fbpx

Un profesor universitario huye de la ciudad de Gaza y su familia se queda sin hogar y hambrienta en Rafah

Quizá el mayor reto al que nos enfrentamos es la desesperanza. Tenemos pocas posibilidades de volver a nuestros hogares. También sentimos una increíble sensación de alienación en las zonas desplazadas.

  • 3 meses ago
  • abril 14, 2024
8 min read
The current situation has become inhumane, falling under the category of war crimes against humanity. | Photo courtesy Mahmoud Assaf The current situation has become inhumane, falling under the category of war crimes against humanity. | Photo courtesy Mahmoud Assaf
Mahmoud Assaf
journalist’s notes
interview subject
Mahmoud Assaf is a Palestinian teacher, university professor, and researcher specializing in mathematics and pedagogy. He lived with his wife and children in Gaza City in a large, two-story home. After Israel invaded Gaza, they became displaced and fled to Rafah. They lived with family until bombings left the house inhabitable; lived in a tent; and now stay in the basement of a warehouse. Mahmoud has published many books. His wife, son, and daughter were all attending college at the time of the attack.
background information
The Palestinian militant group Hamas launched an unprecedented assault on Israel on October 7, 2023, with hundreds of gunmen infiltrating Israeli communities near the Gaza Strip. About 1,200 people were killed and 240 taken hostage by Hamas. Since then, Israel mounted a counteroffensive, invading Gaza to eliminate Hamas. The citizens have paid the heaviest price. More than 30,000 Palestinians, mostly women and children, have been killed and more than 68,000 wounded since the war began, according to the Gaza health ministry. The Palestinians face a total collapse of infrastructure and a famine.

RAFAH, Gaza ꟷ La larga caminata desde la ciudad de Gaza hasta la región central de la Franja de Gaza quedará grabada para siempre en mi memoria. Nunca imaginé que un día viviría en el sótano de un almacén de Rafah sin cuarto de baño.

Antes de la guerra de Gaza, llevaba una vida normal. Trabajé como profesor universitario e investigador en matemáticas y pedagogía. Gané premios internacionales y fui autor de muchos libros y artículos. Ahora veo a mi mujer y a mis cinco hijos hacer largas colas para usar los aseos comunes de los campos de desplazados. Después del 7 de octubre de 2023, nuestras vidas se convirtieron en una pesadilla.

Ver más reportajes sobre Gaza en Orato World Media.

Huyeron a Rafah para quedarse con su familia, pero una bomba destruyó la casa.

Mi casa de dos plantas en la ciudad de Gaza tenía una biblioteca en la planta baja con miles de libros. En ese espacio, disfrutaba de un bonito despacho con internet donde podía trabajar.

Mi mujer se preparaba para empezar un máster. Mientras tanto, mi hijo mayor, Mohamed, y mi hija, Sarah, contaban los días para su graduación en la Facultad de Ingeniería y la Facultad de Informática. Siempre aspiré a algo mejor para mi familia.

Sin embargo, cuando comenzó el desplazamiento y la dispersión de los ciudadanos de Gaza, las cualificaciones y el estatus social carecían de significado. Cuando huimos de nuestro hogar, nos fuimos sin nada más que la ropa que llevábamos puesta. Los bombardeos que siguieron destruyeron muchas de nuestras posesiones.

Incluso antes de la guerra, a menudo sentía que la vida en Gaza drenaba la energía de la gente y repelía su talento y potencial. Se convirtió en mi misión sacar a mi familia de Gaza para que siguieran sus estudios en el extranjero, pero todos mis esfuerzos por encontrarles becas fracasaron en cuanto empezó la guerra.

Mientras nos trasladábamos de ciudad en ciudad, empecé a quedarme sin dinero, esforzándome por adaptarme a las condiciones de la guerra. Quería desesperadamente proteger a mis hijos de la desesperación. Pronto nos encontramos en casa de un pariente en Rafah, compartiendo una única vivienda con otras tres familias.

Cuando explotó una bomba, la casa quedó inhabitable. Fue entonces cuando recurrimos a vivir en el sótano de un almacén. Con cada nuevo desplazamiento, debemos empezar de cero, como si volviéramos a construir un nuevo hogar.

La esperanza se desvanece: probablemente nunca volveremos a casa

En medio de este ambiente tenso, llegó el mes de Ramadán. [El Ramadán, noveno mes del calendario musulmán, es un mes sagrado de ayuno que conmemora la revelación del Corán al profeta Mahoma].

Veo el Ramadán como un mes de bondad y bendiciones. Para mí, ha sido una época de logros académicos. El Ramadán incluye rituales relacionados con el tiempo con la familia y los amigos, pero también he pasado a menudo la noche entre mis libros, quedándome despierto hasta el amanecer. El Ramadán siempre me ha llenado de alegría, desde su llegada hasta su final.

Este año, la incertidumbre me hizo sentir aprensión por el Ramadán. Como pueblo, parece que hemos perdido el pasado y el presente. Me preguntaba: «¿Cómo nos abrazará la estación? Ya hemos dejado escapar tantos momentos de expectación. ¿Cómo puedo recibir el Ramadán si he renunciado a todo?».

Mahmoud, profesor universitario, aparece dando clase en su aula. | Fotografía por cortesía de Mahmoud Assaf

Los males de la vida en Gaza siguen siendo interminables. Los precios de los alimentos se han multiplicado por 10, y no podemos acceder a productos básicos como la harina o el pan. Los medicamentos desaparecieron de las estanterías y no tenemos gas ni electricidad. Durante mucho tiempo nos mantuvimos en movimiento, buscando refugio constantemente. Cada día presenta nuevas luchas, y cada una de ellas se cobra un serio peaje en nuestro estado mental.

