fbpx

Dormir bajo las bombas de Járkov: madre describe el aterrador viaje para salir de Ucrania.

Por la mañana, nos apresuramos a la estación de tren. Se sentía extraño ver las calles vacías, como un apocalipsis. Coches destrozados y quemados estaban al costado de la carretera. En ese momento, los rusos comenzaron a bombardear el centro de la ciudad. Sentí como si estuviera ocurriendo justo a nuestro lado. Exhausta e impotente, temí por la vida de mi hijo.

  • 12 months ago
  • April 30, 2023
7 min read
Maryna escaped Kharkiv with her autistic daughter in the early days of the Russian invasion in Ukraine. Maryna escaped Kharkiv with her autistic daughter in the early days of the Russian invasion in Ukraine. | Photo courtesy of
INTERVIEW SUBJECT
Maryna Makhonina, 37, worked in a bank in Ukraine. She is also the mother of an autistic four-year-old girl. Russian troops invaded Maryna’s home region of Kharkiv early in the war. The region, especially its civilian districts, remains under heavy shelling from land and air. Maryna managed to evacuate to the Poltava region of Ukraine, then made her way to Poland and Italy. After facing difficulties adapting to life as a refugee, she moved back to Ukraine. Now, Maryna and her daughter live in Ivano-Frankivsk, where she started computer science courses.
BACKGROUND INFORMATION
On February 24, 2022, Russia launched an unprovoked full-scale invasion of Ukraine, which is still ongoing. In this unprecedented war, Russian army and commanders have committed war crimes and crimes against humanity, according to many news reports. Among them are bombarding of schools, hospitals, and maternity homes, massive killing and torture of civilians in BuchaIziumshelling of civilian cars while evacuating and queuing in line for bread, as in Chernihiv, or waiting for train in Kramatorsk. According to the Office of the United Nations High Commissioner for Human Rights, Russia killed 7,155 civilians in Ukraine during the full-scale invasion. The Office also specifies that the real number of civilian casualties is higher. More than eight million Ukrainians are refugees.

KHARKIV, Ucrania – En los primeros días de la invasión rusa a Ucrania, mis colegas que vivían en diferentes partes de la ciudad se comunicaban conmigo regularmente. A medida que comenzaron a abandonar el país, mis preocupaciones aumentaron. Cuando Rusia comenzó a bombardear nuestro distrito, atacaron la casa donde vivía mi madre, muy cerca de mi propia casa.

Esa noche, mi hijo apenas podía dormir. Me quedé despierta toda la noche, preocupada y enferma de preocupación. En un momento, escuché un avión militar aterrizar cerca de nuestra casa. Creí que era el mismo avión que había lanzado bombas minutos antes. Esa noche se convirtió rápidamente en la peor noche de toda mi vida.

Convencida de que no sobreviviríamos hasta la mañana, mientras escuchaba los sonidos, corrí para cubrir a mi hijo con mi cuerpo. Empecé a rezar y prometí que dejaríamos Kharkiv al día siguiente si sobrevivíamos.

Lee más historias de Ucrania en Orato World Media

Una vida bajo tierra durante la invasión de Rusia a Ucrania

En los primeros días de la guerra, pensábamos que regresaríamos a casa en una o dos semanas. Me negaba a creer que la invasión duraría tanto tiempo. Todo parecía surrealista. Observé cómo los rusos bombardearon no solo objetivos militares, sino también infraestructuras civiles. Bombardearon en todas partes, incluyendo distritos densamente poblados de la ciudad. La situación se volvió cada vez más aterradora.

Como la segunda ciudad más grande de Ucrania, Kharkiv se encuentra a 30 kilómetros al sur de la frontera entre Rusia y Ucrania. Vi tanques rusos desde el primer día de la invasión. Parecía que Moscú consideraba a Kharkiv como un objetivo clave. Finalmente, las tropas rusas se retiraron de la ciudad, pero durante los primeros 10 días, constantemente corríamos hacia el refugio subterráneo y dormíamos allí.

Desde aquel primer momento del 24 de febrero de 2022, los compatriotas ucranianos se escondieron en sótanos y habitaciones subterráneas en casas particulares o edificios de apartamentos. Usamos baldes para ir al baño y muchos lo hicieron frente a extraños. La gente apenas dormía o comía. La falta de aire fresco y luz se sentía húmeda y bochornosa a medida que la gente enfrentaba el hacinamiento. Escuché historias horribles de personas que murieron en refugios debido a la falta de recursos y equipamiento.

