fbpx
Whether for fighting for the rights of the Queer community or women's autonomy over reproduction, activists like Javiera Javier are making a difference in Guatemala
Whether for fighting for the rights of the Queer community or women's autonomy over reproduction, activists like Javiera Javier are making a difference in Guatemala | Photo courtesy of

Guatemala deroga ley que penaliza el aborto y la homosexualidad, denuncia activista

Como activistas, debemos deconstruirnos y llegar a conocernos a nosotros mismos; estudiar nuestro lugar en la sociedad. Como estrategas, armados con el poder del respeto, podemos luchar contra los grupos conservadores que intentan limitar nuestra expresión. Junto con personas de otros sectores de la sociedad, podemos crecer en fuerza.

Javiera Martinez
PROTAGONISTA
Javiera, de 37 años, se conoce públicamente como Javiera Javier Martínez y es una artista, drag performer, activista y miembro del equipo de la revista y podcast Diversa en Guatemala. Encuéntrala @Javiera_Javier en Instagram o en Facebook.

Más información sobre la revista y el podcast Diversa.
CONTEXTO
Guatemala, el país más grande en términos de población de Centroamérica, se declaró el 9 de marzo de 2022 Capital Pro-Vida de Iberoamérica. El presidente de este país, Alejandro Giammattei, asistió al evento para apoyar el anuncio.

En este contexto, surgió el proyecto de ley conocido como Ley 5272 o Ley de protección de la vida y la familia, que promueve el matrimonio heterosexual y rechaza la diversidad sexual y la educación sexual en los centros académicos. También pretendía establecer penas de prisión extremas para las mujeres que tuvieran y los médicos que practicaran abortos, incluso si amenazaba la vida de la madre.

CIUDAD DE GUATEMALA, Guatemala ꟷ Hace años, mi hermano compitió en un concurso para miembros de la comunidad LGBTQ+ y yo hice lo mismo. En 2007 participé en un concurso como mujer. En los años que siguieron, me presenté como mujer de vez en cuando, en una fiesta de Halloween o en un desfile de diversidad. Sin embargo, vestirme como una mujer no se convirtió en parte de mi vida cotidiana durante 11 años más. A finales de 2018 me convertí en Javiera y comencé a vivir como una mujer trans.

Hoy soy activista. Estoy constantemente en movimiento. Cuando alcanzamos una meta, otra aparece en el horizonte. Subes una montaña solo para regresar al valle para enfrentar otro pico. Recientemente, derrotamos por poco la Ley 5272 en Guatemala, que habría encarcelado a mujeres y médicos por abortar incluso si la vida de la madre estuviera en peligro; y criminalizó la homosexualidad. La batalla continúa.

Cuando me siento cansada, me pregunto si estoy haciendo lo correcto. Entonces, alguien aparece y dice: “Tú me inspiraste”, y el activismo resurge en mi alma.

El despertar de la identidad transgénero de Javiera

Cuando era niño, vi a mi hermano mayor, Leo, declararse gay y convertirse en parte de la comunidad LGBTQ+. Vi sus gestos y su forma de vestir, y siempre lo vi como perfectamente normal. Entonces, un día, escuché a alguien llamarlo con una palabra despectiva.

Ser testigo de la homofobia me sorprendió; siempre vi la identidad de mi hermano como algo perfectamente natural. Ese momento me asustó porque pensé que yo también podría ser gay.

Ver la vida a través de la perspectiva de mi hermano me ayudó. Nunca se alejó de su religión. Recibió el respeto de la Iglesia Católica a la que asistía y de sus amigos. Sin embargo, cuando dejó esos círculos, enfrentó discriminación.

Sorprendí a mi hermano cuando salí del clóset abiertamente porque no “parecía” ser gay. Tal vez sea porque yo tenía más libertad que él. Mi hermano es parte fundamental de mi vida hoy. Cuando salí, comenzamos a compartir una experiencia común. La homosexualidad se convirtió en un tema habitual de conversación en nuestra casa.

Juntos, comenzamos a frecuentar clubes y espacios comunitarios para personas LGBTQ+. Mi hermano no tenía amigos homosexuales en ese momento y empezó hacerse amigo de mis amigos. Si bien nuestras vidas finalmente tomaron caminos diferentes, nos amamos y pasamos tiempo juntos a menudo.

Más tarde, cuando salí del clóset como trans, busqué crear mis propios espacios, llenos de respeto y tolerancia. Hoy trabajo duro para asegurarme de que los entornos que creo sean respetuosos; que sigan los valores que aprendí en casa. Ahora sé que darme cuenta de mi identidad resultó vital para aceptar a mi hermano.

Aceptar su identidad trans vino de la adversidad

Mi viaje para aceptar mi identidad trans comenzó cuando me reuní con un viejo amigo al que no había visto en 10 años. Al principio, el reencuentro se sintió bien, pero pronto surgió una situación incómoda.

Otro amigo en común y yo habíamos salido a comprar maquillaje. Ambos disfrutamos de la fotografía y acordamos tomar fotos de las transformaciones del otro. Repetimos el ritual durante cuatro fines de semana consecutivos, disfrutando de los looks y disfraces que creamos.

La experiencia resultó tan positiva; ayudó a mi amigo a superar un momento muy difícil en su vida. Con el paso del tiempo, decidí publicar las fotos. El hombre a quien no habíamos visto en 10 años me envió un mensaje de audio.