Quizá el mayor reto al que nos enfrentamos es la desesperanza. Tenemos pocas posibilidades de volver a nuestros hogares. También sentimos una increíble sensación de alienación en las zonas desplazadas. Parece que el racismo en la distribución de la ayuda hace que los suministros no lleguen a quienes más los necesitan. Como profesor y escritor, me sentí inspirado para empezar un diario titulado «Cuántas muertes nos quieren«. Espero publicarlo como libro algún día.

No podemos escapar y no podemos irnos: Israel, necesitamos una solución ya

Nunca fue fácil salir de Gaza. Ahora, parece imposible. Las tasas para cruzar desde Rafah para una familia del tamaño de la mía pueden superar los 40.000 dólares. Desesperado, publiqué un anuncio en mi cuenta de Facebook intentando vender lo que quedaba de mi casa y mis pertenencias en la ciudad de Gaza. Si lo vendo, usaré el dinero para financiar el viaje de mi familia fuera de aquí.

Mi casa está a 40 kilómetros (25 millas) de distancia, pero me siento inseguro sobre su destino. Encontrar a alguien dispuesto a comprarlo todo resulta difícil. Así que, hasta que pueda permitirme pagar las tasas para cruzar por Rafah, mi familia y yo intentamos adaptarnos a las condiciones de la guerra. En Gaza, la comunidad internacional nos falla. No se puede reducir este problema simplemente a una conversación sobre los esfuerzos de ayuda humanitaria.

El problema central radica en la pregunta: «¿Qué culpa hemos cometido nosotros, los civiles palestinos, para enfrentarnos a semejante abandono?». Gaza se ha vuelto inhabitable. Toda la infraestructura está destruida. Para mantener la paz y la seguridad internacionales y garantizar que los palestinos inocentes tengan la oportunidad de una vida digna, la comunidad internacional debe dar prioridad a una solución real. Sigue siendo crucial reconocer una solución de dos Estados para lograr la paz en Oriente Próximo.

Un ángulo del despacho y la biblioteca de la casa de Mahmoud antes de la invasión de Gaza. | Fotografía por cortesía de Mahmoud Assaf

Escucho los mensajes de todo el mundo. Los creyentes en la humanidad y en lo divino condenan las acciones hacia Gaza y la falta de acción para poner fin a este asalto. La comunidad internacional debe trabajar enérgicamente para imponer un alto el fuego. Exigir responsabilidades a Israel por su papel de Estado ocupante. Al optar por la ocupación, Israel se hace responsable de garantizar una vida digna al pueblo palestino mientras trabaja por una solución permanente para las generaciones futuras.

Lamentablemente, los palestinos que perdieron a sus seres queridos nunca olvidarán lo que ocurrió aquí, por lo que es aún más importante que Israel ofrezca una solución ahora. Ayúdanos a superar los acontecimientos y a salvar lo que pueda salvarse antes de que sea demasiado tarde.

¿Qué debe ocurrir a continuación? Un llamamiento a la paz

El tiempo de teorizar y apelar ha terminado. Sin una solución, la cuchilla de la guerra se extenderá más allá de Gaza a las zonas vecinas. Hay que conceder a los palestinos sus derechos, o nos enfrentaremos a una guerra tras otra. Ahora no tenemos sistema de agua, alcantarillado, electricidad ni Internet. No tenemos nada. Incluso cuando esta guerra termine, empezará la batalla por asegurar nuestro sustento. Nos enfrentamos al duro trabajo de reparar una infraestructura devastada, reconstruir toda Gaza, reunir y distribuir artículos de primera necesidad y buscar soluciones de futuro para un Estado palestino a lo largo de las fronteras de 1967.

Los gazatíes merecemos el derecho a la educación, la movilidad, la salud y la dignidad humana. Lo que vemos y nos rodea en Gaza se sitúa ahora totalmente fuera del ámbito de la humanidad. Estoy seguro de que la comunidad internacional no ha tenido conocimiento de todos nuestros sufrimientos. Los apagones aquí, impuestos por la ocupación y su operación militar, limitan el flujo de información. Sospecho que nuestra experiencia en Gaza también se sitúa fuera del marco del derecho internacional humanitario. Muchos sostienen que entra en la categoría de crímenes de guerra contra la humanidad [y que Gaza y los territorios ocupados se han enfrentado a crímenes de guerra durante décadas].

Ahora que la población mundial se está levantando para apoyar a Gaza, ha llegado el momento. Las grandes potencias deben dejar de impedir que el Consejo de Seguridad adopte una solución de alto el fuego. Sin embargo, aunque el alto el fuego se mantenga, me temo otro problema. La Franja de Gaza se enfrentará durante la próxima fase al caos, los asaltos, los ataques a los fondos públicos y el auge de la cultura del bandidaje dirigido contra los convoyes de ayuda.

La población puede emigrar voluntariamente fuera de Gaza debido al deterioro de las infraestructuras y al inevitable aumento de la delincuencia. Temo la guerra y los cohetes, pero también temo el inminente caos postbélico dentro de Gaza si no se gestiona adecuadamente. Necesitamos planes claros de recuperación tras la guerra.

A quienes preguntan: «¿Cómo está realmente la población de Gaza?», les digo lo siguiente. Cada dolor que se siente en la guerra tiene una historia de fondo. Cada casa bombardeada guardaba un sinfín de recuerdos. Dentro de cada tienda derruida, la gente vivía vidas inolvidables. Nuestra realidad cotidiana se asemeja a permanecer 150 días de pie en una habitación, sin poder apoyarse en nada.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado