El arte de Karina no conoce límites.

La luz del arte

Artista con discapacidad visual inventa una salida creativa para seguir produciendo sus obras.

Protagonista
Karina Beltránh se soy artista plástica e ilustradora. A pesar de tener una enfermedad degenerativa en mi visión, el arte siempre ha sido mi salvación. Twitter: @KarinaB38015196.
Contexto
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que aproximadamente 1.300 millones de personas viven con algún tipo de deficiencia visual.
Con respecto a la visión de lejos, 188,5 millones de personas tienen discapacidad visual moderada, 217 millones tienen discapacidad visual moderada a grave y 36 millones son ciegas.
En total, más de 826 millones de personas sufren deficiencia de visión de cerca.
El crecimiento y envejecimiento de la población aumentan el riesgo de sufrir deficiencias visuales.
La proporción de discapacidad visual atribuible a cataratas es mayor en los países de ingresos bajos y medios que en los países de ingresos altos. En los últimos, son más frecuentes enfermedades como la retinopatía diabética, el glaucoma y la degeneración macular asociada a la edad.

Sufrí un desprendimiento de retina en ambos ojos cuando tenía 25 años. Comenzó con una pérdida gradual de la visión por maculopatía que afectó el 62,5 por ciento de mi vista. Ahora tengo menos del 40 por ciento de visión.

Lucho todos los días con mi discapacidad. Cuando me impone algo, le muestro que hay una manera de sortear la barrera, porque el talento artístico no se puede reservar solo para los plenamente videntes.

Trabajo como profesora de portugués en mi trabajo diario, pero el arte es mi refugio. Es lo que me permite construir un mundo, mi mundo.

Pinto con lápices y acuarelas. Hago dibujos y murales solidarios. Mi técnica de dibujo es única. Me acerco a la hoja casi hasta la punta de la nariz porque se me van los bordes. No veo los contornos ni los contrastes y el brillo me obnubila. Pero con la ayuda de una lupa especial, todo se logra.

A medida que voy dibujando saco fotos con el celular del progreso y las agrando para ver los detalles y detectar eventuales errores. Cuando algo parece insalvable, recorto las partes que están bien y las pego en otro fondo, para no empezar de cero.

Con el paso del tiempo me cuesta más terminar mis trabajos. Es difícil dibujar con una mano y sostener la lupa con la otra.

Hace un tiempo comencé a trabajar con papel mashé, haciendo figuras con ropa y complementos de colores. Esta plataforma me permite usar el tacto mucho más que la vista. Siento que cuando nos falta un sentido, desarrollamos mucho más otro.

Infancia difícil

Nací el 21 de mayo de 1968 en San Cristóbal, ciudad de Buenos Aires. Las médicos dijeron que era una bebé muy tranquila, que me movía poco. Resultó ser el primer síntoma de mi alta miopía.

Mi infancia estuvo marcada por conflictos familiares, por eso trabajé en moldear una personalidad alegre y sociable como contraste. En la escuela, mis profesores vieron el potencial en mis dibujos y me animaron a dedicarme al arte. Me inculcaban que no dejara, que “tenía pasta para eso”.

La vista comenzó a emitir una alarma cuando comenzaron los problemas con la lecto escritura escolar. Mis padres decidieron llevarme a un oculista, donde descubrió que nací con miopía degenerativa.

La tensión que esto provocó llevó a un juez a sacarme de mi casa y enviarme a vivir con la familia de una amiga por un tiempo. Meses después, le otorgó mi tutela a mi abuela materna.

Me emanciparé a los 17 y, como ya estaba trabajando, alquilé un cuarto en una pensión y comenzó mi independencia.

Un viaje que lo cambió todo

Un día, una amiga me preguntó si quería irme a vivir con ella a Curitiba, Brasil. Volé sin dudarlo. Nunca tuve miedo de los desafíos.

Allí trabajé en un bar donde también pude vender mis dibujos. Una tarde, una clienta se acercó y me ofreció trabajar con ella en su taller. Obviamente dije que sí. Era una oportunidad para aprender nuevas técnicas.

Ella trabajaba con cuero en su atelier, así que comencé a copiar viejos mapas de tesoros ingleses escondidos, haciendo espirógrafos en el material. Investigué mucho, buscando cualquier rastro de nuevos tesoros para capturar en el cuero.

