fbpx

Temíamos por su futuro y su seguridad, pero también por su educación en un país tan corrupto.

Durante meses, no supimos qué decir a nuestros nietos. Temíamos por su futuro y su seguridad, pero también por su educación en un país tan corrupto.

  • 9 meses ago
  • septiembre 5, 2023
5 min read
Amidst the terrible war in Ukraine, Elena Lukyanova, along with other Russian university professors, decided to open a Free University in Latvia in order to continue giving Russian speaking students a free education, allowing them a chance to get out of Russia safely. Amidst the terrible war in Ukraine, Elena Lukyanova, along with other Russian university professors, decided to open a Free University in Latvia in order to continue giving Russian speaking students a free education, allowing them a chance to get out of Russia safely. | Photo courtsy of Ian Betley on Unsplash
PROTAGONISTA
Elena Lukyanova es una profesora de Derecho rusa que vive actualmente en Letonia. También es una figura pública y política, y profesora del Departamento de Derecho Constitucional y Administrativo. Tras huir de Rusia, fundó con otros colegas una universidad gratuita en Letonia, que ofrecía a los estudiantes de habla rusa la posibilidad de seguir estudiando. También ayudó a muchos otros profesores rusos a reubicarse encontrándoles oportunidades de trabajo en países vecinos.
CONTEXTO
El 24 de febrero de 2022, Rusia invadió Ucrania en una escalada de la guerra ruso-ucraniana que comenzó en 2014. La invasión mató a decenas de miles de personas en ambos bandos. Las fuerzas rusas han sido responsables de víctimas civiles masivas y de torturar a soldados ucranianos capturados.En cuanto a la educación en Rusia, se ha producido un gran aumento de la propaganda en las escuelas de todo el país. Muchos temen lo que el gobierno ruso dirá sobre esta guerra en los libros de historia. Se espera que los estudiantes escuchen cada semana el himno nacional de Rusia y vean cómo se iza la bandera del país. Hay una asignatura semanal traducida vagamente como «Conversaciones sobre cosas importantes», que se introdujo el año pasado con el objetivo de fomentar el patriotismo.

RIGA, Letonia – La mañana en que anunciaron por televisión la invasión rusa de Ucrania, me quedé helada en medio del comedor de mi casa, completamente incrédula. Sentí un fuerte escalofrío que me recorrió la espalda mientras toda la habitación se llenaba de un pesado silencio. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Qué podría justificar una guerra tan inhumana? Al ver el lanzamiento de misiles desde Rusia, me sentí parte de la violencia por el mero hecho de estar en el mismo país que un presidente capaz de semejantes atrocidades. Antes del comienzo de la guerra, ya sentíamos que se avecinaba algo terrible.

Durante dos largos meses, esperamos con miedo, mientras la ansiedad nos carcomía. Todas las mañanas corría a la televisión con el corazón acongojado para ver si había ocurrido lo peor. Sabía que Putin iba en serio, y eso me enfermaba. Así que, cuando de repente llegó la llamada a la guerra, me sentí completamente impotente. Durante los días siguientes, luché para que mi mente se centrara en otra cosa. Me carcomía, me llenaba de culpa y de un dolor demasiado abrumador para soportarlo. Se me encogió el corazón pensando en la gente de Ucrania. Sabía que no podía seguir en Rusia. Necesitaba irme y llevarme conmigo a tanta gente como pudiera.

Más información sobre la guerra en Ucrania en Orato World Media

Antes de que anunciaran la guerra, asistimos lentamente a un horrible deterioro de nuestros derechos humanos en Rusia

Con procedimientos ilegales, violaciones graves y nuevas políticas puestas en marcha para limitar la seguridad del pueblo ruso, pensamos que aún quedaba mucho por hacer. De alguna manera, todos lo sabíamos, pero nos negábamos a aceptarlo. Veía a Putin como un dictador, protegido por todos lados, descuidado con su violencia. Un grupo de profesores de derecho rusos, del que yo formaba parte, denunció activamente las violaciones a las que eran sometidos los rusos. Aunque al principio aún teníamos libertad académica, temíamos que pronto nos silenciaran. Mi marido y yo dejamos Rusia para ir a Letonia, donde creíamos que podíamos estar seguros.

Aunque muchos de mis seres queridos seguían en Rusia, el país ya no lo sentía como propio. Se sentía dividido. Una vez en Letonia, quise hacerlo lo mejor posible y salvar a otros profesores y estudiantes. Con la ayuda de la Unión Europea, conseguimos empleo para muchos de los profesores rusos enviándolos a escuelas de distintos países fronterizos con Rusia. Algunos colegas y yo creamos una Universidad Libre de Moscú, una universidad independiente del Estado, donde podíamos enseñar libremente. Todos los profesores de distintas universidades unieron sus fuerzas para trabajar con los estudiantes de una forma nueva.

También escribí muchas cartas a distintas embajadas y autoridades con la esperanza de conseguir visados para los profesores y ayudarles a trasladarse a países más seguros donde pudieran reanudar su labor docente. El proceso fue largo y arduo, pero me mantuve motivada en todo momento. Mientras estábamos en Letonia, creamos una organización para ayudarnos a conseguir financiación. Ahora, nuestra organización ayuda a más de 200 profesores de habla rusa y a 50.000 estudiantes, que reciben educación gratuita a través de nuestra universidad. Fue agradable hacer algo bueno en medio de una época tan terrible de la historia.

Mi corazón se rompe por todos los niños desplazados de Rusia, incapaces de comprender la situación en su país de origen.

Durante meses, no supimos qué decir a nuestros nietos. Temíamos por su futuro y su seguridad, pero también por su educación en un país tan corrupto. El 4 de mayo, mi hijo y sus hijos salieron de Rusia en plena noche y por fin se reunieron con nosotros. Cinco meses después, trasladamos al resto de mis nietos a Letonia. Volver a tenerlos cerca nos parecía surrealista. El reencuentro nos hizo llorar a todos. Me sentí tan triste pensando en todos los niños que siguen en Rusia, incapaces de comprender lo que está ocurriendo.

¿Qué dirán los libros de texto sobre esta guerra? ¿Cómo llegaremos a aceptarlo? Tras el lanzamiento de los misiles, dio la sensación de que el mundo albergaba rencor hacia nosotros, los rusos. Tras el lanzamiento de los misiles, dio la sensación de que el mundo albergaba rencor hacia nosotros, los rusos. Me sentí absolutamente avergonzada. Personalmente, a veces extraño Rusia por los maravillosos recuerdos que tuve allí mientras crecía. Sin embargo, cualquier país que pueda iniciar una guerra tan terrible me parece ajeno.

Mi trabajo, mi familia y mi dedicación a la misión de ayudar a los rusos desplazados lo son todo para mí. Letonia y su gente nos recibieron abiertamente y permitieron que mi trabajo continuara sin problemas. Para mí, eso es todo lo que necesito. Me despierto cada día con la esperanza de que esta violencia llegue a su fin, de que el pueblo de Ucrania obtenga justicia y de que las familias separadas puedan reunirse. Hasta que llegue ese día, mi objetivo sigue siendo salvar a mi pueblo y darle una educación.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado