fbpx
Takeya Meggett's son snacks on some of the bounty of his mother's Editso Island crops
Takeya Meggett's son snacks on some of the bounty of his mother's Editso Island crops | Photo courtesy of Takeya Meggett

Mujer cambia Jersey City por Edisto Island y recupera ascendencia africana

Cuando comencé a reconectarme con mis antepasados, sentí tanta reverencia. Pronto, comencé a cultivar alimentos de África occidental como okra, semillas de sésamo benne y maíz. Cultivar estos alimentos me ayuda a conectarme con aquellos que me precedieron.

Takeya Meggett
Interview Subject
Takeya Meggett is a culinarian and stewardess who tends to her land on Edisto Island, South Carolina. She also advocates for and works in community development and environmental education, particularly in afro-ecology

She explores and learns traditional teachings through food, oral history, and nurturing of her land.

Follow her journey on Instagram.
Background Information
Located 45 miles south of Charleston, South Carolina, Edisto Island has a diverse history and culture. The island was originally named for the Edisto Native Americans. Spanish and then English settlers arrived in the 1500s through late 1600s.

The island is home to the culture of the Gullah people, descendants of West Africans brought to America because of their skill in growing rice. Isolation from the mainland allowed the Gullah people to largely retain their culture, including music, family values, food, and language. The island today is still home to a large Gullah community.  

ISLA DE EDISTO, Carolina del Sur – Cuando perdí mi trabajo durante el apogeo de la pandemia de COVID-19, dejé Jersey City y me mudé al sur a la remota isla de Edisto, Carolina del Sur, una región poblada por antiguos esclavos y rica en historia y cultura africana.

Mi hijo de 2 años y yo habíamos vivido en un complejo de apartamentos en el área tri-estatal donde crecí. Siempre estábamos ocupados y en movimiento. Cuando me vi obligada a parar, una vida de agotamiento me alcanzó.

Dormí durante un año, mi mente, cuerpo y espíritu estaban completamente abatidos; Necesitaba un nuevo comienzo. Mis sueños se centraban en cultivar mi propia comida más allá de los marcos de las ventanas y los jardines comunitarios de la ciudad. Quería tierra, pero terminé obteniendo mucho más.

El sueño que me trajo a Edisto

Mudarse de Nueva Jersey a Edisto Island parecía destinado, y todo comenzó con un sueño.

Después de perder mi trabajo en mayo de 2020, hice un viaje a Greensboro, Carolina del Sur, para visitar a mi familia. Necesitaba hacer algo diferente, encontrar un nuevo hogar para mi hijo y para mí.

Dormidoa profundamente en la cama, comencé a soñar. En el sueño, traté de tocar el disco de mi difunto abuelo (él era miembro de un grupo de gospel llamado The Echoes of Harmony). Antes de que pudiera comenzar la canción “Happy Today”, la aguja saltó. Traté de reproducirlo de nuevo, pero choqué con el tocadiscos. Mis ojos se posaron en otra canción: “Time is Winding Up”.

Al escuchar la letra, noté que la puerta de mi balcón estaba abierta. Me quedé helada. En ese momento, escuché la voz de mi abuelo decir claramente: “Llama a Martha”. En mi sueño, me preguntaba si realmente sucedió. Me sentí paralizada pero alerta y coherente. Una energía vibrante impregnó todo mi cuerpo. “Sé que eres tú”, respondí.

Pronto, seguiría su camino.

Descubriendo la isla de Edisto

Takeya en la isla de Edisto
Takeya disfrutando de la majestuosidad de Edisto Island | Foto cortesía de Takeya Meggett

Contacté a la hermana de mi abuelo, mi tía abuela Martha. Para mi sorpresa, ella no era la única Martha en mi familia. Me enteré de una prima segundo que vivía en Edisto Island. Esta era la Martha de la que hablaba mi abuelo.

Su alegría impregnó la conversación telefónica y me hizo sentir muy bienvenida. Le pregunté si podíamos quedarnos con ella por un tiempo. Martha nos ofreció a mi hijo ya mí el tráiler al lado de su casa. Conduje desde Greensboro directo a Edisto Island.

Llegamos en un hermoso y soleado día de agosto. Desde el momento en que llegamos pensé: “Oh, Dios mío: esto es campo”; no como la forma en que crecí. Los grandes robles con musgo colgando creaban una sensación de intimidad. Se sentía espeluznante y acogedor al mismo tiempo.

Martha me recibió con un gorro y un camisón. Su antiguo porche delantero con mosquitero parecía un viaje por el camino de la memoria. En el interior, veía sus novelas en la televisión desde un sofá de cachemira. Era el tipo de muebles hechos con integridad.

Aprendiendo la historia de la isla.

Takeya muestra algunos de los productos cultivados en su jardín
Takeya muestra algunos de los productos cultivados en su jardín | Foto cortesía de Takeya Meggett

Cuanto más tiempo pasaba en Edisto, más aprendía.

La mayoría de los residentes son ancianos y parecían felices de tener una persona joven cerca. Sentada en el porche en sillas acolchadas con nuestra vecina de al lado, la señorita Dorothy, me enteré de los tiempos en que la gente no tenía médico, por lo que se curaban unos a otros con hierbas medicinales. Ella recordó historias que mi abuelo nunca compartió y, a cambio de enseñarme la historia y las tradiciones de nuestra gente, le di judías verdes y okra de mi jardín.

Cuando comencé a reconectarme con mis antepasados, sentí tanta reverencia. Pronto, comencé a cultivar alimentos de África occidental como okra, semillas de sésamo benne y maíz. Cultivar estos alimentos me ayuda a conectarme con aquellos que me precedieron; cuidé la tierra como ellos, usando mi brazo y un látigo en lugar de un machete.

Reclamando mi herencia y persiguiendo un nuevo sueño

Me tomó tres meses sentirme cómoda viviendo en el tráiler junto a mi primo. Me vi obligada a descansar y recalibrar; para adaptarme a mi nueva dieta después de años de comer comida rápida en Nueva Jersey. Al consumir más vegetales, mi cuerpo comenzó a sentirse mejor. La presión por ganar fue reemplazada por satisfacción mientras navegaba por un costo de vida más bajo.

Nacido durante la pandemia, mi hijo era demasiado pequeño para saber la diferencia entre Jersey City y la isla, pero ahora tiene espacio para correr y conocer gente.

Hoy, mi objetivo es obtener mi propia tierra, un lugar al que pueda llamar hogar, y continuar cultivando mis propios alimentos, cuidar mis jardines y volverme autosuficiente.

La agricultura, la siembra según las estaciones y la administración de la tierra aumentan mi independencia y mejoran mi salud mental. Encuentro terapéutico cultivar diferentes alimentos según las estaciones y comer lo que la tierra permite. Trabajo con la tierra, no contra ella.

Un día, espero construir alojamiento y espacio para que los jóvenes negros vengan a visitar Edisto Island, descubran la atmósfera que tanto aprecio y construyan una comunidad.

Takeya y algunos de sus cultivos
Takeya y algunos de sus cultivos | Foto cortesía de Takeya Meggett

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Kaylin is a graduating senior at the University of South Carolina, soon to obtain a degree in Mass Communications with a cognate in Marketing. She is dedicated to her studies and passionate about journalism. She tries to find unique voices to share with Orato, to help rebuild trust in the news again.