fbpx
Julián Elizari and his partner, Tango, during rescue
Julián Elizari and his partner, Tango, during rescue | Photo courtesy of Julián Elizari

Un bombero y un perro de rescate salvan a un esquiador sepultado bajo metro y medio de nieve en Argentina

Seguimos de cerca a Tango y realizamos sondeos para indicar la ubicación de las víctimas. Mientras Tango se ponía a escarbar, nosotros ayudábamos a sacar la nieve. Más tarde, descubrimos que la nieve que había encima de la víctima pesaba 200 kilogramos. Vimos una mano inmóvil mientras cepillábamos la nieve poco a poco. Pensamos lo peor.

Julián Elizari
PROTAGONISTA
Julián Elizari, de 57 años, es un bombero que actualmente vive en Tierra del Fuego, Argentina. Trabaja como bombero y es empleado desde hace tiempo de la Dirección Municipal de Defensa Civil. Tango es su golden retriever de 10 años entrenado en búsqueda y rescate. Juntos han salvado a “personas perdidas” en emergencias como avalanchas y derrumbes estructurales.
Background Information
Perros de búsqueda y rescate, or o perros bombero, son animales entrenados para encontrar personas vivas o recientemente fallecidas en muchas situaciones diferentes. Pueden ser personas cubiertas por la nieve o la tierra, grandes áreas, espacios confinados como estructuras derrumbadas, desprendimientos, náufragos e incluso víctimas de búsqueda forense. Algunos perros cumplen funciones paramédicas.

Los perros tienen un sentido del olfato más desarrollado que los humanos. El hombre tiene unos cinco millones de células olfativas, mientras que el perro tiene unos doscientos cincuenta millones. Son capaces de detectar el olor de una persona viva por las cuarenta mil células que desprenden de la piel por minuto. Esas células flotan en el aire como balsas.

El olor de la putrefacción también ayuda a los perros a localizar a las víctimas. Se trata de los llamados “perros rastreadores”, en contraposición a los “perros olfateadores”, que se especializan en encontrar a personas perdidas siguiendo su rastro, a veces partiendo del último lugar en el que se les vio.

TIERRA DEL FUEGO, Argentina – Cuando el deber me llama, traigo a Tango, un golden retriever de 10 años y perro de búsqueda y rescate. Tango encuentra a las personas perdidas en grandes áreas como avalanchas y estructuras derrumbadas.

Tango y yo salimos juntos cada dos días, independientemente del tiempo. Para él, las misiones de rescate serias son como un juego, pero este juego salva vidas

El extenso entrenamiento prepara a Tango para las misiones de rescate

Cuando Tango vino al mundo, lo dejé con su mamá durante dos o tres meses para darles tiempo a fortalecer su conexión. Se creó un fuerte vínculo entre ellos, que más tarde beneficiaría al entrenamiento de Tango.

Observar sus interacciones nos permitió entender los rasgos de Tango y crear un adiestramiento adaptado a él. Por ejemplo, demostró ser un perro hiperactivo con un buen hábito de morder, capaz de mantener buenas relaciones. Esto lo convierte en un buen perro de rescate.

Una vez que seleccionamos a un cachorro para ser un perro de rescate, comenzamos el entrenamiento jugando a la “pisada” con él. La pisada permite al perro identificar diferentes elementos en un cajón, como las botellas de plástico. Aprenden a pisar las superficies de diversos objetos, como osos de peluche, madera, ramas y sábanas. El adiestramiento se lleva a cabo lentamente, sin saltarse nunca un paso; de lo contrario, el perro de rescate no estará bien preparado para este desafiante trabajo.

Tango, el perro profesional de búsqueda y rescate | Foto cortesía de Julián Elizari

Una vez finalizada la primera etapa de “pisada”, comienza la segunda etapa denominada “toreo”. En esta etapa, probamos y ajustamos el volumen de los ladridos en función de diferentes niveles de intensidad para localizar al desaparecido. Dejamos su juguete favorito en algún lugar y esperamos a que lo encuentre. A medida que se acerca al juguete, ladra cada vez más fuerte.

La tercera y más crítica etapa del adiestramiento, llamada “el figurante”, imita un juego del escondite entre el adiestrador y el perro de rescate. En este momento, recorremos zonas más extensas y exigentes como estructuras colapsadas y avalanchas.

Enseñando a Tango a encontrar a las víctimas perdidas

La palabra “figurante” se refiere a una persona perdida. El bombero o un familiar muestra al perro de rescate una pequeña pelota. Esto le motiva a buscar a la persona perdida. A veces el adiestrador se coloca en la nieve y se pone en cuclillas con la cara hacia abajo a cinco metros. Otras veces, la persona perdida permanece fuera de la vista, sin dar ninguna pista para que el perro la rastree. Por último, a veces la persona perdida se esconde en un árbol. Los escenarios se desarrollan en montañas escarpadas y permiten al perro rastrear a la víctima por el olor.