En ese momento, mis ojos se estaban deteriorando cada vez más. Mis anteojos eran mis compañeros permanentes. Nunca me seguí controlando en detenimiento la vista. Sólo cambiaba la graduación de las lentes cada vez que me hacía un control, que no eran en los tiempos que realmente requería mi diagnóstico, sino cuando podía. No sentía que fuera una preocupación y estaba tratando de afrontarlo de la mejor manera posible: con mucho humor.

Cirugía y desprendimiento

En Brasil, conocí y me casé con un músico local y nos fuimos a vivir a su ciudad natal de São Paulo, donde quedé embarazada. Di a luz a nuestro hijo Gastón en Argentina.

De vuelta en Brasil, mi vista empeoraba. Me costaba leer las letras chicas de las revistas. Me dolía la cabeza.

Decidí operarme en el Hospital das Clínicas de San Pablo, primero en el ojo izquierdo y luego en el derecho.

La cirugía de mi ojo izquierdo falló y me diagnosticaron desprendimiento de retina bilateral con afectación macular en el ojo derecho.

Más malas noticias

Decidí radicarme definitivamente en Buenos Aires con mi hijo. Allí vendí trapos de piso y broches en la calle para pagar nuestro alquiler. Fue un momento difícil. Apenas teníamos ingresos y no tenía forma de mejorar mi vista, que estaba empeorando.

Estudié portugués de forma remota lo que en Brasil se denomina “Proficiencia en lengua portuguesa” de la Universidad de São Paulo, y eso me permitió enseñar portugués. Nuestra situación mejoró.

Las cosas se estabilizaron antes de que la vida me golpeara con otro revés.

Durante un chequeo médico de rutina, los médicos me diagnosticaron cáncer de riñón.

En ese momento, ya no sabía qué pensar. “¿Por qué a mí?”, Pensaba una y otra vez. Temía por Gastón, mi hijo. No quería dejarlo solo. Se me vino el mundo abajo.

Los médicos me aconsejaron radicarme en la provincia de Córdoba en beneficio de mi salud.

Yo trabajaba como profesora. Cada semana, viajaba 12 horas a Buenos Aires para dar clases de portugués tres días a la semana. Luego regresaba a Córdoba para estar con mi hijo que estaba al cuidado de una familia amiga.

Educación especial

Decidí asistir a la Escuela de Educación Especial para personas con discapacidad visual donde aprendí orientación y movilidad. Por esa época también comencé a usar un bastón verde para mayor seguridad.

Pasé por una docena de cirugías. Ningún médico quiso realizar la última porque mis ojos habían sido muy manipulados y corría el riesgo de perder la visión por completo. Hubo un ángel que sí se arriesgó y esa última intervención me permitió no quedarme ciega y ver un poco mejor.

Comencé a estudiar una Licenciatura en Ciencias de la Educación en la Universidad de Buenos Aires y presioné mucho para que las personas con ciertas discapacidades tuvieran un mejor acceso.

Recibí mi título a los 46 años.

Mostrar sin ver

Vivo sola en un pequeño departamento en el barrio de La Boca. Mi lugar es pequeño y con los muebles y elementos justos y necesarios para mí. Debido a mi visión debo tener todo en el mismo lugar siempre, así recuerdo la ubicación de cada cosa y también puedo moverme tranquila sin que nada, que no vea, impida mi paso.

La Boca es un barrio muy pintoresco, lleno de arte en sus casas, en sus muros y en su gente. Admiro los trazos de artistas locales como Quino, Florencio Molina Campos y Roberto Fontanarrosa.

Recientemente, un amigo vio mis dibujos y se los pasó a un escritor que buscaba ilustraciones para su libro de cuentos de fútbol. Así ilustré el Libro “Otros Ensayos Cuervos” de Pablo Artecona.

Participé en una serie “Al gran pueblo Argentino, salud”, donde dibujé diferentes escenas: un batallón de soldados en las Islas Malvinas bajo la nieve, la resistencia a la escuadra anglo-francesa en la Vuelta de Obligado, escenas del Cordobazo y momentos del Bicentenario, entre otras imágenes de nuestro pasado nacional.

Si un día estoy un poco deprimida, empiezo a enrollar los papeles para prepararlos para algún trabajo o para pintar lo que sea. Es una bocanada de aire fresco.

Me encantaría dar talleres en distintos lugares a personas con alguna discapacidad para demostrar que el arte cura todo, que desarrolla los talentos que tenemos, que nos transporta. El arte sana.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Luciana Navatta tiene 49 años y es de Argentina. Es periodista y Contadora Pública Nacional. Le apasiona escribir historias de vida, de superación y de personas que hacen de la resiliencia su estandarte.