fbpx
Paula Manzaba stands in front of some of her foundation's handmade products, which include shampoo, skin creams, and cleaning products. Participants make a living by making the products by hand and then selling them
The foundation sells handmade products, such as shampoo, creams, disinfectants, and jewelry.

Mujer ecuatoriana ex encarcelada ayuda a otros a reintegrarse a la sociedad

Estoy orgullosa de ayudar a estas personas, que a menudo no tienen otras opciones. Todos merecemos ganarnos la vida y mantener a nuestras familias, independientemente de nuestro pasado.

Paula Manzaba
Interview Subject
Paula Manzaba, 48, is a mother of four and president and founder of Fundación Familias Unidas por el Cambio (Families United for Change Foundation).
Background Information
The Families United for Change Foundation “is an organization of men and women who fight for housing, decent jobs and for the rights of low-income families.”

Members seek to fight for the rights of women and men who have been deprived of their liberty to improve their living conditions.

QUITO, Ecuador—Nunca olvidaré el martes 8 de abril de 2004.

Yo era auxiliar de enfermería y acababa de salir del turno de noche cuando llegué a casa y encontré a mis hijos solos. Cuando le pregunté al mayor, que tenía 10 años, dónde estaba su padre, me dijo que no había venido a dormir a casa.

Preparé el desayuno y me acosté un rato porque estaba exhausta. Mi esposo entró corriendo como loco, recogió algo y salió corriendo de la casa nuevamente. No pasaron ni 10 minutos cuando llegó la policía y golpeó la puerta con tanta fuerza que parecía que se iba a romper.

Registraron la casa y encontraron una pequeña bolsa con algo que parecía harina. Ese fue el principio del fin de mi vida tal como la conocía entonces.

La vida tras las rejas

Le dije a la policía que las drogas no eran mías y que no sabía que mi esposo las tenía. Me hicieron pruebas de drogas, y como no tenía drogas en la sangre, me acusaron de posesión. El juez me condenó a ocho años de prisión.

Cumplí poco más de tres años por buena conducta. Mis hijos fueron criados por fundaciones benéficas o confiados a familiares y amigos.

Durante ese tiempo, perdí peso y caí en una profunda depresión. Varias veces pensé en quitarme la vida. No dormía nada y apenas comía. Estaba completamente sola, incluso mi familia me dio la espalda.

En la cárcel no hay amigos. Detrás de las rejas, una vez que se apagan las luces, se convierte en cada uno por su cuenta. A veces tenía que dormir en el suelo o en la parte superior de una litera sin colchón.

Sin embargo, pasó el tiempo. Empecé a trabajar, aprendiendo oficios, como empaquetar gasas y hacer hisopos de algodón. También aprendí a hacer artesanías que luego vendía y lavaba la ropa de las presas extranjeras. El dinero que ganaba lo enviaba a mis hijos y lo usaba ocasionalmente en cosas como cremas para la piel, maquillaje y ropa.

Tres años después, libre al fin

El 8 de agosto de 2008, puse un pie fuera de la cárcel por primera vez en tres años.

Mis hijos estaban dispersos. Alan, que solo tenía 2 meses cuando me encarcelaron, ahora era un niño pequeño que vivía con mi hermana. Una fundación les dio un estipendio mensual para alimentarlo. Juan Carlos trabajaba como conductor de autobús y Estefanía se casó con un hombre mucho mayor que ella cuando ella tenía 17 años.

Javier estuvo en un centro de rehabilitación porque cayó en el mismo mundo de las drogas que su padre.

Aunque se puso sobrio, su nuevo camino duró poco; unos hombres lo asesinaron hace siete años por un par de zapatillas de deporte. Solo tenía 23 años.

Mientras tanto, obviamente había perdido mi trabajo como auxiliar de enfermería y me era imposible conseguir otro porque nadie me quería contratar con mis antecedentes penales.

Aunque libre al fin, me sentía moralmente destruída. Siempre había sido una buena madre, preocupándome constantemente por el bienestar de mis hijos; cuando salí de la cárcel, mis pequeños estaban descuidados, flacos y sucios. Me rompió el corazón. La noticia de la adicción de Javier me destruyó aún más.

Ayudar a otros a superar el estigma social y ganarse la vida después del encarcelamiento

Paula muestra algunas de las joyas elaboradas por miembros de su fundación.
Paula muestra algunas de las joyas elaboradas por miembros de su fundación | Foto por Pamela Castillo Díaz

Cuando estuve en prisión, conocí mujeres sentenciadas a 25 años de prisión por tener tan solo 1 gramo de drogas. Les prometí: “Un día, saldré y pelearé por ustedes”. En octubre de 2008 creé la Fundación Mujeres Valientes.

Empezamos con 22 mujeres, que luego involucraron a sus esposos o cuñados. Me di cuenta de que este tipo de injusticia iba más allá del género, así que cambié el nombre a Fundación Familias Unidas por el Cambio (Familias Unidas por el Cambio). Trabajamos para ayudar a las personas que han estado encarceladas a reintegrarse en la sociedad.

Hoy, trabajamos con más de 300 familias. Les enseñamos a hacer champú para el cabello, cremas para la piel, gel antibacterial y otros productos de limpieza. Nuestros participantes hacen todo a mano y luego viven de los ingresos de las ventas de estos productos. También vendemos artesanías, collares y correas para blusas.

Estoy orgullosa de ayudar a estas personas, que a menudo no tienen otras opciones. Todos merecemos ganarnos la vida y mantener a nuestras familias, independientemente de nuestro pasado.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Pamela Castillo Díaz, 35, has been an Ecuadorian journalist and storyteller for 15 years. She has worked as an editor in recognized Ecuadorian media, including Diario HOY, El Comercio, and Diario Extra. She currently develop and manage her website, pamelacastillodiaz.com.