de estos logros se logró fácilmente. En una época en la que te podían arrestar y condenar por criticar al presidente y el poder judicial no era independiente, logramos tareas imposibles.

A pesar de todo, me quedé de pie con orgullo. Mientras estaba siendo examinado para ser juez de la Corte de Apelaciones, solicité que mis entrevistas fueran públicas. La corrupción manchó los pasillos de la justicia en Kenia, pero me opuse —con moral y normas— al soborno y a los elementos podridos entre nosotros.

Ahora, con seis meses en el cargo como la primera mujer presidente del Tribunal Supremo de Kenia, mi vida y mi país están en una nueva trayectoria. Sí, tenemos desafíos, pero los enfrentaremos. Con un equipo de más de 40 jueces, estamos resolviendo casos atrasados mientras buscamos recuperar la confianza pública en el poder judicial y acabar con la corrupción y la justicia demorada.

Todos estos logros se deben a, no a pesar de, mi educación rural. Las duras lecciones y luchas que enfrentamos me enseñaron a sobrevivir. Hoy, esas mismas lecciones me permiten estar al servicio, no solo a las mujeres y los niños, sino a toda una nación.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Kelly Ogome is a multimedia journalist covering stories from Uganda, Kenya & the great lakes region.