Tango esperando la señal para iniciar una misión de rescate | Foto cortesía de Julián Elizari

Cuando entreno a Tango, llevo ropa distintiva. Tango utiliza su pechera para identificar si se trata de un juego, un ejercicio o una búsqueda de rescate durante el entrenamiento. La mejor manera de que Tango encuentre a las víctimas es a través del olfato. El rescate de personas en la nieve puede ser más sencillo porque la propia nieve tiene un olor neutro. Los perros entrenados suelen localizar una zona ladrando y escarbando la nieve para liberar a una persona atrapada.

Es posible que los perros como Tango no capten el olor de las víctimas, sino el de sus objetos personales, como pretales y mochilas. Una vez que localiza un olor persistente en una zona concreta, empieza a ladrar con fuerza.

Una llamada alerta a los bomberos de una avalancha, Tango se prepara para el rescate

Antes de nuestro último rescate, recibí una llamada de Defensa Civil (que funciona como el 911) mientras cenaba. Debido a una mala señal de wi-fi, fui a la casa de un vecino para usar el teléfono. Se produjo una avalancha y tuve que responder. Mi familia me ayudó a preparar el rescate de emergencia. Me cambié rápidamente mientras mi hijo preparaba mi mochila, las linternas y los cuchillos. Mi mujer reunió las herramientas de Tango y salimos rápidamente de mi casa.

Una moto de nieve me esperaba cuando llegué cerca del glaciar Martial en Ushuaia. Me dirigí a la zona colapsada y empecé a caminar hacia la montaña. Me sentí preocupado, los latidos de mi corazón se aceleraban y mi respiración se agitaba. Subir la montaña, tan compleja e intensa, hacía difícil recuperar el aliento.

Tango y Julián Elizari | Foto cortesía de Julián Elizari

Pronto vimos a otras cuatro personas dispuestas a ayudar. Esperaron a que Tango oliera y localizara a las víctimas. Tenían que asegurarse de que la zona no estuviera contaminada con otros olores humanos. Respiré profundamente y me quité la mochila. Luego, puse a Tango entre mis piernas, marcando el inicio de nuestro trabajo. Lo motivé diciendo: “Vamos, amigo, a trabajar. Vamos, vamos”.

Una vez que liberé a Tango, esperé a que me diera la señal. Después de buscar durante 10 minutos, se detuvo y ladró. Encontró los caminos hacia las víctimas, pero éstas no estaban allí. Tango encontró inmediatamente otro camino y empezó a ladrar con gran intensidad. Movió la cola de una manera particular. Sabía de memoria que estaba señalando la ruta exacta hacia las víctimas.

Un rescate milagroso salva a un hombre de 200 kilos de nieve

Seguimos de cerca a Tango y realizamos sondeos para indicar la ubicación de las víctimas. Mientras Tango se ponía a cavar, nosotros ayudábamos a quitar la nieve. Más tarde, descubrimos que la nieve que había encima de la víctima pesaba 200 kilogramos. Vimos una mano inmóvil mientras cepillábamos la nieve poco a poco. Pensamos lo peor. Encontramos al esquiador enterrado bajo un metro y medio de nieve. Llevaba allí más de una hora.

El rescate pareció milagroso. Confirmamos que dos chicos estaban esquiando cuando se produjo la avalancha. Uno logró salir. El otro no. Al cabo de un rato, el esquiador podía mover los dedos y comprobamos que estaba vivo. Permanecimos en estado de shock mientras lo sacábamos de la nieve.

El equipo de rescate intentó sacar a la víctima enterrada bajo metro y medio de nieve | Foto cortesía de Julián Elizari

Le limpiamos la nieve de la cara y consiguió mover los brazos. Más tarde, oímos que empezaba a respirar de nuevo. Finalmente, trasladamos a la víctima al hospital regional. Aunque todos estábamos congelados, lo celebramos con alegría por haber salvado la vida del hombre.

Comparto un amor inexpresable con Tango. Lo respeto. Sus acciones durante un rescate me conmueven. Para mí, Tango es el perro más leal del mundo. Compartimos experiencias y nos comunicamos en nuestro propio idioma. A veces parece que nos leemos la mente. En medio de situaciones de vida o muerte, compartimos momentos de alegría y dolor.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Diseñador de Imagen y Sonido, Productor Integral Audiovisual y Periodístico, escritor y docente.

Empecé a trabajar cuando era muy joven; Desde 2001, fui productor de diferentes programas de televisión, documentales, radio y generando contenido creativo para diferentes organizaciones y empresas.

Gané el premio: "Frontera Nueva Sudaca" con el libro de microficción "Un Tigre con la Boca Abierta", para Editorial Eloisa Cartonera. Me apasiona contar historias y escribir.