fbpx

Equipo Nacional de Arte de El Salvador muestra su increíble trabajo en Tokio.

En todas partes que miraba, había vida y color, desde el sereno y impresionante Lago Coatepeque hasta los ritmos animados de la música. La gente era increíblemente amable y me sentí verdaderamente inspirado. Trasladé esa vibración a mis pinturas, y la exposición fue un éxito rotundo.

  • 10 months ago
  • May 2, 2023
7 min read
INTERVIEW SUBJECT
Kristoffer Kullengren, popularly known as Krs, is a highly influential and innovative artist whose unique imagination and abstract yet profound art have gained him a diverse and culturally-rich audience. Over the past six years, Krs has held 24 exhibitions in national museums, gallery spaces, and public areas, including the Swedish embassy, showcasing his deep understanding of both Eastern and Western cultures. Not only is he a leading NFT artist, but he’s also shaping how people engage with art through NFTs and metaverse experiences in China and Japanese markets.
BACKGROUND INFORMATION
In December 2022, a group of friends and artists came together in El Salvador to establish the Indigo Solar Collective. This newly formed collective is driven by a shared vision of creating a positive impact on the world and is thought to be the first national art team.
Founder Artists of the Indigo Solar: Andre Nuila, Javier Rochac, Kevin Baltazar, Kristoffer Kullengren, and Monica Anduray.

TOKIO, Japón – Siempre sentí una gran pasión por el arte, con un profundo amor por la cultura y la educación. En abril de 2022, mi camino me llevó a un encuentro fortuito con el embajador de El Salvador, en una fiesta en Tokio. Entablamos una conversación sobre la idea de mostrar a El Salvador como un país vanguardista, y surgió la idea de realizar una exposición que combinara café, arte y tecnología en la embajada de El Salvador en Japón.

Llena de emoción, sabía que tenía que convertirlo en realidad, e investigué todo lo que pude encontrar sobre El Salvador desde mi apartamento en Tokio. Sin embargo, rápidamente me di cuenta de que necesitaba experimentar el país por mí misma. Reservé un viaje y viajé a El Salvador, donde inmediatamente me impactaron los vibrantes colores y la energía bulliciosa del país.

Lee más historias de El Salvador en Orato World Media

Usando mi arte como herramienta de intercambio

Hace quince años, solía crear sitios web, pero pronto me di cuenta de que quería hacer contenido original. En mi búsqueda de inspiración, me encontré en Los Ángeles, paseando por la bohemia y divertida Venice Beach con algo de dinero en mi bolsillo. Mientras caminaba, gasté todo mi dinero en CDs. De repente, escuché una voz que me llamó por mi nombre: era Jesse Puente, un ciclista BMX y un viejo amigo mío.

Me invitó a almorzar y le dije que no tenía dinero. Me miró con una sonrisa divertida y me dijo que esperara allí. Tomó su bicicleta y fue a los restaurantes cercanos a realizar acrobacias para cautivar a la audiencia. Luego, se quitó el sombrero y dijo: “¿Quieren ver el último truco?” La gente comenzó a arrojar dinero en el sombrero. Me quedé sorprendido por su determinación y habilidad. Después de realizar su último truco, volvió y dijo: “Vamos a almorzar”.

En ese momento, me di cuenta de que quería hacer lo que Jesse acababa de hacer: no necesariamente actuar, sino usar mi arte para ganarme la vida en cualquier lugar y en cualquier momento. Cuando regresé a Japón, dejé de lado mi arte digital y comencé a dibujar en pequeños cuadernos de bocetos. Fui a bares y clubes, intercambiando mis dibujos por una bebida o una cerveza. Después de un tiempo, me di cuenta de que mi enfoque funcionaba y me dio esperanza.

Construyendo un sueño desde cero.

A pesar de mi amor por el arte, también seguí una carrera en otra de mis pasiones: la educación. Un día, mientras asistía a una conferencia educativa en San Diego en 2016, me encontré con una colega china después del trabajo que vio mis bocetos y dijo: “Esto podría ser algo en China”. No estaba seguro, pero ella insistió en que lo intentáramos. Entonces, juntos, creamos seis bufandas con mi arte y comenzamos a promocionarlas. Antes de mucho tiempo, me invitaron a tener una exposición en una galería. No podía creerlo. Ese fue otro “momento de iluminación” para mí. Demostró que podía dedicarme por completo al arte.

Durante cinco años, trabajé arduamente todos los días, despertando a las 4 de la mañana, yendo al trabajo, regresando en la tarde para pintar y establecer contactos, y haciendo todo lo posible para hacer realidad mi sueño. A pesar de luchar para llegar a fin de mes, no me di por vencido. Durante la pandemia, tuve la oportunidad de trabajar con los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y crear un programa educativo para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Me di cuenta del poder de la educación para fomentar un cambio real. Sin embargo, mi negocio de arte también estaba comenzando a despegar, y sabía que necesitaba dar el siguiente paso. Dejé mi trabajo y me convertí en un artista de tiempo completo. Me sentí nervioso, pero emocionado al mismo tiempo.

