fbpx

Maestro artista pierde la vista y aprende a transformar la arcilla solo con el tacto

Ahora el sentido que guía mis creaciones es el tacto. Cuando sostengo la arcilla y siento su textura, humedad y fuerza, me inspira. Materializo todo en mi mente y doy vida a esos recuerdos a través de mi trabajo. Es una hermosa experiencia.

  • 2 años ago
  • abril 29, 2022
6 min read
José García Antonio at work | Photo courtesy of
José García Antonio
Protagonista
José García Antonio, 74, nació en el pueblo de San Antonino Castillo Velasco en el estado de Oaxaca en el sur de México.

Ha obtenido muchos honores y elogios por su estilo de escultura de arte folclórico, incluido el reconocimiento como un maestro artista folclórico de México. En 2020 ganó el Premio Reconocimiento Estatal a las Culturas y las Artes Rodolfo Morales, otorgado por el estado de Oaxaca.

Su taller Manos Que Ven está ubicado en el municipio de San Antonino Castillo Velasco, donde trabaja toda la familia de José García Antonio, incluida su esposa, sus tres hijos y dos yernos.

El taller se ha convertido en un atractivo turístico en el pueblo y en todo el estado de Oaxaca, visitado por viajeros tanto de México como del extranjero.

También dan talleres prácticos a estudiantes desde preescolar hasta universitarios, ayudando a enseñar sobre el trabajo de José y su estilo tradicional de escultura.
CONTEXTO
Según datos del Gobierno de México, el glaucoma es la causa #1 de ceguera irreversible que afecta a personas de 40 años o más en el país.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México se estima que hay alrededor de 1.5 millones de personas con glaucoma, denominada “enfermedad del ojo silencioso”, y hasta 50,000 casos de ceguera por detección tardía. Es llamada la “enfermedad ocular silenciosa que causa ceguera irreversible”.

OAXACA, México—Siempre he dicho que nací con un talento único para moldear la arcilla. Comencé a crear piezas desde muy joven, y luego convertí esta actividad en un estilo de vida. Hoy en día, sigo siendo un maestro artesano. La única diferencia es que ahora estoy ciego.

Tenía 55 años cuando mi visión se oscureció debido al glaucoma. Cuando los médicos lo detectaron, me dijeron que no había solución. Progresó rápidamente y pronto me cegó permanentemente.

Actualmente tengo 74 años y no veo absolutamente nada. Sin embargo, ahora mis manos son las principales herramientas para crear piezas. Todo lo que una vez vi con mis ojos está grabado en mi memoria; gracias a eso, puedo continuar transformando la arcilla tal como lo hacía cuando podía ver.

José García Antonio y sus "manos que ven"
José García Antonio y sus “manos que ven” | Foto cortesía de Taller Manos Que Ven (Taller Manos Que Ven)

Toda una vida creando con arcilla

Cuando tenía 7 años, comencé a jugar con arcilla. Recuerdo buscar los lugares adecuados para encontrar el mejor barro, mezclarlo y sentarme a jugar.

Mis amigos intentaron hacer lo mismo, pero ninguno logró crear figuras. Así fue como me di cuenta de que tenía talento: que podía moldear la arcilla, cambiar su forma y crear lo que quisiera.

Cuando tenía 23 años, mi cuñado me pidió que le moldeara una figura. Salió muy bien, y me sentí emocionado y orgulloso. Recuerdo que me preguntó si quería seguir haciendo eso, y le respondí que sí.

Así, empezamos a crear figuras de barro para vender. Allí comenzó mi carrera como artesano, que continúa hasta el día de hoy a pesar de mis desafíos.

Cuando sostengo la arcilla y siento su textura, humedad y fuerza, me inspiro. Materializo todo en mi mente y doy vida a esos recuerdos a través de mi trabajo. Es una hermosa experiencia.

Sobre todo me gusta hacer figuras de mujeres con trajes típicos de los pueblos de Oaxaca. Somos un estado con una enorme cultura, y mi trabajo recrea a las damas con su vestimenta tradicional y les rinde homenaje.

Los detalles de la ropa, las formas y los colores bailan en mi memoria. Me permiten transformar un simple trozo de barro en una artesanía con forma de mujer oaxaqueña, a la que mi esposa le da los detalles finales.

Trabajo como si pudiera ver, como si mantuviera la vista intacta, pero ahora el sentido que guía mis creaciones es el tacto.

José García Antonio con su mujer y algunas de sus creaciones
José García Antonio con su mujer y algunas de sus creaciones | Foto cortesía de Taller Manos Que Ven

Perdí la vista pero no la vida

Aunque mis ojos me fallaron, mi vida no lo ha hecho. Estoy vivo; sigo respirando y trabajando. Por eso digo que hay que sonreír y buscar el lado bueno de la vida.

Siempre he pensado de esta manera. Incluso cuando me diagnosticaron glaucoma y me dijeron que iba a perder la vista, nunca cedí a la angustia, la tristeza o la desesperación.

Aunque no sabía lo que me estaba pasando, mantuve la calma y no dejé que el estrés entrara en mi vida.

Nunca me rendí, ni me sentí derrotado o destruido. Nunca permito que esos sentimientos tengan lugar en mi vida. De hecho, volví al trabajo solo dos meses después de perder la vista.

No quiero pedir ayuda financiera a mis compañeros solo porque tengo una discapacidad. Nunca he pensado en simplemente alcanzar unas pocas monedas. Puedo trabajar: tengo extremidades que me permiten caminar y tengo mis manos para crear.

Ofrecer mis artesanías a la gente me llena de satisfacción. A pesar de mi discapacidad, todavía puedo llevar comida a la mesa y mantener a mi esposa.

Nuevo desafío viene con nuevas oportunidades

Este nuevo desafío en realidad ha expandido mi mundo de alguna manera. La discapacidad me ha permitido descubrir y llegar a lugares que nunca pude cuando tenía la vista.

Dirijo un taller, Manos Que Ven, donde las personas pueden aprender más sobre lo que hago.

José García Antonio en el trabajo
José García Antonio en el trabajo | Foto cortesía de Taller Manos Que Ven

También se me han abierto otras puertas: la gente me respeta a mí ya mi trabajo, y como resultado me invitan a muchos lugares.

Una vez incluso viajé a los Estados Unidos; me invitaron a Santa Fe, Nuevo México, a una exhibición internacional de arte folclórico. Realicé una figura de una mujer oaxaqueña frente a los medios y visitantes, y la experiencia fue todo un éxito. La gente no podía creer lo que veía.

Todavía me sorprende que haya podido viajar al extranjero a pesar de ser ciego; eso es algo que nunca pensé en hacer y que no contemplé ni cuando tuve la vista.

La vida me ha enseñado tantas lecciones, y esta es solo una más. Algo poderoso en mi memoria, cuerpo y alma me impulsa a seguir viviendo plenamente y disfrutar de mi trabajo todos los días.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado