fbpx
Through his creations and his story, Willian hopes to inspire future generations
SONY DSC

Artesano venezolano encuentra refugio de la homofobia y el rechazo en las artes

Cuando trabajo en la creación de una pieza, nada más importa. Solo soy yo y los materiales, y de mis manos tocadas por el sufrimiento, el dolor, el rechazo y la soledad, nacen pequeños tesoros que contienen mi esencia: lo que soy y todo lo que llevo dentro.

Willian José Rodríguez Alvarado
Interview Subject
Willian José Rodríguez Alvarado, 54, is a Venezuelan citizen who managed to transform the pain of rejection and homophobia into a lifetime of work as an artisan.
Background Information
In September 2021, the Inter-American Commission on Human Rights (IACHR) expressed its concern over the absence of public policies and legislation that guarantee the rights of LGBTQ citizens in Venezuela.

Venezuela still bars same-sex marriage and child adoption by same-sex couples, and soldiers in the military face prison time for engaging in gay sex.

PORTUGUESA, VENEZUELA – Después de que fui abusado sexualmente por un familiar cuando era niño, encontré refugio en el arte. Se convirtió en mi lugar seguro, donde podía refugiarme de la vorágine de sentimientos, dudas, odios y amores no correspondidos que se arremolinaban dentro de mí. Ahora, mi trabajo como artesano sigue dándome una salida.

Abusado por un familiar de confianza

Solo tenía 8 años y estaba muerto de miedo. No sabía lo que me haría, pero decidí confiar en él porque era un primo, el más querido de la familia, así que hacía todo lo que me pedía. Eso es lo que me enseñaron en casa.

En ese momento, perdí mi inocencia y dignidad. Ese hombre robó una parte de mí que nunca podría recuperar.

Recuerdo todo lo que me hizo. Me sentí muy mal después de la primera vez, pero no pude decirle a nadie porque me amenazó. Mi dolor creció, echó raíces y se convirtió en un recuerdo muy negativo que me persigue hasta el día de hoy, como un fantasma en medio de la noche.

A los 8, no había dominado la razón ni la perspicacia. El abuso continuó durante casi una década y no pude hacer nada al respecto.

Explorando mi sexualidad

Pasaron ocho años desde la primera vez que abusó de mí. Mi comportamiento empeoró, pero no fue hasta que me confesó que se iba a casar con una mujer que exploté. Después de una furiosa reacción a la noticia, me di cuenta de que me atraía y que en mi mente pensaba que lo amaba.

A partir de entonces, me di cuenta de que mi sexualidad había cambiado y comencé a fijarme en otros hombres. Me desvié del estereotipo masculino y de las expectativas de nacer varón.

Mi círculo familiar nunca supo cómo se desarrollaron los hechos. Nadie preguntó quién lo hizo. Se convirtió en mi secreto, y lo guardé hasta ahora. Sin embargo, notaron cambios en mi comportamiento y sabían que fuera de la casa de mis padres, me acercaba y coqueteaba con otros hombres.

Nunca tuve el apoyo de mi familia. Nadie me consoló cuando lo necesitaba. Me aceptaron como hijo y hermano, pero rechazaron mi identidad sexual.

Mi papá siempre lo supo, pero decidió hacer la vista gorda. Mi madre se quedó en silencio, ignorando la situación y nunca aceptándome por completo. Su rechazo pasivo se convirtió lentamente en activo. Me di cuenta de que relacionaban todo con mi sexualidad, lo que me valió muchas acusaciones infundadas.

Descubriendo mi otro yo

En mi país, cuando se vive en condiciones de pobreza, cada miembro de la familia debe comenzar a obtener un ingreso lo antes posible para ayudar a pagar los gastos. Sin embargo, mi familia me permitió trabajar en casa; mi madre me impedía salir e interactuar con otras personas.

Finalmente decidí romper las reglas y me uní a los Boy Scouts, donde encontré un gran apoyo de sus líderes y, especialmente, de un par de amigos que hicieron todo lo posible para ayudarme a operarme de la enfermedad congénita que sufría.

Después de esa intervención quirúrgica, decidí empezar a ser quien soy hoy. Algo opuesto al joven ingenuo que se deja abusar.

Eventualmente me identifiqué como bisexual porque me siento atraído sexualmente por personas de cualquier género. También soy no binario ya que me muevo libremente de un sexo a otro sin que ninguno de ellos me defina.

Encontrando un refugio en las artes

A los 17 años, en la época de mi despertar sexual, descubrí también el maravilloso mundo de las manualidades.

En esos días yo trabajaba vendiendo números de lotería y con el poco dinero que ganaba logré pagarme varios cursos de formación artística. El primero de ellos y el que se convirtió en mi salvavidas fue la cerámica. Pude aprender a expresar mis sentimientos, fantasías y deseos a través de las piezas que hacía con barro.

Empecé a trabajar de forma independiente, vendiendo mis piezas artesanales en el único boulevard de la ciudad. No era algo que estaba buscando; un amigo mío notó mis habilidades y me guió para perfeccionarlas aún más.

Las dos mujeres encargadas de capacitarme en el arte de la cerámica también me encontraron trabajo como instructor en una escuela de arte, donde trabajé durante 25 años. La noticia hizo estallar a mi familia en un vendaval de palabras hirientes y de desprecio porque no me consideraban capaz. Sin embargo, estaba dispuesto a hacerlo, y cientos de jóvenes aprendieron buenas técnicas de mí a lo largo de los años.

Mis manualidades son un fiel reflejo de mí mismo

Ser artesano transformó mi vida, y la complementa. Estaba perdido en un mar de contradicciones, y se convirtió en mi salvavidas.

La artesanía es competencia constante conmigo mismo, éxito y constancia, pero también mi refugio; cuando trabajo en la creación de una pieza, nada más importa. Solo soy yo y los materiales, y de mis manos tocadas por el sufrimiento, el dolor, el rechazo y la soledad, nacen pequeños tesoros que contienen mi esencia: lo que soy y todo lo que llevo dentro.

Mis manualidades son un fiel reflejo de mí misma. Me convierto en mis personajes antes de pintarlos, moldearlos o tallarlos. No importa qué tipo de pieza sea, un juguete de peluche, una escultura, un brazalete, una estatuilla, lo que construyo tiene una parte de mí. Me convierto en mujer para llevar la feminidad al formato que quiero o en hombre para acentuar los rasgos de masculinidad cuando sea necesario.

Crear es un ejercicio mental y emocional. Para hacerlo necesito sentir que mi alma arde en el fuego de todas las sensaciones que experimento y que mi cabeza le da forma concreta. Ser artesano me transforma cada día; me lleva tanto a mis miserias como a mis paraísos.

Guillermo en el trabajo
Guillermo en el trabajo | Foto por Johnny E. Mogollón

Preparando un legado

Ahora, a mis 54 años, sueño con dejar este mundo sabiendo que mi vida fue digna de ser un ejemplo para las generaciones futuras. He cometido errores, sí, pero lo importante es perseverar y superar los fracasos. Ocurre tanto en el arte como en la vida.

Incluso con todos mis defectos, quiero que los jóvenes aprendan a través de mí que es posible transformar el dolor en una fuerza positiva. Pueden transformar las heridas dejadas en el alma por el rechazo y la homofobia en cosas invaluables y significativas, en arte.

Por mucho que nos cueste, siempre es posible emprender el camino hacia el autodescubrimiento y la aceptación.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Freelance journalist, writer, photographer, and broadcaster. Passionate about spreading real, exciting, and vivid stories told from the warmth of the most sensitive fiber of the soul, enriched with a diaphanous, intelligent language and the highest aesthetics.