Nuevas aventuras tienen lugar en El Salvador, un lugar lleno de potencial artístico.

Después de decidir viajar a El Salvador para poder experimentar el país personalmente, llamé rápidamente a La Resi, una residencia de arte en San Salvador. Aseguré una habitación compartida con otro artista y reservé mi vuelo. Al llegar a El Salvador, lo primero que me impactó fueron los colores vibrantes y la energía bulliciosa. Podía escuchar los sonidos de la gente hablando en español, los coches tocando la bocina y las calles abarrotadas con vendedores vendiendo frutas frescas, recuerdos y delicias locales. La residencia de arte me sorprendió.

En cuanto llegué a El Salvador, lo primero que llamó mi atención fueron los colores vívidos y la energía bulliciosa. Podía escuchar el sonido de la gente hablando en español, coches tocando el claxon, y las calles abarrotadas de vendedores que vendían frutas frescas, souvenirs y delicias locales. La residencia de arte me sorprendió. Parecía un paraíso bohemio. En ocasiones no había agua corriente y un gran perro llamado Luna merodeaba por el lugar, ocasionalmente mordiendo a la gente. A pesar de esto, el lugar rebosaba vida, especialmente durante las fiestas de los estudiantes. Me quedé en la residencia durante seis semanas y formé vínculos estrechos con otros artistas. Fue un viaje maravilloso. En cada esquina, había vida y color, desde el sereno y impresionante Lago de Coatepeque hasta los ritmos optimistas de la música.

Mi viaje a El Salvador dejó una profunda impresión en mí, y puse todo mi corazón y alma en crear piezas para la exposición “Reimaginando El Salvador”. La muestra fue un éxito, pero pronto me di cuenta de que mi arte no era suficiente. Quería retribuir a la comunidad y ayudar a los demás. Fue entonces cuando surgió la idea de Indigo Solar, el primer equipo nacional de arte. Sabía que quería traer a artistas salvadoreños a Tokio y mostrar sus talentos a una audiencia más amplia. Con Indigo Solar, quería combinar mi pasión por el arte, la educación y la comunidad para hacer una verdadera diferencia.

Un proyecto único toma forma.

Compartí mi visión con cuatro artistas increíbles y comencé a establecer contactos y a navegar por el lado burocrático hasta que recibimos el apoyo oficial. Se sintió desafiante y tomó alrededor de seis meses tocando puertas, incluyendo el Departamento de Exterior y la Embajada, pero estábamos decididos. Volé de regreso a El Salvador y participé en algunas exposiciones como parte de Indigo Solar antes de que todos llegaran a Tokio. Se sintió completamente surrealista. Todos trabajamos juntos, compartiendo responsabilidades y tareas, desde colgar nuestra arte hasta la logística y la comida. Sentí una abrumadora sensación de alegría y logro.

Una vez que las exhibiciones en El Salvador terminaron, pasamos un fin de semana en una cabaña cerca de las aguas turquesas del Lago Coatepeque, colaborando en pinturas y humillándonos a nosotros mismos mientras creábamos juntos. Nos reímos y compartimos diferentes estilos y colores, disfrutando de la belleza de los alrededores tropicales y escuchando el canto de los pájaros. Fue una experiencia mágica que me llenó de gratitud y un profundo sentido de propósito.

Todavía no podía creer el éxito que tuvimos y lo que logramos. Los dueños de galerías reaccionaron tan positivamente al increíble arte que estos artistas salvadoreños crearon. Indigo Solar está abriendo camino con este proyecto. Además de las exposiciones, los artistas están aprendiendo a crear NFT, configurar sus sitios web y catálogos, abordar a los coleccionistas, establecer precios para su arte y más. Espero que este proyecto pueda llevarlos al siguiente nivel. Como parte de Indigo Solar, también planeo trabajar con CUBOS en El Salvador para presentar un proyecto educativo que fomente el talento de los niños que viven en áreas de riesgo y saque a la luz su arte. Tengo la esperanza de que este sea el próximo paso para hacer realidad nuestro sueño.

Translation Disclaimer

Translations provided by Orato World Media are intended to result in the end translated document being understandable in the end language. Although every effort is made to ensure our translations are accurate we cannot guarantee the translation will be without errors.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

HERE'S WHAT'S NEW:

INTERNATIONAL FEATURE STORY: PAYOUT: $200 OR MORE

NATIONAL FEATURE STORY: PAYOUT: $100-150 OR MORE
REGIONAL FEATURE STORY: PAYOUT: $50-100 OR MORE
SPORTS AND ENTERTAINMENT STORY: PAYOUT: $25-50
Photo Gallery (10 Photos) PAYOUT: $25
Photo Gallery (20 Photos) PAYOUT: $50

TERMS & CONDITIONS APPLY
JOIN US

Related