Una evacuación fallida fuera de Kharkiv

En la mañana, nos apresuramos hacia la estación de tren. Se sentía extraño ver las calles vacías, como en un apocalipsis. Autos destrozados y quemados estaban al costado del camino. Justo en ese momento, los rusos comenzaron a bombardear el centro de la ciudad. Sentí como si estuviera sucediendo justo a nuestro lado. Exhausta e impotente, temí por la vida de mi hijo. Si elegíamos el camino equivocado, podría llevarnos a nuestra muerte.

En la estación de tren, se había reunido una multitud enorme. Al llegar a la zona subterránea, nos sentimos un poco más seguros. Tomé mis pesadas bolsas y a mi hijo, y corrimos. Algunos hombres aparecieron y ayudaron a cargar nuestras pertenencias. El recuerdo aún me duele. Decían una y otra vez: “Estás a salvo”. Solo quería estar en ese tren. Esperamos a la espera, sin saber con certeza lo que estaba sucediendo. Momentos después, nos dijeron que nuestros boletos eran inválidos. El resto de la multitud se apretó en el tren hasta que nadie podía moverse.

Nos sentamos y esperamos lo que pareció una eternidad para que llegara el siguiente tren. Pasaron dos horas. Mientras la multitud se movía hacia la entrada, un hombre disparó un arma al aire y todos se volvieron histéricos. Mi esposo insistió en que volviéramos a casa, a pesar de los misiles que volaban por el aire. Pasamos otras dos noches sin dormir en Kharkiv, antes de intentar salir de nuevo.

I’m here to listen, please tell me more about your experience.

“Salvando a mi mamá y apoyando a mi hija autista”

La hija de cuatro años autista de Maryna quedó traumatizada por los bombardeos | Foto cortesía de Maryna Makhonina.

Me preocupaba constantemente por mi madre. Los servicios de taxi ya no funcionaban y no tenía idea de cómo llegar a ella. Alguien se ofreció como voluntario para recogerla y llevarla a la estación de tren. Milagrosamente, ella llegó hasta nosotros y una vez que la familia se reunió, nos dirigimos a Polonia. Para mi hija, adaptarse a una nueva vida resultó difícil. Como una niña autista, sentí mucha tristeza por ella. Pasamos de Polonia a Italia, obtuvimos vivienda social y poco a poco comenzamos a adaptarnos. Aprendí italiano y regresamos a cierta normalidad, pero nunca se sintió verdaderamente como nuestro hogar. Se hizo evidente rápidamente que, incluso si obtenía trabajo, nunca cubriría todos nuestros gastos.

Ningún lugar se siente como hogar en este momento

En Italia, como en cualquier otro lugar, la gente nunca parece entender completamente cómo se sienten los refugiados. Me enfrenté a suposiciones de que no teníamos dinero y que no queríamos trabajar. Los locales actuaban como si recibieramos mejores beneficios del gobierno de los que ellos recibían. Ser refugiado se siente aterrador. Te despoja de tu hogar, te aleja de tus seres queridos y te deja sintiéndote incómodo y sin control. Enfrentamos una nueva tierra y comenzamos de nuevo con lo poco que teníamos. Una sensación de aislamiento se apoderó de nosotros, sintiendo que nunca fuimos completamente aceptados en la comunidad. Me sentí constantemente desplazada y sola. Incluso encontrar un terapeuta del habla para mi hija resultó difícil.

Mi hija pequeña no hablaba italiano, por lo que le resultó difícil hacer amigos y encajar. La culpa me abrumaba mientras estábamos en refugios. Traté de distraerla de los bombardeos en Ucrania con dibujos animados y juguetes, esperando que pronto olvidara el terror. Sin embargo, antes de llegar a Italia, nos detuvimos en Varsovia por un tiempo. Cada vez que un avión pasaba por el aeropuerto, saltaba de miedo.

La invasión rusa en Ucrania traumatizó a su hija. Verla tan asustada la marcó profundamente. Ahora, de regreso en Ucrania, estamos empezando de cero. Poco a poco, mi familia y yo trabajamos para recuperar el control de nuestras vidas. Sigo sin estar segura de si quedarme aquí. Ningún lugar realmente se siente como hogar, pero sigo buscando esa comodidad.

Translation Disclaimer

Translations provided by Orato World Media are intended to result in the end translated document being understandable in the end language. Although every effort is made to ensure our translations are accurate we cannot guarantee the translation will be without errors.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

HERE'S WHAT'S NEW:

INTERNATIONAL FEATURE STORY: PAYOUT: $200 OR MORE

NATIONAL FEATURE STORY: PAYOUT: $100-150 OR MORE
REGIONAL FEATURE STORY: PAYOUT: $50-100 OR MORE
SPORTS AND ENTERTAINMENT STORY: PAYOUT: $25-50
Photo Gallery (10 Photos) PAYOUT: $25
Photo Gallery (20 Photos) PAYOUT: $50

TERMS & CONDITIONS APPLY
JOIN US

Relacionado