“Oh, ya veo que dejaste salir a Javiera”, dijo en tono despectivo. El mensaje se sintió como un ataque a mi lado femenino, lleno de matices machistas y misóginos. Ese momento deconstruyó mi identidad y permitió que naciera Javiera.

Experimenté mi segunda salida, primero como gay y luego como trans. Siempre amé mi nombre de nacimiento Javier, así que lo mantuve, usando el ataque a mi feminidad a mi favor. Hoy nadie impide que Javiera se pronuncie.

Cuando comencé a vivir más abiertamente, recibí mensajes de odio de los heterosexuales, pero también experimenté el odio de mi propia comunidad. “Te ves tan feo”, decían mis compañeros, “no eres nadie. ¡Que ridículo!” Si los comentarios se volvían demasiado ofensivos, simplemente los bloqueaba.

Aprendí rápidamente a tratar con los que discriminan y mantuve mi lema: “Donde más duele, ahí es donde tengo que estar”. Fui a un programa de televisión con un presentador que se burló abiertamente de la comunidad LGBTQ+. Aunque algunos criticaron mi decisión, creo que aquí es donde puedo marcar la diferencia.

Un llamado al activismo, apoyo internacional a los derechos de los homosexuales en Guatemala

Mi trabajo tiene sus raíces en un compromiso personal con el valor fundamental del respeto. En una ocasión, me encontré trabajando con un piloto. No sabía sobre mi identidad trans y dijo que no podía entender por qué las personas homosexuales estaban luchando contra la Ley 5272, que buscaba encarcelar a las mujeres por aborto y criminalizar la homosexualidad. [La ley, que originalmente se aprobó, finalmente fue anulada debido a la protesta social].

Quería decirle a este hombre de inmediato: “¡Hola, soy gay!” Me pareció gracioso, pero me contuve. Dijo muchas cosas basadas en su comprensión de las creencias cristianas ese día. Respondí respetuosamente que la homosexualidad existió durante mucho tiempo y hasta aparece en la Biblia. Entonces, le hablé de mi fe católica y, aunque teníamos denominaciones diferentes, le aseguré que creíamos en el mismo Dios.

Sugerí que Jesús nos ordena amar a nuestro prójimo y eso incluye a todas las personas. Reflexionó sobre mis palabras mientras lo desafiaba a cuestionar sus creencias. A través del diálogo respetuoso, he visto a algunas personas cambiar de posición.

Del mismo modo, creo que si bien es importante centrarse en la juventud, no debemos olvidarnos de la generación anterior. También tienen derecho a la información. Cuando hablo con adultos, elijo mis palabras con cuidado. Ya sea en la sociedad en general o en el trabajo, me mantengo tranquilo, pero firme.

Como activistas, debemos deconstruirnos y llegar a conocernos a nosotros mismos; estudiar nuestro lugar en la sociedad. Como estrategas, armados con el poder del respeto, podemos luchar contra los grupos conservadores que intentan limitar nuestra expresión. Junto con personas de otros sectores de la sociedad, podemos crecer en fuerza. Por ejemplo, en las áreas rurales, las comunidades indígenas y agrícolas a menudo apoyan la diversidad.

En Guatemala, la comunidad trans enfrenta graves ataques. Carecemos de protección y el sistema nos priva de ciertos derechos. Podemos hacer un llamado a la comunidad internacional para que se una a nuestra lucha.

El Movimiento del Orgullo en Guatemala sigue creciendo

Más de 100.000 personas asistieron al Desfile del Orgullo de Guatemala el 25 de junio de 2022. Mientras los medios y el Estado venden la idea de Guatemala como un país estrictamente conservador, mostramos un panorama diferente. Ver tanta gente y familias reunidas en una sola voz me conmovió.

En el primer Desfile del Orgullo Gay de Guatemala en 2003, me quedé como espectador, temeroso de ser yo mismo. Vi coraje en las personas trans, gay y queer en las calles. A medida que pasó el tiempo, los espectadores se redujeron porque más personas participaron en el desfile. Todos nos involucramos, con nuestras banderas de colores y máscaras de arcoíris.

Hoy contamos con la revista y el podcast Diversa, el primer medio LGBTQ+ de nuestro país. En ocasiones, la red ha reunido a 400 o más personas para eventos. El trabajo resulta duro y agotador, pero sigo escalando la montaña. No puedo tirar la toalla.

Los que están en el poder quieren que creamos que el conservadurismo define a Guatemala porque les parece conveniente, pero nuestro movimiento sigue creciendo. Ahora ocupamos espacio. Como una flor que plantas y riegas, toma tiempo para crecer. Tengo fe en Guatemala.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Carla Natareno has a Bachelor's degree in Communication Sciences with a specialization in literature and philosophy from the Rafael Landívar University in Guatemala. She worked as a cultural journalist for the Siglo 21 newspaper from 2008-2011.

Since 2011 she participated in presentations on Simone de Beauvoir at the French Alliance based in Guatemala. In 2013, she began participating in talks and book presentations by César Brañas (a Guatemalan writer) in various editions of the Filgua- International Book Fair and in cultural centers.

She has worked as a cultural manager in various projects, specializing in literature. In 2019 and 2020 she gave lectures at UNAM, Autonomous University of Mexico.