fbpx
Students of the KIT Inclusive Theater in Nur-Sultan, Khaz

Teatro inclusivo en Kazajstán rompe con los prejuicios sociales

Energía, ternura y alegría unidas en las representaciones, reflejando el ambiente y la estética de nuestro teatro. Cada vez que los estudiantes bailaban, veía un pequeño brillo en sus ojos. La energía de ese destello se convirtió en una brillante llama de pasión que se extendió por el salón ese día.

Yuliya Melnichenko
PROTAGONISTA
Yuliya Melnichenko fundó la primera escuela teatral inclusiva de Nur-Sultan para adolescentes y adultos jóvenes, el Teatro Inclusivo KIT, en 2017.

Como madre jóven, Yuliya tenía ocho años de experiencia trabajando con personas con necesidades especiales como parte de su contribución a las asociaciones públicas locales antes de establecer el teatro, que actualmente cuenta con 26 participantes.

En los menos de cinco años de existencia del teatro, Yuliya ha organizado tres representaciones, incluido el musical “Dreamers”, varias sesiones de cocina y ha impartido formación periódica que ayudó a sus alumnos a superar el miedo a la sociedad.

Sigue a KIT Teatro Inclusivo en Instagram y Tiktok.
CONTEXTO
Según la agencia de noticias internacional KazInform, hay 99 escuelas inclusivas en Kazajstán, pero solo 15 000 de los 94 000 niños discapacitados tienen la oportunidad de estudiar en esas escuelas.

Aunque los niños con discapacidad podrían estudiar en las escuelas públicas, aproximadamente el 80 % de las instalaciones son inaccesibles para las personas con necesidades especiales.

NUR-SULTAN, Kazajstán—Estaba revisando una lista de programas de teatro inclusivos para discapacitados en Nur-Sultan cuando me di cuenta de que no solo las opciones eran bastante limitadas; todos ellos eran para niños o jóvenes adolescentes. “Pero, ¿a dónde van estas personas después?” Pensé.

Al no encontrar respuesta a mi pregunta, decidí abrir mi propia escuela de teatro inclusivo que ayudaría a las personas con necesidades especiales a socializar y mostrar sus habilidades.

Prejuicio social contra las personas con discapacidad

Aquí, en Kazajstán, y quizás también en muchos otros lugares, cuando las personas ven a alguien con una discapacidad, primero preguntan por su diagnóstico y solo después por su nombre. No debería ser así.

Una de mis alumnas, Aida, es bloguera de Instagram y aspirante a actriz, pero la gente suele referirse a ella como “la niña con síndrome de Down”.

Lo mismo sucedió con cada uno de los 26 jóvenes que estudian en nuestra escuela inclusiva. Son vistos en la sociedad como su discapacidad en lugar de una persona que piensa, siente y sueña como todos los demás.

Decidimos romper estos prejuicios con la puesta en escena de un espectáculo musical, “Dreamers”.

Un escaparate inclusivo de alegría, energía y ternura

Comenzamos a trabajar en nuestro musical en el otoño de 2019. Contratamos a más de 50 voluntarios para que nos ayudaran a escribir canciones, coreografiar bailes y enseñar a los adolescentes las reglas básicas de actuación.

Me encantaron especialmente sus bailes. Los coreógrafos pudieron crear piezas que capturaron las características especiales de cada bailarín. Los encontré tan hermosos.

Energía, ternura y alegría unidas en las representaciones, reflejando el ambiente y la estética de nuestro teatro. Cada vez que los estudiantes bailaban, veía un pequeño brillo en sus ojos. La energía de ese destello se convirtió en una brillante llama de pasión que se extendió por el salón ese día.

Cuando los focos iluminaron a los adolescentes indicando el final del musical, se tomaron de las manos e hicieron una reverencia ante el público. Apenas podía contener las lágrimas y mi corazón latía con fuerza en mi pecho. Se sentía como si muchas pequeñas agujas pincharan mi piel. Estaba tan orgullosa de estos niños, de mis pequeños soñadores.

Sin embargo, un aplauso ensordecedor interrumpió mis pensamientos. Me di la vuelta y vi a todos en el salón levantándose de sus asientos, aplaudiendo hasta que los artistas se escondieron detrás de las cortinas.

Yuliya y una artista, Natasha, después de la presentación de "Dreamers"
Yuliya y una intérprete, Natasha, después de la actuación de “Dreamers” | Foto cortesía de Yuliya Melnichenko

Un pequeño paso hacia grandes cambios

Una sesión de autógrafos después del espectáculo.
Una sesión de autógrafos después del espectáculo | Foto cortesía de Yuliya Melnichenko

Cuando fui al vestíbulo para elogiar a mis soñadores, no pude verlos entre la multitud de personas que salían del salón. Pasé entre la multitud y escuché un coro de voces que felicitaban a “estos increíbles niños”. “¡Quiero ver esta actuación de nuevo!” exclamó una mujer. No pude evitar sonreír.

Mis soñadores estaban a la cabeza de esta multitud, muchos de los cuales hacían cola con bolígrafos en sus manos y sonrisas en sus rostros.

“Siempre quise firmar autógrafos”, susurró Aida. “Podría comenzar seriamente mi carrera en la actuación”.

“Serás la mejor actriz”, le dije. Sentí que iba a estallar de orgullo de que mi pequeña escuela la hubiera ayudado a darle este momento de confianza y esperanza.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Zhibek Satenova is a student at Nazarbayev University pursuing a BA in World Languages, Literature, and Culture. She appreciates writing in all shapes and forms.