fbpx

La invasión rusa de Ucrania sigue devastando comunidades: esta voluntaria de Médicos Sin Fronteras se niega a marcharse

Cuando empezamos a traer suministros, me encontré con una señora de 80 años que estaba en su jardín cuidando las flores. A pesar de la furiosa batalla que asoló el barrio, sus plantas se mantuvieron en pie, hermosas e intactas. Le llegaban hasta las rodillas.

  • 8 meses ago
  • octubre 22, 2023
5 min read
Paulo Milanesio stands outside a destroyed building in Ukraine where he serves as a team leader providing humanitarian medical assistantce. | Photo courtesy of Doctors Without Borders Paulo Milanesio stands outside a destroyed building in Ukraine where he serves as a team leader providing humanitarian medical assistance. | Photo courtesy of Doctors Without Borders
PROTAGONISTA
Paulo Milanesio (derecha) estudió ingeniería civil en la UNR. Tras licenciarse, se unió a Ingenieros sin Fronteras, trabajando en la construcción de estructuras para el abastecimiento de agua. Después trabajó durante un tiempo con Arquitectos Sin Fronteras, antes de pasarse finalmente a la ayuda médica.
Como miembro de Médicos Sin Fronteras, ha ayudado a coordinar la ayuda humanitaria durante la invasión rusa de Ucrania. Dirige un grupo formado por unos 30 profesionales internacionales y casi 200 ucranianos cuyo objetivo es prestar asistencia médica y trasladar a las víctimas y refugiados a instalaciones. Siempre ha tenido un gran afán por ayudar a los demás en todo lo que puede.
CONTEXTO
Médicos Sin Fronteras (MSF) ofrece asistencia médica humanitaria a las personas en función de sus necesidades, independientemente de su raza, religión, sexo o afiliación política. Sus equipos de médicos, enfermeros, logistas y otros trabajadores de primera línea suelen ser de los primeros en llegar cuando la vida de las personas se ve alterada por conflictos, brotes de enfermedades o catástrofes naturales o provocadas por el hombre.

KIEV, Ucrania – Cuando cierro los ojos, veo a Oleksander, un niño que conocí mientras prestaba servicio en Ucrania a través de Médicos Sin Fronteras. Oleksander lo perdió todo en la guerra, pero yo vi cómo se abría camino en la vida, ayudando a todas las personas que encontraba. Con su rostro grabado para siempre en mi memoria, su resistencia me llenó y me rompió el corazón. Las personas y los acontecimientos que sigo encontrando en Ucrania me han cambiado para siempre. En las noches de insomnio, miro al cielo deseando que la guerra termine de una vez por todas.

Lee más historias de la guerra en Ucrania en Orato World Media

En medio del caos y la destrucción, una señora de 80 años cuidaba de su radiante jardín

En pleno invierno del año pasado, la línea del frente ucraniano se desplazó hacia el sur y nuestro equipo de Médicos Sin Fronteras accedió a una nueva zona. Sólo 20 personas permanecieron allí. Tras un largo periodo de aislamiento, los encontramos escasos de alimentos y medicinas. Cuando empezamos a traer suministros, me encontré con una señora de 80 años que estaba en su jardín cuidando las flores. A pesar de la furiosa batalla que asoló el barrio, sus plantas se mantuvieron en pie, hermosas e intactas. Le llegaban hasta las rodillas.

El resto del barrio fue mucho menos favorable. Los escombros de las estructuras destruidas rodeaban su casa. Parecía surrealista, como una escena de una película. La devastación proyectaba su sombra por todas partes, y su magnífico jardín surgía en medio como un oasis. Caminamos hacia ella, respirándolo todo y un escalofrío recorrió mi espalda. En cuanto establecimos contacto visual, nos saludó alegremente y empezó a contarnos su historia.

«Cuando vuelva el resto de la gente», dijo, «quiero que vean mi hermoso jardín». Nos quedamos sin habla. A pesar de las atrocidades de la guerra a su alrededor, esta mujer cuidaba de sus plantas para hacer felices a los demás. Un destello de esperanza brilló en sus ojos.

Durante mi viaje a Ucrania aprendí mucho sobre mí misma y sobre la humanidad. Algunas imágenes me persiguen implacablemente, pero la fuerza del pueblo ucraniano me inspira a continuar. Sin duda nos enfrentamos a la angustia. Hace apenas un par de días, mis ojos se posaron sobre los restos de un ser humano aplastado bajo la esquirla de un misil. Me estremezco al pensarlo. Sin embargo, a pesar de la angustia y el desgaste físico, mental y emocional, nada es comparable a la sensación de salvar la vida de alguien.

Las víctimas acuden a nosotros con trastorno de estrés postraumático, sufren insomnio grave: necesitamos que esta guerra termine

El trabajo que hago requiere grandes dotes de negociación para poder acceder a él. Cada vez que me enfrento a una pistola apuntándome a la cabeza o escucho el ruido de bombas zumbando en el aire, una descarga de adrenalina me consume. Se requiere un enorme esfuerzo para mantener la concentración y la calma mientras se evita el miedo y el estrés de la guerra. To let it consume you can cost you your life.

Lo más difícil de este trabajo es gestionar las emociones, y nos enfrentamos a miedos realistas. Un misil suele medir entre 15 y 20 metros. Cuando explota en el aire, se transforma en una luz gigantesca que atraviesa el cielo. Hace unos días, desde mi casa en Kiev, oí el estruendo de la explosión de dos misiles. El sonido de algo tan poderoso y destructivo me horroriza y el terror se vuelve abrumador. Me siento agradecido de que Médicos Sin Fronteras nos ofrezca un importante apoyo psicológico, tanto para las víctimas como para el personal. Todo el mundo necesita esa ayuda.

Cuando llegan al refugio, las personas padecen insomnio grave y muestran signos de trastorno de estrés postraumático. Son personas que se escondieron en sótanos durante meses, dejaron todo atrás y presenciaron escenas horribles. No tienen casa, dinero ni familia. Mi objetivo es mantenerlos con vida y ayudarles a recuperar la salud.

Solía sentirme impotente cuando veía atrocidades e injusticias en el mundo y siempre quise hacer más, estar entre los voluntarios que salvan vidas. Ahora, cuando veo la sonrisa en la cara de un niño o siento el abrazo agradecido de una persona que hemos sacado de entre los escombros, una calidez llena mi corazón. Espero que esta guerra termine pronto pero, mientras tanto, no hay ningún lugar en la Tierra en el que prefiera estar, ayudando a los necesitados. Algún día, reconstruiremos Ucrania y seremos testigos de la curación de esta nación.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado